El Análisis Foliar y el DRIS


El análisis vegetal

El análisis vegetal es una técnica de diagnóstico que permite el uso del contenido mineral de las plantas como indicador de su situación nutricional y/o fisiológica asociada al logro de altos rendimientos y mejores características de calidad del producto cosechado.

El análisis vegetal indica cuáles y cuánto de los nutrimentos han sido absorbidos por la planta. Las hojas se consideran el principal órgano con actividad fisiológica y los cambios en la nutrición mineral se reflejan en las concentraciones de nutrimentos.

Recientemente se ha desarrollado un renovado interés por el análisis vegetal debido al mejoramiento de la instrumentación analítica, al incremento en los estudios de calibración, y principalmente a la creciente demanda de nutrimentos por los cultivos que alcanzan cada vez mayores rendimientos. La utilidad del análisis vegetal para el diagnóstico y monitoreo de la situación nutricional depende mucho de la estrategia de muestreo, preparación y análisis del material recolectado. El gran avance tecnológico en instrumentación analítica así como el constante esfuerzo en la calibración y correlación de métodos de laboratorio ha conducido a considerar la técnica de muestreo como el punto débil del análisis vegetal, de modo que el axioma de Jackson para el análisis de suelo también puede ser aplicado aquí: "El análisis no puede ser mejor que la muestra".

Hoja más reciente madura

Figura 1. El análisis de planta es actualmente la herramienta más integral para diagnosticar el estado nutrimental de cultivos.

Fuente: Intagri.

Además, es muy importante considerar que el contenido mineral de las plantas es influenciado por diversos factores propios de la planta, las propiedades  del suelo, las condiciones climáticas y el manejo agronómico.

Se pueden hacer análisis foliares principalmente con tres fines distintos:

  • Diagnóstico, cuando tenemos alguna sintomatología y queremos identificar la causa.
  • Monitoreo, a manera de seguimiento a la nutrición del cultivo en un programa de fertilización.
  • Predicción. Se hace en etapas tempranas para evitar deficiencias nutrimentales durante el desarrollo del cultivo.

Aunque no sea el objetivo inicial cualquier análisis foliar permite también identificar deficiencias latentes llamadas "hambre oculta", las cuales limitan la producción sin que las plantas exhiban síntomas obvios de deficiencia.

 
Niveles de nitrógeno en las hojas de café

Figura 2.  El análisis foliar de las plantas puede ayudarnos a detectar  la deficiencia de un nutriente antes de que se  observen síntomas visuales.

Fuente: Cenicafé, 2011.

 

Interpretación

Desde hace décadas, los científicos han buscado la mejor manera de interpretar los análisis foliares para poder obtener conclusiones que coadyuven al incremento de los rendimientos.

En 1956; Prevot y Ollagnier reconocen seis zonas de abasto y cuatro valores críticos. De 1960 a 1973 Kenworthy desarrolla la idea básica de que si un cultivo tiene un rendimiento relativo alto, la composición mineral tiene que ser tal que produzca ese rendimiento. Walworth lo secunda en 1986 y en 1990 Jones et al. establecen como rango de suficiencia el intervalo entre los valores críticos de deficiencia y de toxicidad o bien en el cual no ocurren reducciones de rendimiento ni aparecen síntomas de estrés nutricional.

Walworth y Letzsch en 1986 evaluaron mediante el diagrama de Scatter la concentración de nitrógeno, fósforo y potasio en materia seca foliar en relación con el rendimiento en África, Canadá, Estados Unidos, Francia y Sudamérica; con lo que definieron como valor crítico al nivel de nutrimento asociado con el rendimiento máximo y señalaron que si se tiene acceso a este tipo de banco de información, los valores críticos serán más precisos y universalmente aplicables. Sumner, en 1990, sugiere que estos valores críticos tienen que ser considerados como los valores críticos últimos o finales, esto es, valores críticos buenos para todas las condiciones.

Desde 1937, Lagato y Maume en Francia, popularizaron el concepto de las relaciones nutricionales. Beaufils en la década de 1950 desarrolló en Vietnam el concepto de relación nutricional como parte de un sistema para evaluar la nutrición vegetal y otros factores limitativos de la producción. El sistema de Beaufils más tarde fue nombrado sistema integrado de diagnóstico y recomendación o DRIS y ha tenido gran auge desde 1980. Walworth y Sumner en 1988 publicaron una extensa revisión del DRIS.

DRIS

Se ha ya discutido bastante sobre las inconsistencias y riesgos de usar como parámetros las relaciones binarias o incluso ternarias de manera aislada. En 1990, Montañés propone el DOP (desviación del óptimo porcentual), que es un método considerado como estático que utiliza la comparación de la concentración de cada nutriente respecto de la norma, pero en forma porcentual, no utiliza funciones de cálculo sino un índice.

El sistema integrado de diagnóstico y recomendación (DRIS), desarrollado inicialmente por Beaufils, clasifica, en orden de importancia, los nutrimentos que requiere la planta, toma en cuenta su interacción, el balance nutrimental y detecta excesos relativos, además puede realizar diagnósticos en cualquier etapa de desarrollo y diferente ubicación de la hoja. Las normas DRIS son relaciones de nutrimentos que constituyen la media de una población de altos rendimientos, con los cuales se estiman los índices DRIS, el orden de requerimientos de nutrimentos (ORN) y el índice de desbalance nutrimental (IDN) de una muestra foliar. Desde 1990 se han desarrollado con intensidad desde entonces, mejorando gradualmente la metodología.

Rendimiento y concentración de nutrientes

Fig. 3. Relación de rendimiento con la concentración  de un nutrimento en los tejidos.

Fuente: Ramírez  et al., 2012.

Para desarrollar normas DRIS de un cultivo en una región, se utiliza una muestra representativa de un gran número de sitios elegidos al azar, que pueden ser campos en producción comerciales y/o parcelas experimentales con diferentes condiciones ambientales y de manejo. Se colectan muestras para su análisis y se registra el rendimiento del cultivo. Las normas basadas en un gran banco de datos son más representativas y mejores, porque abarcan una amplia variabilidad de población. Las observaciones de análisis foliar y rendimiento obtenidas al azar se dividen en dos subpoblaciones, de bajo y alto rendimiento y que la población de alto rendimiento sea al menos 10% de toda la población.

Conclusiones

Aunque ciertamente se requieren muchos datos para generar una norma DRIS, ya se han hecho numerosos estudios en muy distintos cultivos y regiones que pueden servir de base para analizar los datos de un cultivo.

Cita correcta de este artículo:

INTAGRI. 2017. El Análisis Foliar y el DRIS. Serie Nutrición Vegetal Núm. 98. Artículos Técnicos de INTAGRI. México. 4 p.

Curso Taller para la Formulación de Programas de Fertilización de Cultivos

Redes Sociales:

mailto:marketing@intagri.com.mx?subject=Me%20interesa%20contratar%20anuncios%20web%20in%20intagri.com
http://rivulis.com/productos/drip-tapes/t-tape/?lang=es
Se prohíbe la reproducción total o parcial de este documento sin previa autorización de Intagri, S.C.

Artículos Relacionados


Monitoreo Nutrimental de Cultivos bajo Invernadero

Monitoreo Nutrimental de Cultivos bajo Invernadero

Los cultivos bajo invernadero son cultivos de producción muy intensiva, donde se recomienda buscar estrategias que permitan tener datos nutrimentales en campo en el menor tiempo posible, análisis que indiquen el estado nutricional en un momento preciso. Para ello se usa el análisis de extracto de pasta, el análisis de extracto de peciolo y el análisis de drenajes en caso de cultivos hidropónicos.

13979 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Comentarios

Aún no hay comentarios sobre el artículo