El Cultivo de la Frambuesa


Introducción

Una de las berries con mayor demanda en el mercado mundial es la frambuesa (Rubus idaeus L.); un cultivo cuyo fruto se caracteriza por sus excelentes características nutracéuticas. En los últimos 5 años su producción ha aumentado aproximadamente en 80 mil toneladas a nivel mundial (FAO, 2014) (Figura 1). México no ha sido la excepción, pues es uno de los países que ha incursionado fuertemente en la producción de esta frutilla; en el año 2015 se reportó un aumento del 68 % en la superficie sembrada con frambuesa.

Morfología de la frambuesa

La frambuesa pertenece a la familia Rosaceae y es un arbusto con tallo subterráneo, semileñoso, erecto y espinoso.  El tallo cada año emite ramas aéreas conocidas como vástagos, las cuales se desarrollan durante el primer año y en el segundo año florecen, fructifican y mueren, siendo remplazados por nuevos vástagos. El fruto comestible es un agregado, es decir, está compuesto de la unión de drupelas (sin el receptáculo).

Las cañas de la frambuesa se clasifican según su edad en primocañas y floricañas.  Las primocañas son las cañas vegetativas y cuando entran a estado de floración son consideradas como floricañas; estas general-

Producción mundial de frambuesa

Figura 1. El continuo aumento en la demanda incrementa la producción de este cultivo.

Fuente: FAO, 2014.

mente se presentan hasta el segundo año, ya que pasan por diferentes procesos como dormancia y diferenciación de yemas. Sin embargo, ya existen variedades que florecen y fructifican en primocañas y son las de mayor interés ya que no se tiene que esperar hasta un año para que comience su fructificación.

Otra clasificación de las cañas es de acuerdo a su hábito de crecimiento en erectas y rastrearas, siendo las cañas erectas las más importantes. Un tercera clasificación de las frambuesas según su hábito de producción es la producción en floricañas (verano del segundo año) y producción en primocañas (“otoño” del primer año).

Requerimientos edafoclimáticos

Clima. Principalmente se adapta a climas templados con periodos de invierno definidos (5 a 20 °C), ya que mientras la temperatura alta influye en la fotosíntesis y el crecimiento, la temperatura baja está relacionada con el proceso de floración, el cual requiere de 700 a 1,200 horas de frio durante épocas de invierno.

Suelo. Se recomiendan suelos profundos, fértiles y con buen drenaje, ya que es una planta muy sensible a la asfixia radicular. En este sentido se recomiendan los suelos de textura arenosa o franco-arenosa, suelos de pH ligeramente ácidos y con una conductividad eléctrica menor a 1.2 dS/m.

Frutos de la frambuesa compuesto por la unión de drupelas

Figura 2. Los frutos de la frambuesa están compuestos de la unión de drupelas que se desprenden del receptáculo.

Fuente: Morales et al., 2009.

Manejo agronómico

Variedad. Existen dos tipos de variedades de frumbuesa: reflorecientes (remontantes) y no reflorecientes. Las reflorecientes producen dos cosechas anuales ya que dan su primera cosecha en la parte apical de la caña (tallo) y la segunda se produce en las yemas, además necesitan menos horas frio. En cambio las variedades no reflorecientes crecen el primer año y fructifican hasta el siguiente, y por lo general requieren soporte en V y poda después de la cosecha, además toleran la poda química. Las primeras tienen un rendimiento promedio de 15 a 20 t/ha y su periodo de plena producción se da en la segunda cosecha, mientras que las segundas tienen un rendimiento promedio de 10 a 20 t/ha y su periodo de plena producción es en el segundo año.

Las variedades reflorecientes más comúnmente usadas son: Heritage, Summit, Autumn bliss, Polka, Sugana, Regina, Adelita y Kwanza. Las variedades comunes no reflorecientes son: Meerker, Glen Lyon, Glen Prosen, Malling Explot, Gradina, Tulameen y Tadmon.

Planta. La multiplicación de la planta se realiza principalmente por métodos de reproducción asexual y los tipos de plantas que se pueden utilizar después de la multiplicación son: raíz desnuda, maceta y bandeja de alveolos. Los últimos dos son los más recomendados debido a que se obtienen plántulas con mayor calidad y sanidad al ser reproducidos mediante propagación in vitro de tejidos, mientras las plantas a raíz desnuda son más susceptibles a contaminación por enfermedades.

Frambuesa en macrotúnel

Figura 3. El macro-túnel se compone de estructura de acero, cubierta plástica y accesorios de sujeción y es una tecnología que permiten producir intensivamente con mejor calidad y sanidad.

Fuente: Intagri.

Establecimiento. La época de plantación normal es de invierno a primavera, pero si se tienen condiciones óptimas se puede hacer en cualquier época del año con variedades reflorecientes. La distancia entre calles que facilita las labores mecánicas es de 2 a 3 metros. La estructura preferida para desarrollar este cultivo bajo cubierta en México es el macrotúnel, ya que permite tener una atmosfera semi-controlada (Figura 3).

Poda. La poda en frambuesa tiene distintas finalidades, entre estas: sanitarias, estructurales, reproductivas y de cosecha. Las actividades se dividen por la temporada en que son efectuadas: invierno y verano. Las podas de invierno son:

  • Sanitaria: se eliminan aquellas plantas enfermas, con mala apariencia y que alberguen plagas.
  • Raleo: limita el número de cañas por metro cuadrado para proveer suficiente espacio de desarrollo (Figura 4), facilitar la cosecha y mejorar la entrada de luz. Se manejan de 20 a 25 cañas por metro cuadrado para una producción óptima.
  • Rebaje: se realiza el despunte de las cañas en variedades reflorecientes que produjeron durante finales de verano y otoño con la finalidad de que la parte despuntada produzca fruto en los laterales de la siguiente temporada y se sugiere dejar al menos de 15 yemas o nudos.
  • Cañas de segundo año: se identifican aquellas que terminaron su ciclo productivo y se eliminan para dejar espacio a los tallos de una nueva temporada.
  • A piso: se realiza en variedades reflorecientes y se poda a ras del suelo para eliminar las cañas de primavera con el objetivo de concentrar la producción en el otoño. No se recomienda usar por mucho tiempo pues desgasta el nivel de reservas de las raíces.

Entre las actividades de primavera están: la eliminación de retoños dentro de la línea de plantación (Figura 4), de primeros retoños, de retoños después de poda al piso, poda sanitarias y despuntes.

Riego. El manejo del agua en la frambuesa es crítico, ya que requiere una cantidad suficiente para llevar a cabo cada una de sus funciones metabólicas y fisiológicas, sin embargo, es una planta altamente susceptible a la asfixia radicular por lo que un exceso de humedad en el suelo o sustrato puede mermar la producción. Satisfacer las necesidades hídricas del cultivo se logra tomando en cuenta los requerimientos del cultivo, la evapotranspiración y el tipo de suelo. El riego se puede medir y monitorear mediante el uso de los sensores de humedad¸ además son herramientas que permiten decidir la frecuencia y cantidad de riego requerida para satisfacer la demanda de agua diaria del cultivo. El método más eficiente para proporcionar agua a la planta es el riego por goteo, y al mismo tiempo es una sistema que permite incorporar las fuentes de nutrientes al riego; a este técnica se le conoce como fertirrigación.

Poda en el cultivo de la frambuesa

Figura 4. Raleo de cañas (arriba) y retoños en la línea de plantación (abajo).

Fuente: Undurraga & Vargas, 2013.

Nutrición. La absorción de nutrientes por la planta es de suma importancia para que pueda crear todas las estructuras vegetativas y reproductivas necesarias para producir los frutos. Los requerimientos de nutrientes para el cultivo de la frambuesa varían según la variedad y etapa en la que se encuentra el cultivo; una herramienta para evaluar la demanda del cultivo es el uso de las curvas de absorción y extracción nutrimental. Lograr rendimientos elites en la frambuesa es posible considerando y manejado adecuadamente los múltiples factores que intervienen en la producción, iniciando con un buen diagnóstico la fertilidad del suelo que permita determinar las dosis de enmiendas agrícolas o fertilizantes fuentes a aplicar. Para el monitoreo nutrimental de la frambuesa se tienen distintas herramientas como el extractor celular de peciolo (ECP), el extracto de pasta saturada, el tubo de acceso o chupatubos y el análisis foliar que permiten corregir y afinar los programas de nutrición del cultivo con la finalidad de lograr altos rendimientos y mejor la calidad del fruto. Con fines de referencia, en el Cuadro 1 se muestran los requerimientos generales de fertilización para la frambuesa.

 

Cuadro 2. Requerimientos generales de fertilización para frambuesa (unidades por hectárea).

Fuente: García, 2016.

Elemento

N

P2O5

K2O

Mg

Ca

Unidades

80-100

80-100

100-150

30-40

20-30

 

Plagas. Uno de los mayores desafíos en el cultivo de la frambuesa es el manejo integrado plagas (MIP), un concepto simple en teoría pero complejo en ejecución (Macías, 2017), ya que abarca elementos como: prevención, monitoreo, nutrición adecuada del cultivo, prácticas culturales (rotación de cultivos, cultivos trampas, eliminación de malezas hospederas, etc.), control biológico y control químico.

Actualmente gran número de plagas atacan distintas partes de la planta y disminuyen la cantidad y calidad de frutos. Entre las que más afectan a la frambuesa son: la araña roja o de dos puntos (Tetranychus urticae), la mosca del vinagre (Drosophila suzukii), trips (Frankliniella occidentalis, Thrips tabaci), cabritos (Aegorhinus spp), mosca blanca (Trialeurodes vaporariorum, Bemisia tabaci), entre otras. La gran mayoría de los productores de frambuesa optan por el control químico como método para mantener umbrales bajos de plagas, sin embargo, el control efectivo de las plagas solo es posible mediante el uso de una combinación de diferentes herramientas y técnicas disponibles basadas en un análisis de beneficios/costos y priorizando el menor impacto negativo posible sobre el ecosistema. Alternativas como el control biológico mediante el uso de depredadores naturales, parasitoides y hongos entomopatógenos tienen resultados prometedores para el control de plagas en diferentes cultivos comerciales.

Enfermedades. Las enfermedades del cultivo de la frambuesa son variadas en cuanto al organismo que las provocan y al órgano que dañan, siendo las más importantes las que afectan al fruto y disminuyen su calidad organoléptica. Entre las más comunes están: roya (Pucciniastrum americanum) (Figura 5), pudrición o moho gris (Botrytis cinerea), agallas de la corona (Agrobacterium tumefaciens), marchitez (Verticillum spp.), pudrición del cuello y raíces (Phytophthora spp.), oídio (Sphaeroteca macularis). Al igual que las plagas, el manejo integrado de enfermedades (MIE) es la estrategia más adecuada para combatir los organismos dañinos; el diagnóstico es el inicio de un buen manejo de la enfermedad, seguido del control cultural, control genético, control biológico y como último recurso el control químico. La selección de plantas sanas, el uso de variedades resistentes, las podas, la nutrición balanceada, el manejo del riego, entre otras, son prácticas comunes y cotidianas que pueden hacer la diferencia para disminuir la incidencia de enfermedades.

Malezas. Las malezas o malas hierbas afectan al cultivo de una manera menos visible pero pueden generar mermas en el rendimiento  hasta en un 28 %, ya que compiten directamente por nutrientes y agua con el cultivo, además son hospederas de insectos y patógenos. Las malezas se caracterizan por su reproducción temprana durante el ciclo biológico, gran producción de semillas, rápido crecimiento vegetativo, amplia dispersión, entre otras que hacen que su control sea crítico. Son 56 especies de malezas identificadas en berries en México, agrupadas en 23 familias, siendo las más representativas las gramíneas (Poaceae) y las compuestas (Asteraceae). El manejo de malezas mediante la integración del control cultural, mecánico, biológico y químico ofrece las herramientas para la manipulación de estas poblaciones de manera económica y sostenible. El manejo cultural de malezas en plantaciones de frambuesa incluye el uso de plántula certificada, adecuada distancia entre hileras y densidad de plantación, así como el acolchado.

Roya en frambuesa

Figura 5. Síntomas y daño severo en frutos de frambuesa causado por roya (P. americanum).

Fuente: Dr. Gil Virgen Calleros, 2017.

El control mecánico se basa principalmente en las escardas, mientras que el control químico exige necesariamente conocer la ecología-biología de las malezas presentes en nuestros lotes, la clasificación de herbicidas por su mecanismo de acción, la resistencia de malezas a herbicidas y el equipo para la aplicación de herbicidas, cuyo objetivo principal es lograr aplicaciones eficientes.

Cosecha y Postcosecha. La recolección se debe efectuar desprendiendo el conjunto de drupelas del receptáculo (Figura 5) en las primeras horas del día para evitar altas temperaturas que puedan deshidratar el fruto, además tomar en cuenta la coloración del fruto para elegir el momento adecuado de cosecha. La frambuesa se debe cosechar madura o casi madura, ya que no sigue madurando después de la cosecha. Inmediatamente después de la cosecha se debe mantener en la sombra y nunca bajo el sol, y el proceso de enfriamiento y refrigeración se debe llevar a cabo lo más rápido posible, ya que un retraso de una hora en refrigeración puede significar una pérdida de un día de vida útil de la fruta. Cabe destacar que la frambuesa es una frutilla muy perecedera y se caracteriza por una vida muy corta (2 -5 días) después de la cosecha en condiciones óptimas de manejo.

Después del corte las temperaturas de conservación recomendadas para consumo en fresco son de 0° y para congelado de -20 °C. Leer más en: Manejo y Tecnología Postcosecha de Berries.

Cita correcta de este artículo

INTAGRI. 2017. El Cultivo de la Frambuesa. Serie Frutillas Núm. 13. Artículos Técnicos de INTAGRI. México. 7 p.

Literatura consultada

  • García, R.J.C. 2016. Sistemas de Plantación y Cultivo del Frambueso. Sesión del Diplomado Internacional en el Cultivo de Berries. Intagri. Gto., México.
  • FAOSTAT. 2014. Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Consultado 24 Mayo 2017 en: http://www.fao.org/faostat/es/#data/QC.
Grado de madurez de la frambuesa

Figura 6. Cosecha correcta de frambuesa (arriba) y color para determinar madurez (abajo).

Fuente: Intagri, 2017; Zoffoli et al., 2010.

  • Undurraga, D.P.; Vargas, S. S. 2013. Manual de Frambuesa. Instituto de Investigaciones Agropecuarias. Boletin N° 264. Chillan, Chile. 107 p.
  • Morales, C.; Gonzales, M.; Hirzel, J; Herrera, G.; Madariaga, M.; Devotto, L.; Gerding, M.; Riquelme, J.; France, A.; Uribe, H.; Pedreros, A.; San Martin, J. 2009. Aspectos Relevantes en la Producción de Frambuesa (Rubus idaeus L.). Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA). Boletín INIA N°192. 27 p.
  • Zoffoli, J.P.; Naranjo, P.; Leiva, F. 2010. Nuevas Técnicas para Prolongar el Tiempo Poscosecha de Frambuesas. En VII Seminario de Berries y II Seminario de Arándano Industrial, Talca. 3 y 4 de agosto. Chile Alimentos, Asociación de Empresas de Alimentos de Chile, Santiago, Chile.
Diplomado en Producción de Berries

Redes Sociales:

https://www.intagri.com/cursos/diplomados/diplomado-internacional-en-cultivos-de-berries/programa#sthash.JPwIju2C.dpbs
Se prohíbe la reproducción total o parcial de este documento sin previa autorización de Intagri, S.C.

Artículos Relacionados


Los 10 Componentes Tecnológicos Más Importantes en la Producción de Maíz de Alto Rendimiento

Los 10 Componentes Tecnológicos Más Importantes en la Producción de Maíz de Alto Rendimiento

Los 10 componentes más importantes para la producción de maíz de alto rendimiento son: rotación de cultivos o cultivos de cobertura, selección de híbridos, tratamiento a la semilla, fecha de siembra, siembra y establecimiento, densidad de población, fertilización, riego, fungicida y regulador fisiológico, y control de plagas y enfermedades.

3894 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Guía de Fertilizantes Fosfóricos para Cultivos

Guía de Fertilizantes Fosfóricos para Cultivos

El fósforo es el segundo nutrimento en importancia, dada la frecuencia con que ocurre su deficiencia en el suelo. Esta deficiencia está muy asociada a la baja movilidad del fósforo en el suelo al ser altamente fijado o precipitado por los minerales que lo componen, por lo que emplear la fuente adecuada permitirá mejorar la absorción de fósforo por los cultivos.

4095 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Biología y Ecofisiología del Cultivo de Papaya

Biología y Ecofisiología del Cultivo de Papaya

La papaya (Carica papaya L.) es un cultivo frutícola de regiones tropicales y subtropicales. A nivel mundial la superficie sembrada es de aproximadamente 400 mil hectáreas, de las cuales se producen más de 12 millones de toneladas; la mayor parte de la producción se concentra en Asia y América. El conocimiento de la interacción de la papaya con factores ambientales como luz, viento, agua y características del suelo, es necesario para maximizar el rendimiento de este cultivo.

7016 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Comentarios

usuario_765944823 comentó:
Publicado: 2018-06-15 14:14:28

disculpen tendran los niveles de referencia nutricionales de extracto de savia en cultivo de zarzamora y frambuesa??

alvaro_bonilla comentó:
Publicado: 2018-06-18 07:17:06

Buen día. 

Desafortunadamente no contamos aún con esa información, pero en nuestro Curso Internacional en Producción de Berries podrás obtenerla, así como otras estrategias para el manejo nutrimental de estos cultivos.

Saludos.