La Salud del Suelo


Junio de 2018

Autor: Equipo Editorial INTAGRI

¿Qué es la salud del suelo?, la salud del suelo define la calidad del suelo, es decir, es la capacidad continua del suelo para funcionar como ecosistema vital que sustente las plantas, los animales y los humanos (USDA-NTCS, 2012). Como se sabe, el suelo es un cuerpo natural de gran importancia que proporciona servicios ambientales, permite el crecimiento de las plantas, almacena agua y retiene nutrientes, además es un reservorio de organismos como bacterias, hongos, nematodos, etc. Para lograr que el suelo funcione de forma correcta, es importante el uso de prácticas de manejo encaminados a mejorar la salud del suelo y con ello lograr beneficios agronómicos (aumentar productividad y la rentabilidad de los cultivos) y ambientales, inmediatos y en el futuro.

Desde el punto de vista agrícola y ambiental, la salud del suelo está directamente relacionada con propiedades físicas, químicas y biológicas favorables que promuevan el desarrollo de las plantas y coadyuven con la calidad ambiental. En este sentido, este concepto lo podemos dividir en salud física del suelo, salud química del suelo y salud biológica del suelo; las cuales definiremos a continuación.

Salud física del suelo. Este concepto hace relación al equilibrio que tiene el suelo en conservar y drenar agua, así como su capacidad de no restringir el crecimiento de las raíces de los vegetales. Lo anterior está relacionado con la textura del suelo,  permeabilidad, porosidad y drenaje, principalmente.

Salud química del suelo. Se define como la capacidad que tiene el suelo para que los nutrientes estén en equilibrio y disponibles para las plantas. Además, que la acidez y alcalinidad del suelo se encuentre en un rango óptimo para el cultivo, y que no existan problemas de salinidad o sodicidad.

Soil Health

Figura 1. Ejemplo de un suelo poco saludable (izq.) y un suelo sano (der.) que tiene una estructura suelta y friable y buenos niveles de materia orgánica.

Fuente: Cornell University.

Salud biológica del suelo. Un suelo sano biológicamente es aquel que presenta una gran actividad de seres vivos que lo componen, ya que en ella interactúan millones de pequeños y grandes organismos.

En el suelo podemos encontrar poblaciones de hongos, bacterias, nematodos y otros organismos. La carga de organismos del suelo está relacionado con el contenido de materia orgánica. Además, suelos con alta cantidad de microorganismos descomponen más fácil y rápido los residuos de vegetales, lo que impacta positivamente en la salud química y física del suelo.

A lo largo de los años, diferentes propiedades del suelo son alteradas como resultado del uso y manejo agrícola del suelo, donde muchas veces un mal manejo puede provocar algún tipo de degradación. Por otra parte, para que los productores satisfagan la demanda de alimentos ante el crecimiento de la población estimada para el año 2050, la producción agrícola debe aumentar en un 70 %. Entonces, ¿Cómo salvaguardar la salud del suelo y al mismo tiempo intensificar las actividades agrícolas?

Ante este desafío, los agricultores deben implementar buenas prácticas agrícolas que puedan reconstruir o salvaguardar la salud de suelo. A continuación algunas de las muchas prácticas recomendadas por los especialistas en la salud del suelo:

Cultivos de cobertura. Algunas especies vegetales son recomendadas como cultivos de rotación cuando en alguna época del año no es posible establecer el cultivo tradicional debido al clima o vedas por la incidencia de alguna plaga o enfermedad. Estos cultivos protegen al suelo de la erosión causada por el viento y el agua, además algunas como las leguminosas son fijadoras del nitrógeno atmosférico.

Rotaciones de cultivos. Cambiar el cultivo de un año a otro en un campo proporcionará una variedad de sistemas de raíces y diferentes residuos de cosecha. Esta práctica puede beneficiar los niveles de materia orgánica del suelo.

Adición de enmiendas orgánicas. La aplicación de material orgánico al suelo aumentará paulatinamente el nivel de materia orgánica. Suelos con altos niveles de materia orgánica tienen mayor actividad microbiana, además se mejora la resistencia del suelo, así como la retención de agua y la aireación.

Salud del suelo, Calidad del suelo

Figura 2. La salud del suelo es la capacidad continua del suelo para funcionar cómo ecosistema vital que sustente las plantas, los animales y los humanos.

Fuente: Intagri.

Drenaje del subsuelo. En los suelos que tienen alta capacidad de retención de agua (arcillosos), es común realizar rehabilitación mediante la instalación de un sistema de drenaje. Los suelos con buen drenaje son más saludables y menos propensos a la compactación. Además el intercambio gaseoso es mejor (aireación) y la profundidad de enraizamiento es mayor.

Barreras rompevientos. Este tipo de barreras proporciona protección contra la erosión del suelo, principalmente la eólica. Su función es disminuir la velocidad del viento y evitar la pérdida del suelo.

Análisis de suelo. Un suelo saludable es un suelo fértil. En este sentido, los análisis de suelo para conocer la evolución de disponibilidad de nutrientes en el suelo se deben hacer periódicamente y los programas de fertilización ajustarse según los resultados, así como los programas de aplicación de mejoradores y enmiendas orgánicas.

Un suelo saludable se logra mediante el uso de prácticas de manejo adecuados y que finalmente impactan en la productividad y rentabilidad del cultivo. Por lo que tanto científicos como agricultores debemos tener una comprensión más completa del estado de salud del suelo con la finalidad de conducir un plan de manejo encaminado a mejor el recurso a través de enfoques holísticos, adaptativos y basado en datos.

¿Deseas aprender cómo salvaguardar la salud de tu suelo? INTAGRI trae dos conferencias magistrales en el 7° Congreso Internacional de Nutrición y Fisiología Vegetal Aplicadas, a realizarse del 11 al 13 de julio en la ciudad de Guadalajara, México. Las conferencias son: “Los cuatro principios de la salud del suelo” y “Programa para la salud de suelo, desde el análisis hasta el manejo”, mismas que serán dictados por especialistas en el tema.

Cita correcta de este artículo:

INTAGRI. 2018. La Salud del Suelo. Serie Suelos, Núm. 37. Artículos Técnicos de INTAGRI. México. 3 p.

Literatura consultada

  • Doran, J.W. 2002. Soil Health and Global Sustainability: Translating Science into Practice. Agriculture, Ecosystem and Environment, 88: 119–127.
  • Kibblewhite, M.; Ritz, K.; Swift, M. 2008. Soil health in agricultural systems. Philosophical Transactions of the Royal Society B: Biological Sciences, 363(1492), 685–701.
  • Moebius, C.B.N.; Moebius, C.D.J.; Gugino, B.K.; Idowu, O.J.; Schindelbeck, R.R.; Ristow, A.J.; Van Es, H.M.; Thies, J.E.; Shayler, H.A.; McBride, M.B.; Kurtz, K.S.M.; Wolfe, D.W.; Abawi, G.S. 2016. Comprehensive Assessment of Soil Health. The Cornell Framework, Edición 3.2. Cornell University, Geneva, NY.

Redes Sociales:

Se prohíbe la reproducción total o parcial de este documento sin previa autorización de Intagri, S.C.

Artículos Relacionados


Importancia de la Materia Orgánica (MO) en la Actividad Biológica en el suelo

Importancia de la Materia Orgánica (MO) en la Actividad Biológica en el suelo

Organismos y microorganismo del suelo usan los residuos de plantas, animales y derivados de MO como alimento. Cuando éstos descomponen los residuos y materia orgánica, liberan nutrientes como nitrógeno, fósforo y azufre, los cuales puede aprovechar la planta. La misma actividad de los microorganismos contribuye a la formación de la materia orgánica estable en el suelo.

19866 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


La Materia Orgánica del Suelo y su Relación con la Microbiota Patógena y No Patógena de las Plantas

La Materia Orgánica del Suelo y su Relación con la Microbiota Patógena y No Patógena de las Plantas

El beneficio adicional de la biodesinfección ha sido la mejora de las propiedades físico-químicas del suelo, unidas al incremento de la microbiota. Así, la solubilización del fósforo acompañado del aumento de las enzimas fosfatasas; o, el incremento del contenido en potasio; o, la porosidad y su consecuente mejora de la infiltración del agua de riego, son algunas consecuencias nada desdeñables.

15307 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Comentarios

Aún no hay comentarios sobre el artículo