Factores que Afectan la Aplicación Eficiente de Plaguicidas


Las aplicaciones eficientes de plaguicidas han pasado desapercibidas porque comúnmente se genera un efecto de control incluso si no se realiza de manera adecuada, pero lo que no es visible de manera directa son las pérdidas y el potencial de aprovechamiento que pudiera llegar a tener si se realiza de manera adecuada. Los requisitos para que se logre una buena aplicación son que sea eficiente, controlada y uniforme; así se minimiza el impacto posible al ambiente, se evitan riesgos de una mala aplicación, se ahorra agua, se pierde menos producto químico y se logra de mejor manera el objetivo del control químico. Antes de lograr las aplicaciones eficientes se deben superar diferentes cuestiones técnicas que se presentan como factores adversos, mismas que deben ser identificadas.

Factores que afectan la eficiencia de las aplicaciones

Al realizar las aplicaciones en cultivos a campo abierto mucho factores inciden sobre estas, y sólo algunos pueden ser controlados. El objetivo de las aplicaciones de plaguicidas es colocar el producto en el sitio correcto para lograr un control, para ello se usan productos químicos diluidos en agua donde se encuentran involucrados más elementos como la calidad (pH, dureza), tamaños de gota, numero de gotas por cm2 y todo lo relacionado con el ambiente, la planta, el problema y la aplicación. Para hacer lograr una aplicación eficiente se deben considerar los siguientes elementos, previo a la aplicación:

  • Las condiciones del medio ambiente (velocidad del viento, temperatura, humedad).
  • El causante del problema fitosanitario a prevenir o controlar (agente causal).
  • El equipo adecuado, su estado general y calibración adecuada (mochila, tractor).
  • La dosificación del plaguicida a utilizar.
  • Los productos a usar (compatibilidades, volumen de agua).
Dosificación de Plaguicidas

Figura 1. Los factores de la aplicación influyen en el resultado bueno o malo de una aplicación.

Fuente: S. Quiñones, 2017.

Los siguientes factores han sido ordenados en nivel de influencia, pues el primero es el más importante porque se encuentra en contacto directo con la realización de la tarea. Cada uno interactúa de forma positiva o negativa sobre otros y todos deben ser considerados:

Operador: es el principal ejecutor de la aplicación, todos los conocimientos o esfuerzos terminan bajo su decisión por ser quien opera la aplicación desde el equipo. En sus condiciones de trabajo debe existir un balance entre actitud y aptitud.

  • Actitud: la disposición del trabajador a realizar sus actividades con visión positiva o negativa.
  • Aptitud: los conocimientos y habilidades que pueden tener los trabajadores, usualmente la aptitud se forma con experiencia en este tipo de actividades.

Equipo: es el instrumento que va a colocar el producto en el objetivo. Debe ser adecuado para realizar esta tarea y hay diversos modelos para cada tipo de aplicación. Se requiere mantenimiento constante, calibración de mochilas o aspersores de tractor y que el equipo sea el acorde al cultivo que se tiene en cuanto a lo que se desea lograr. Como una parte importante la selección de boquillas determina el patrón de cobertura que se tenga, la cantidad de producto y la uniformidad de aplicación. Los componentes que se deben de conocer del equipo de aplicación son: capacidad de carga, potencia de pulverización y durabilidad en buenas condiciones.

Clima: son factores abióticos que no se pueden controlar. En campo abierto los principales son: velocidad del viento, humedad, radiación y temperatura. Cada uno de éstos al no ser regulable se tiene que considerar como efecto en contra que puede ser contrarrestado para evitar que genere malas aplicaciones o inefectivas.

Equipo de aplicación

Figura 2. Las decisiones sobre la aplicación finalizan en la actitud y aptitud del aplicador.

Fuente: Intagri.

La hora en la que se realiza la aplicación es importante, ya que en horas tempranas del día la temperatura y la radiación son memores, mientras que la humedad es mayor, lo que podría presentar un escenario más adecuado para una aplicación. La velocidad y dirección del viento determinan toda la decisión sobre aplicar o no, pues velocidades por encima de los 15 km/h pueden provocar acarreo o deriva hacia otras zonas y no hacia el objetivo.

Producto: gran parte del efecto esperado es dado por el producto, los plaguicidas tienen clasificaciones que determinan sus modos y mecanismos de acción, por lo que elegir el adecuado hará que el efecto sea específico para el control que se busca. Entre las propiedades del producto que deben ser de interés son su acción de contacto o sistémica, formulación, residualidad, foto-degradación, concentración y compatibilidad.

Las mezclas también influyen, donde un correcto orden de mezclado de la solución plaguicida evitará problemas comunes, principalmente incompatibilidades que afecten la efectividad de los productos involucrados. En este rubro entra la solubilidad de cada plaguicida, ya que para ser usado requiere estar totalmente disuelto en una solución sin provocar obstrucciones y en un volumen adecuado de agua (Cuadro 1). El cálculo de la dosificación del plaguicida se refiere al conocimiento del volumen de agua necesario, la dosis adecuada marcada y el producto total necesario para la superficie a aplicar. Se requieren estos datos para determinar la cantidad de producto y la superficie que va a cubrir a fin de evitar sobre dosificaciones que favorezcan resistencias o provoquen daños de toxicidad al cultivo.

 
 

 Cuadro 1. Tamaño y cantidad de gotas recomendadas para la aplicación de plaguicidas.

 Fuente: Ortiz-Cañavate y Hernanz, 1989.

 Plaguicida

 Tamaño de gota (micra)

 Cantidad (Gotas/cm2)

 Fungicidas

150 – 250

50 – 70

 Insecticidas

200 – 350

20 – 30

 Herbicidas de contacto

200 – 400

30 – 40

 Herbicidas pre-emergentes

400 - 600

20 – 30

 

Técnica: la aplicación requiere una planeación, en ella se revisa el estado general del equipo y su calibración ya sea de mochilas aspersoras o tractores (Figura 2), el modo de aplicación se determina por el cultivo establecido, si es aplicación total para cultivos de cobertura o en banda para cultivos en hileras o camas y la cantidad de agua con que se aplicará el producto, en caso por ejemplo de frutales que requieren mayor volumen. La velocidad y presión de asperjado también debe llegar a lo más constante posible para que sea uniforme.

Objetivo: lo que se pretende controlar se debe de identificar y conocer, en primer lugar para seleccionar el producto y después en aplicar el producto hacia el objetivo. Lo último para dirigir la aplicación hacia la parte de la planta donde está el problema (por ejemplo raíz, tallo, flores o frutos). También, la planta debe estar en condiciones de recibir el tratamiento para evitar daños a la planta en etapas tempranas o de formación de fruto. Por otra parte, las hojas tienen capas superficiales que evitan el correcto contacto del producto, por lo que se requiere adicionar al caldo o a la solución plaguicida coadyuvantes para mejorar el rendimiento del plaguicida y mejorar la adhesión, penetración o evitar rebote, deriva o descomposición.

Conclusión

La interacción de todos estos factores llegan a imposibilitar o reducir la efectividad de las aplicaciones de plaguicidas, incluso las vuelve peligrosas si son realizadas de manera incorrecta. En la práctica se deben evitar al máximo los errores que pueden llegar a ser graves como: selección del producto, dosis o momento de aplicación. También los otros factores no controlables de manera directa llegan a causar bajas eficiencias, por lo que es necesario tomar acciones para minimizar sus efectos.

Calibración de equipos

Figura 3. La calibración del equipo es muy importante en la aplicación.

Fuente: Intagri, 2017.

Cita correcta de este artículo

INTAGRI. 2018. Factores que Afectan la Aplicación Eficiente de Plaguicidas. Serie Fitosanidad Núm. 107. Artículos Técnicos de INTAGRI. México. 4 p.

Literatura consultada

  • Quiñones, S. 2017. Curso-Taller sobre Tecnología de Aplicación de Plaguicidas y Quimigación en Cultivos. INTAGRI. México.
  • Abarca, R.P.; Riquelme, S.J.; Carrasco, J.J. 2016. Optimización de la Pulverización de Plaguicidas en el Cultivo de Maíz. Informativo N° 59. Instituto de Investigaciones Agropecuarias. Chile. 8 p.

Redes Sociales:

http://rivulis.com/productos/drip-tapes/t-tape/?lang=es
Se prohíbe la reproducción total o parcial de este documento sin previa autorización de Intagri, S.C.

Artículos Relacionados


Evolución de Plaguicidas en el Suelo

Evolución de Plaguicidas en el Suelo

¿Qué sucede con el ingrediente activo de los plaguicidas después de ser aplicados?; al efectuar las aplicaciones químicas, una parte de la molécula es la que efectivamente hace frente a las plagas, enfermedades o malezas, pero otra parte se pierde en el ambiente, principalmente en el aire y el suelo.

8341 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Coadyuvantes para Potencializar el Rendimiento de los Plaguicidas

Coadyuvantes para Potencializar el Rendimiento de los Plaguicidas

Los coadyuvantes o adyuvantes son sustancias químicas que se añaden directamente a las formulaciones de plaguicidas o a la solución plaguicida del tanque de pulverización, cuyas propiedades son capaces de mejorar la actividad del ingrediente activo (i.a.). Los adyuvantes pueden mejorar el rendimiento del plaguicida modificando el patrón de rociado, gota, calidad de pulverización y tasa de movimiento del plaguicida en la planta (absorción y penetración).

16853 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Equipos para Aplicación de Plaguicidas en Frutales

Equipos para Aplicación de Plaguicidas en Frutales

Dada la naturaleza en el crecimiento de los frutales, así como algunos sistemas de formación a las que son sometidas estas especies, se vuelve difícil la aplicación homogénea de los productos plaguicidas sobre las plantas. Para incrementar la eficacia en el control de patógenos de los tratamientos fitosanitarios, es necesario contar con el equipo de aplicación adecuado.

7575 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Comentarios

Aún no hay comentarios sobre el artículo