El Suelo: Un Banco de Malezas


Introducción

Cuando se deposita la semilla de un cultivo en el suelo la meta es proporcionar las condiciones óptimas para que la planta complete su desarrollo sin interrupciones, sin embargo, debemos tomar en cuenta que al momento de la siembra ya están presentes en el suelo miles de semillas de especies vegetales no deseadas “malezas” que competirán con el cultivo por agua, nutrientes y luz. Comúnmente el control de malezas en la agricultura sólo se realiza durante las primeras etapas criticas de crecimiento y desarrollo del cultivo, donde se busca eliminar o mantener un umbral bajo de arvenses para que no compitan con el cultivo. Pero después de superar estas etapas, es común observar que los productores ya no ejercen ninguna práctica para controlar las malezas y estas terminan por completar su ciclo hasta dejar descendencia, es decir, dejan una alta cantidad de semillas en el suelo para asegurar el crecimiento de poblaciones de malezas.

Dinámica del banco de semillas

El suelo es un reservorio importante de semillas de diferentes especies vegetales que pueden permanecer un largo tiempo después de ser depositadas y emerger cuando existen condiciones favorables para completar su ciclo y dispersar sus estructuras reproductivas (semillas, yemas, rizomas, tubérculos, etc.). Una vez que se

Suelo un reservorio de malezas

Figura 1. El suelo es un reservorio de semillas de arvenses “malezas”.

Fuente: Intagri.

logra la producción de semillas de malezas, tienen destinos diferentes en el suelo, algunas quedan latentes y otras germinan sin sobrevivir. El estudio de su dinámica contribuye a conocer el comportamiento de los bancos de semillas para establecer estrategias de control.

Entrada de semillas al suelo: las malezas tienen una alta capacidad de persistir y producir un gran número de semillas con alta supervivencia (Cuadro 1), las cuales llegan al suelo ya sea por las plantas establecidas in situ o sitios cercanos a través de las corrientes de aire, agua, animales y actividades humanas. Las actividades humanas pueden diseminar semillas mediante transporte de granos que contienen impurezas provocadas por el trillaje o cosecha mecanizada, el uso de semilla para siembra con alta impureza, así como a través del calzado o maquinaria agrícola que son utilizados en distintas parcelas. Los factores que intervienen en la acumulación de semillas en el suelo se pueden clasificar en:

  • Internos: producción de semillas por especies cercanas establecidas.
  • Externos: implementos agrícolas, animales de pastoreo, aves, viento, riegos y actividades humanas.

En general, la mayor cantidad de semillas que llegan al suelo son generadas por los factores internos, mientras que los externos son los que introducen  especies de malezas diferentes a las especies nativas del lugar, aumentando la complejidad en el manejo de las malezas.

Pérdida de semillas del suelo: la disminución de semillas en el suelo se debe a que son fuente de alimento de insectos, roedores y microorganismos. De las semillas presentes en el suelo solo un porcentaje puede germinar, mientras que otra parte es afectada por las condiciones ambientales, principalmente la precipitación que llega a favorecer la putrefacción de las semillas o que los desplaza hacia una zona que dificulta su germinación.

Labranza: Esta actividad incide directamente sobre el banco de semillas, por un lado, al remover el suelo con el arado las semillas pueden quedar sobre la superficie del suelo y estar expuestas a las condiciones ambientales o a depredadores como aves, pero por otra parte, los implementos de la maquinaria agrícola e incluso los neumáticos pueden ser medios de diseminación de las semillas de malezas a otras áreas.

 Cuadro 1. Producción y latencia en el suelo de algunas malezas.

 Fuente: Acosta y Agüero, 2001.

 Especie

Semillas/planta/ciclo

Sobrevivencia (años)

 Chenopodium álbum

229,175

39

 Portulaca oleracea

52,300

40

 Ambrosia artemisiifolia

3,380

40

 Rumex crispus

29,700

80

 Setaria viridis

34,000

39

 Helianthus annus

7,200

1

Germinación y latencia: la competencia entre malezas y cultivos inicia cuando las semillas de malas hierbas en latencia entran en germinación y comienzan a crecer. La latencia es el periodo en el cual una semilla se desprendió de su progenitora y sigue viable sin entrar en germinación hasta que las condiciones ambientales sean las propicias. Mientras que la germinación es el proceso de reactivación del embrión de la semilla que es activado por la humedad, temperatura y radicación, principalmente. En este sentido, un plan de manejo enfocado a dar las condiciones para que germine la mayor cantidad de semillas de malezas y su control inmediato antes de establecer un cultivo es una estrategia de control eficiente.

Persistencia: la longevidad de las semillas en el suelo depende de las condiciones del ambiente,  de la semilla y su estado de latencia. Una práctica de manejo que puede favorecer la persistencia es la labranza, dependiendo de las condiciones, al ser efectuada entierra las semillas en un clima menos agresivo y lejos de especies depredadoras y patógenas. Algunas semillas permanecen viables durante años (Cuadro 2), pero la gran mayoría no sobrevive después de ser liberada de la planta madre.

 

Cuadro 2. Número de años necesarios para reducir el número de semillas de malezas en un 50 y 99 %.

Fuente: Menalled, 2008.

Especie

50 %

90 %

 Chenopodium album

12

78

 Xanthium strumarium

  6

37

 Setaria glauca

  5

30

 Helianthus annus

<1

2

 

Manejo del Banco de malezas

Identificación de malezas. El primer paso es la identificación de las malezas que habitan y predominan en los suelos del sitio; se pueden hacer colectas en un metro cuadrado para identificar las estructuras reproductivas existentes y con eso establecer las cantidades y tipos de semillas. Los bancos de malezas se pueden dividir en dos:

  • Un primer grupo consiste en especies transitorias, cuya composición es mayormente de especies de poaceas (gramíneas) por lo que su persistencia es muy baja. Es muy cambiante y esto dificulta su estudio.
  • El segundo es de especies persistentes que son más adaptables a distintos ambientes. Solo una porción emerge y el resto permanece en latencia para asegurar la existencia de semillas; hay pocos cambios a lo largo de las estaciones y se puede estudiar.

Rotación de cultivos: es una de las formas más efectivas de control, cada cultivo se diferencia en la competencia que puede generar a las malezas por sus hábitos de crecimiento, manejo de herbicidas selectivos, espacios más cortos entre plantas, manejo cultural del cultivo y uso de acolchados, lo que reduce la cantidad de semillas producidas. Ejerce además una mayor presión de selección que evita el éxito de las malas hierbas por medio de tres mecanismos: manejo (labores, calendarización de actividades), competencia (por nutrientes) y alelopatía (producción de compuestos supresores de crecimiento).

Incorporación de residuos: la incorporación de residuos en la capa superior del suelo tienen efectos variables dependiendo del cultivo, tipo de labranza, tipo de propágulo, etc. Generalmente tiene tres características que reducen el desarrollo de malezas: limita la penetración de luz, reduce las temperaturas máximas que pueden favorecer la germinación y mantiene una humedad alta del suelo que puede provocar la pudrición de las semillas.

Fechas de plantación: la ruptura de la latencia en la mayoría de las especies arvenses se da en épocas cuando se tienen condiciones adecuadas, misma que coincide cuando se establece algún cultivo de temporal o de riego. Otra práctica para el manejo de malezas es establecer el cultivo en fechas diferentes a las usuales, generalmente adelantar las fechas de siembra con el objetivo de lograr una emergencia temprana del cultivo y de esta manera obtener una ventaja en el crecimiento del cultivo sobre las malas hierbas.

Banco de malezas

Figura 2. Esquema de la dinámica del banco de malezas.

Adaptado de: Menalled, 2008.

Conclusión

El problema de las malezas es uno de los más complicados de controlar, pues es muy difícil erradicarlas debido a su capacidad de crecimiento y producción de semillas. Además, el suelo es un excelente reservorio que protege las semillas de las aplicaciones de herbicidas y condiciones ambientales desfavorables. La composición del banco determina las especies que estarán emergiendo durante los próximos ciclos, entonces, las prácticas de manejo deben controlar las malezas antes de que produzcan semillas. Además, el manejo del suelo es una práctica que puede favorecer la diminución del banco de semillas del suelo y con ello disminuir la incidencia estas especies en el mediano y largo plazo.

Cita correcta de este artículo

INTAGRI. 2017. El Suelo: Un Banco de Malezas. Serie Suelos Núm. 36. Artículos Técnicos de INTAGRI. México. 4 p.

Literatura citada

  • Rosales, R.E. 2017. Biología y Ecología de Malezas. Sesión del 2° Diplomado Internacional en Protección de Cultivos. INTAGRI. Gto, México.
  • Nichols, V.; Verhuslt, N.; Cox, R.; Govaerts, B. 2015. Agricultura de Conservación y Manejo de Malezas. Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT). México. 16 p.
  • Acosta, L.; Agüero, R. 2001. El Banco de Propágulos de Malezas en el Agroecosistema: Conocimiento Actual y Propuesta Metodológica para su Estudio. Agronomía Mesoamericana 12(2): 141-151.
  • Menalled, F. 2008. Weed Seedbank Dynamics and Integrated Management of Agricultural Weeds. Montana State University Extension. 4 p.

Redes Sociales:

Se prohíbe la reproducción total o parcial de este documento sin previa autorización de Intagri, S.C.

Artículos Relacionados


Manejo de Malezas en la agricultura Orgánica

Manejo de Malezas en la agricultura Orgánica

En agricultura orgánica el principio básico para el manejo de malezas es la prevención. Un buen manejo de malezas en agricultura orgánica consiste en crear las condiciones más adversas para el desarrollo de malezas tanto en época como en lugar.

17742 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Control Ecológico de Malezas y Enfermedades del Suelo

Control Ecológico de Malezas y Enfermedades del Suelo

La solarización y biofumigación del suelo, representan opciones tecnológicas que han sido validadas en numerosas regiones del mundo para controlar malezas y patógenos del suelo. Por lo tanto, aquí de manera resumida se presentan los fundamentos y evidencias científicas sobre las bondades de la solarización y biofumigación, como tecnologías de bajo o nulo impacto ambiental para ser implementadas en sistemas modernos de producción agrícola.

9647 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Los Riesgos de una Mala Aplicación de Herbicidas

Los Riesgos de una Mala Aplicación de Herbicidas

El método químico basado en el uso de herbicidas es la principal forma para controlar las malezas de los cultivos. Hoy en día se utilizan altos volúmenes de herbicidas y aunque cumplen una función importante, deben ser manipulados con precaución ya que son sustancias peligrosas para el hombre, el cultivo y el ambiente.

16916 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Comentarios

Anónimo comentó:
Publicado: 2017-12-18 22:12:40

Que artículos más interesantes yo creía que con par de años iba a erradicar las semillas de maleza en mi finca, ahora ya se contra que estoy luchando. Gracias por compartir éstas experiencias. 

Estoy en Moyuta, Jutiapa, Guatemala tengo una pequeña finca de café. 

alvaro_bonilla comentó:
Publicado: 2017-12-19 08:51:17

Muchas gracias por el comentario. Esperamos que con la información puedas generar un programa de manejo, además te invitamos a visitar más artículos sobre el manejo de malezas en nuestra página.

Saludos hasta Guatemala.


Anónimo comentó:
Publicado: 2017-12-19 05:45:52

Excelentes artículos, además de muy técnicos son muy aplicables en campo creo que se pueden considerar textos de consulta. Felicidades  

alvaro_bonilla comentó:
Publicado: 2017-12-19 08:53:24

Muchas gracias por el comentario. Esperamos que te sean de utilidad para tus actividades. Te invitamos a continuar visitando los más de 450 artículos publicados.

Saludos. 

Anónimo comentó:
Publicado: 2017-12-20 07:49:27

gracias por la literatura. la informacion es bien importante ya que la maleza es un factor que tengo que combatir antes y despues de la siembra. 

alvaro_bonilla comentó:
Publicado: 2017-12-20 07:55:28

Gracias a ti por el comentario. Como bien lo mencionas, es esencial siempre estar bien documentados para plantear de mejor manera las estrategias a seguir en el combate de malezas. Asimismo, te invitamos a continuar visitando más artículos sobre malezas que se encuentran publicados en nuestra página. 

Saludos. 

Anónimo comentó:
Publicado: 2017-12-21 17:00:30

Estimados amigos, tengo una propiedad pequeña en el valle de Yunguilla, Santa Isabel, Azuay, Ecuador. a 1500 msnm, con una temperatura promedio de 21 grados centígrados,  pero existe en la zona un problema con una variedad de Ambrosia artemisiifolia, que es muy difícil erradicarla de forma manual, porque las raices secundarias que quedan en el suelo, vuelven aparecer con follaje luego de algunos días. Si ustedes me pueden ayudar con algún método para controlarla, les agradecería infinitamente.

Muchas gracias.

Extraído de https://www.intagri.com/articulos/suelos/el-suelo-un-banco-de-malezas?utm_source=Sendgrid&utm_medium=Art-el-suelo-banco-malezas - Esta información es propiedad intelectual de INTAGRI S.C., Intagri se reserva el derecho de su publicación y reproducción total o parcial.

alvaro_bonilla comentó:
Publicado: 2018-01-04 16:21:14

Hola, atendiendo a tu comentario te recomendamos establecer una estrategia de manejo integrada. Puedes intentar con un control mecánico, cortando las plantas para ir agotando las reservas de las raíces que permanecen en el suelo. Otra opción es la aplicación de herbicidas sistemáticos que permita que el producto llegue hasta las raíces, algunos herbicidas utilizados son la atrazina, 2,4-D o dicamba.

Esperamos que te sea de utilidad.

Saludos.