Manejo de la Fertirrigación en Aguacate


Introducción

La fertirrigación es el método más eficiente para suministrar agua y nutrientes a las huertas de aguacate. Este frutal requiere que las propiedades del suelo, la calidad del agua y el programa de fertilización sean adecuadas para el cultivo y con ello lograr mayor productividad.

El aporte de agua mediante el riego es uno de los principales pilares del rendimiento, ya que afecta el desarrollo y crecimiento de las plantas, la inducción floral, las cosechas, etc. Al incluir los sistemas de fertirrigación en la producción del aguacate se espera cubrir con riegos inteligentes las necesidades hídricas y nutricionales de los árboles.

Programación del riego

La programación del riego está condicionada por la retención hídrica del suelo y ésta se puede monitorear de manera frecuente con sensores de humedad de distintos tipos. El objetivo de usar estos equipos es con la finalidad de programar los riegos de acuerdo a los consumos del árbol tratando de mantener la disponibilidad lo más cercana a la capacidad de campo y lejano al punto de marchitez permanente. Durante el desarrollo de este cultivo se han utilizado distintos métodos con el objetivo de aumentar la eficiencia y con ello el ahorro de agua (Cuadro 1).

Consumo hídrico: dependiendo de las condiciones de cada agricultor hay dos maneras comunes de determinar la necesidad de un riego: con base en datos climáticos (datos proporcionados por estaciones meteorológicas) y con datos de humedad del suelo (uso de sensores directamente en la huerta).

Fertirrigación en aguacate

Figura 1. La fertirrigación consiste en aplicar de manera simultánea el agua y los fertilizantes a través del sistema de riego.

Fuente: INTAGRI, 2017.

 

Cuadro 1. Litros de agua a la semana por árbol de aguacate en relación con la edad y el tipo de riego.

Fuente: Morales et al., s/f.

Edad (meses)

Goteo

Micro Aspersión

Aspersión

Manguera

< 6 Meses

21

35

46

50

6 – 36 Meses

30

50

65

75

> 36 Meses

60

100

170

200

 

La decisión más completa se puede llevar a cabo si se cuenta con la combinación de los dos métodos, se calcula la evapotraspiración y se asegura una cantidad de riego lo más cercana a lo óptimo. El árbol de aguacate a pesar de que está situado en condiciones de humedad media con algunas lluvias en la mitad del año, es tolerante a la falta de este recurso, pero no mantiene un alto nivel de producción.

El uso de sistemas de riego aptos para la fertirrigación se enfrenta a distintos retos propios de algunas zonas productivas, tales como pendientes o relieves irregulares. También es importante su mantenimiento y evaluación programada para asegurar el correcto funcionamiento de esta tecnología. Para explotaciones de aguacate se recomiendan principalmente dos sistemas de riego:

  • Sistema de riego por goteo: con el uso de goteros se logra una mayor eficiencia que con la aspersión, pues existe mayor cercanía a la zona radical y se evita el mojado de troncos o ramas, además se adecúa mejor a suelos francos y arcillosos, reduce la toxicidad por hierro (Fe) y no genera problemas de malezas fuera del bulbo de mojado.
  • Sistema de riego por microaspersión: con la microaspersión se requiere menor cuidado en el filtrado de agua por cuestiones de dureza y taponamiento, es más económico y requiere menor mantenimiento, sirve para la prevención de daños por heladas, se adapta mejor a suelos con textura arenosa, reduce el nivel de Cl en el agua de riego y es más fácil corregir un taponamiento.

La ubicación del riego con los dos métodos antes mencionados debe cubrir al menos dos terceras partes de la superficie del follaje del árbol, con un esquema de los bulbos de mojado (Figura 2) se tienen ideas generales de cuál es el método más apropiado.

Calidad de agua para fertirrigación: Uno de los principales factores a cuidar en fertirrigación es tener un pH adecuado, el cual de ser necesario se puede corregir acidificando el agua con el uso de ácidos, esto en caso de presentar problemas de alcalinidad. El aguacate es considerado un cultivo sensible a la salinidad (conductividad eléctrica) con rangos máximos de 1 dS/m incluido el aporte de los fertilizantes en la solución y el resultado de análisis de agua.

Riego por aspersión y por goteo

Figura 2. Esquema de los bulbos de humedad generados por gotero y microaspersor.

Fuente: Flores, 2007.

 

Cuadro 2. Rendimiento de variedad Hass de aguacate con distintas frecuencias de riego por goteo.

Fuente: Salgado, 1990.

Sistema de riego

Frecuencia (días)

Rendimiento de variedad (kg/ha)

Hass

 

Goteo

 

Diario

10,250

5

4,600

10

8,650

 

Textura de suelo: las  propiedades físicas de composición del suelo juegan un papel importante en el tipo de sistema de riego a utilizar. La textura del suelo determina la capacidad de drenaje y retención de humedad. La frecuencia de riego es afectada por esta cualidad del suelo y puede repercutir en el rendimiento (Cuadro 2).

Lixiviación: en zonas productoras de México se presenta la lixiviación de nutrientes, nitrógeno principalmente y potasio, cuando se usa el método de riego con manguera. La lixiviación se evita en gran medida con los métodos de riego presurizados, la frecuencia es mayor y cantidad de riego es menor. La cantidad de nutrientes perdidos en el riego puede llegar a 1,000 ppm en el caso del nitrógeno y 120 ppm para potasio (Figura 3).

La nutrición por fertirrigación

La nutrición es el segundo objetivo de la fertirrigación, el cual depende de distintos factores que modifican los programas de nutrición a establecer. Estos factores son: la clasificación de la calidad del agua para riego, la compatibilidad de fertilizantes, entre otros que requieren un ajuste en el cálculo de la solución nutritiva. No se recomienda establecer una nutrición fija por etapa pues conforme avanza la producción se presentan inconvenientes que requieren cambios en las dosis de nutrientes a aplicar.

Meta de producción: la cantidad de producción esperada va a estar en parte determinado por la variedad,  el aporte de nutrientes al suelo, la extracción para las actividades de la planta y la extracción por el fruto. Se sabe que de manera general en la variedad Hass por cada tonelada de fruto se consumen 7 kg de N, 1.7 de P y 19.1 de K del suelo. La meta de producción fijada por el aporte nutrimental siempre es una estimación que sigue dependiendo de distintas condiciones para complementar el rendimiento; uno de ellos es incluso el propio sistema de riego.

Perdida del nitrógeno

Figura 3. Gráfico de pérdida de N y K por lixiviación con distintos métodos de riego.

Fuente: Tapia et al., 2005.

Alternancia productiva: la alternancia es un fenómeno que se presenta en este frutal, consiste en un año de floración y cosechas muy abundantes que dejan a la planta sin reservas y el siguiente produce mala cantidad y calidad de frutos. En caso de que se presente esta anomalía se pueden tomar diferentes medidas, entre ellas cambios en la nutrición para tratar de mitigarlo (Leer más).

Fertilidad del suelo: la situación actual del suelo donde se plantea manejar este cultivo puede ser una ventaja o un reto para adecuar la producción a dicha zona, misma que debe comenzar con un correcto muestreo del análisis de suelo para conocer la fertilidad física y química de la parcela. Para el cultivo de aguacate se requieren suelos de textura franco arenosa, profundos con buen drenaje, un porcentaje medio de materia orgánica (3 a 5 %), pH cercano al neutro (5.5 a 7) para facilitar la disponibilidad y absorción de nutrientes.

Portainjertos: las plantas que se usan como portainjertos de aguacate son especies que cuentan además de adaptación a la zona, con mayor resistencia a las condiciones adversas como el ataque de enfermedades. De manera general existen tres razas del cultivo de aguacate para este fin con distintas características: 1) la mexicana es resistente a bajas temperaturas y enfermedades, 2) la guatemalteca es sensible a suelos calizos, y 3) la antillana tolera los suelos calizos aunque es sensible al frío. La nutrición en estos portainjertos es diferente debido a que son variables  sus demandas nutricionales.

Monitoreo nutrimental: el diagnóstico de la fertilidad del suelo se realiza previo a la plantación, el cual se complementa durante los ciclos de producción con análisis foliares para corroborar que las acciones tomadas en cuanto al aporte en suelo se reflejan de buena manera en el resto de la planta, estos análisis foliares se realizan de 5 a 7 meses antes del brote de la floración. La  concentración de nutrientes en las hojas de aguacate (Cuadro 3) ha servido como uno de los indicadores de efectividad de fertilización más confiables  y estos niveles se pueden comparar con resultados pasados y rendimientos para pasar del uso de tablas de referencias a historiales específicos para cada campo.

 

Cuadro 3. Niveles de nutrientes en hojas de aguacate.

Fuente: Embleton (1967) y Robinson (1986)

Nutriente

Bajo

Óptimo

Alto

Nitrógeno

<2.20

2.20 – 2.60

<2.60

Fosforo

<0.03

0.08 – 0.25

0.26 – 0.60

Potasio

<0.35

0.71 – 2.00

2.10 – 3.00

Calcio

<0.50

1.00 – 3.00

3.00 – 4.40

Magnesio

<0.15

0.25 – 0.80

0.18 – 1.00

Azufre

<0.0

0.20 – 0.60

0.40 – 1.00

ppm

Cobre

<3

5 – 15

Zinc

<10

30 - 150

Fierro

<40

50 – 200

Boro

20 - 49

50 - 100

 
 

Cita correcta de este artículo

INTAGRI. 2018. Manejo de la Fertirrigación en Aguacate. Serie Frutales Núm. 34. Artículos Técnicos de INTAGRI. México. 5 p.

Literatura consultada

  • Tapia, V.L.M.; Rico, P.H.R.; Vidales, F.I.; Toledo, B.R.; Larios, G.A. 2005. Consideraciones Prácticas para el Manejo del Nutririego del Aguacate en Michoacán. INIFAP. Michoacán, México. 42 p.
  • Morales, G.J.L.; Mendoza, L.M.R.; Coria, A.V.M.; Aguirre, M.J.L.; Sánchez, P.J.L.; Vidales, F.J.A.; Tapia, V.L.M.; Hernández, R.G.; Alcántar, R.J.J. sf. Tecnología Produce Aguacate en Michoacán. INIFAP. México. 32 p.
  • Flores, H.A. 2007. Manejo de Agua y Fertirriego en Aguacate. Tesis de licenciatura. UAAAN. México. 99 p.
  • Berrios, G.H. 2017. Manejo de la Nutrición de Aguacate Hass para Mejorar Rendimientos y Calidad de Fruta. Curso Internacional del Aguacate. INTAGRI. Guanajuato, México.
  • Tapia, V.L.M. 2017. Manejo del Riego del Cultivo del Aguacate en Michoacán. Curso Internacional del Aguacate. INTAGRI. Guanajuato, México.

Redes Sociales:

Se prohíbe la reproducción total o parcial de este documento sin previa autorización de Intagri, S.C.

Artículos Relacionados


El Aguacate en Latinoamérica: Parte II. Chile, Guatemala y República Dominicana

El Aguacate en Latinoamérica: Parte II. Chile, Guatemala y República Dominicana

El consumo de aguacate a nivel mundial tiene un crecimiento anual del 3 %, demanda que no está siendo satisfecha y que significa una gran oportunidad comercial para los productores. Actualmente, diferentes países y regiones de América Latina están incursionando en la producción de aguacate, sin embargo, el principal desafío es lograr un cultivo sustentable.

1441 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Aguacate y Zarzamora - ¿Motor del Desarrollo de Michoacán?

Aguacate y Zarzamora - ¿Motor del Desarrollo de Michoacán?

Los productos emblemáticos del sector primario de Michoacán son el aguacate y la zarzamora, donde en conjunto aportan el 69.74 % del valor del sector primario michoacano; el aguacate representa un 51.34 % y la zarzamora el 18.4 % (año 2016). Lo anterior ha posicionado a Michoacán como el primer productor y exportador nacional de estas dos frutas de alto valor.

1388 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


El Aguacate en Latinoamérica: Parte I. México, Colombia y Perú

El Aguacate en Latinoamérica: Parte I. México, Colombia y Perú

El cultivo de aguacate o palto se produce en más de 60 países, donde los principales productores son: México, Chile, República Dominicana, Indonesia, Perú, Colombia, Brasil y Estados Unidos de América; en conjunto estos países aportan más del 60 % de la producción mundial. Latinoamérica es la región que concentra la mayor superficie de producción de aguacate en el mundo, así como la región con mayor volumen de exportación.

4581 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Comentarios

Aún no hay comentarios sobre el artículo