Pudrición Blanca (Sclerotium cepivorum) en el Cultivo de Cebolla


Introducción

El cultivo de la cebolla (Allium cepa) es propenso a perder rendimiento y calidad de la producción debido al gran número de enfermedades que lo atacan. Una de las más importantes es la pudrición blanca (Sclerotium cepivorum); una enfermedad que afecta los bulbos tanto de cebollas como el de ajos en gran parte del mundo. Se encuentra distribuida únicamente en cultivos del genero Allium (cebolla, ajo, puerro y cebollín) en países de Europa, Asia, África, América, Australia y Nueva Zelanda.

El agente causal de la pudrición blanca es el hongo Sclerotium cepivorum Berk, un ascomiceto que se disemina y forma estructuras de resistencia conocidas como esclerocios, que son masas de hifas con una cubierta protectora capaz de sobrevivir de 10 a 20 años en condiciones de campo manteniendo su viabilidad entre 72 y 96 %. La germinación de los esclerocios es estimulada por los exudados radiculares de plantas del género Allium, y pueden actuar a distancias cortas de las raíces por medio de compuestos no volátiles que después de la descomposición microbiana se vuelven volátiles y germinan los propágulos. Las hifas una vez formadas pueden infectar raíces sanas cercanas a unos cuantos centímetros de distancia, especialmente en plantaciones en altas densidades. La cantidad de esclerocios disponibles en el suelo influye en el nivel de infección que se puede presentar y la cuantificación se realiza en unidades de esclerocios por kilogramo de suelo. Un solo esclerocio por kilogramo de suelo puede presentar incidencias del 10 % en el cultivo, mientras que 100 o más unidades de propágulos llegan a causar infestaciones del 100 %.

Sclerotium cepivorum

Figura 1. Bulbos de cebolla infestados con Sclerotium cepivorum.

Fuente: Granados, 2005.

La germinación de los esclorocios bajo condiciones óptimas de humedad y temperatura ocurre completamente en 24 horas, entonces penetra la raíz más cercana por medio de un apresorio que puede crecer de manera inter e intracelular hasta llegar al tejido vascular, donde comienza a infectar y destruir por medio de enzimas que degradan las paredes celulares. La diseminación se da por distintos medios como: escurrimientos de agua, maquinaria agrícola, bulbos infectados, almácigos contaminados, vientos fuertes, animales y personal de campo que está en contacto con el suelo.

La pudrición blanca se presenta en suelos secos con baja humedad, aproximadamente a los 60 días después de la siembra pero puede variar si aumenta la temperatura. Inicialmente se observa como  un amarillamiento general en la parte visible de la planta, paralelamente las raíces y hojas inferiores son cubiertas por micelio blanco que produce esclerocios negros en el tejido infectado, por ultimo causa la muerte total de la plata y si se presenta al final del ciclo del cultivo llega a manifestase como pudrición del bulbo en postcosecha. Puede afectar plantas en cualquier estado pero principalmente cuando comienza el desarrollo del sistema radicular.

 
Esclerocios de Sclerotium cepivorum

Figura 2. Porcentaje de plantas enfermas a los largo de un ciclo de cultivo de cebolla con densidades de inóculo baja 21 esclerocios/kg  suelo (DI baja), media 52 esclerocios/kg  suelo (DI media) y alta 440 esclerocios/kg  suelo (DI alta).

Fuente: Ponce et al., 2008.

 

Manejo

Preventivo: son las medidas que se realizan previas al inicio de la producción, entre ellas:

  • Muestreo de suelos para identificar presencia de esclerocios que puedan iniciar una infección. La cuantificación se realiza por 1 kilogramo de suelo, considerando que mayor a 50 propágulos por Kg de suelo es alta, 5 - 50 media y menor de 5 baja.
  • El análisis en laboratorio de la semilla o planta a establecer para corroborar si la enfermedad se originó directamente por parte del proveedor.
  • Tratamiento químico previo a la siembra, ya que los exudados de las raíces son los que estimulan la germinación de los esclerocios, por lo que una acción preventiva protege a las raíces de la infección.

Saneamiento de parcelas: esta práctica consiste en eliminar las plantas que presenten síntomas de pudrición blanca para evitar el avance de la enfermedad. Se debe realizar sin humedad en el suelo pues de lo contrario se puede diseminar por el lodo en el calzado de trabajadores; es importante que la extracción sea total incluyendo suelo de alrededor de la zona de extracción y el uso de recipientes sin agujeros y con tapa. Al final del saneamiento se recomienda incinerar las plantas para eliminar de manera completa las posibilidades de germinación. Es una medida preventiva por lo que solo reduce la severidad y se debe combinar con otras técnicas.

Genético: hasta el momento no hay un material que tenga resistencia a la enfermedad, debido a que la producción de compuestos estimulantes de la germinación es continua en las especies del mismo género, y los materiales silvestres con los que se podrían generar cruzamientos también son susceptibles a la enfermedad.

Químico: en general los fungicidas tienen un costo alto y brindan un control parcial, presentan desventajas como es la degradación por microorganismos del suelo y la capacidad de defensa estructural de los esclerocios. Un ejemplo es el tebuconazol, donde los autores que lo probaron (Delgadillo et al., 2002) indican que su eficacia disminuye hasta en un 42 % conforme es más grande la cantidad de esclerocios y por lo tanto requiere mayor frecuencia de aplicaciones.

Pudrición blanca en cebolla

Figura 3. Plantas de cebolla con síntomas avanzados de pudrición blanca.

Fuente: Granados, 2005.

Rotación de cultivos: en el caso de esta enfermedad la rotación no resulta un método eficaz, puesto que permanece en el suelo por un largo periodo de tiempo sin disminuir la probabilidad de causar infección. Se ha demostrado que pueden sobrevivir hasta 40 años.

Inundación: los periodos prolongados de saturación de agua en el suelo pueden ser efectivos en zonas tropicales, puesto que la combinación con temperaturas altas disminuye la densidad de propágulos mientras que para climas templados o fríos no resulta tan efectivo para ejercer este tipo de control.

Germinación de esclerocios: el objetivo de esta técnica es la germinación previa de los esclerocios para que no encuentren plantas hospedantes y una vez fuera de sus estructuras protectoras efectuar un control químico o dejar que el hongo muera al no encontrar al huésped. Lo anterior se ha logrado con la incorporación de residuos de crucíferas que liberan compuestos similares a los exudados de raíces de ajo y cebolla. También aplicaciones al suelo de bisulfuro de dialilo y aceites de ajo y cebolla son herramientas para simular el establecimiento del cultivo.

Solarización: se sabe que la enfermedad es susceptible a las altas temperaturas por lo que la técnica de adición de una cubierta plática sirve como método de control aumentando la temperatura del suelo para reducir la cantidad y viabilidad de propágulos; causa reducciones en la cantidad de esclerocios en un kilogramo de suelo en 75 %, la viabilidad de estos en 84 % y la incidencia de la enfermedad en 88 % (Ulacio et al., 2006).

Control biológico: los agentes biológicos aplicados para el control lo logran de dos maneras: destruyendo los esclerocios o evitando su desarrollo hacia las raíces. Entre los principales microorganismos usados está el antagonista Trichoderma spp. y los hongos micorrizicos arbusculares; ambos tienen relación directa con la planta y la rizósfera, actuando como protectores ante patógenos y en este caso ante Sclerotium cepivorum. También la bacteria Bacillus subtillis presenta características potenciales de inhibición del crecimiento del hongo.

Cita correcta de este artículo

INTAGRI. 2017. Pudrición Blanca (Sclerotium cepivorum) en el Cultivo de Cebolla. Serie Hortalizas Núm. 12. Artículos Técnicos de Intagri. México. 4 p.

Literatura citada:

  • Delgadillo, S.F.; Zavaleta, M.E.; Aguilar, L.A.; Arévalo, V.A.; Torres, P.I.; Valdivia, A.R.; Garzón, T.J.A. 2004. Manejo de la Pudrición Blanca (Sclerotium cepivorum Berk.) del Ajo en Guanajuato, México. Agricultura Técnica en México 30(1): 41-52.
  • Ulacio, O.D.; Zavaleta, M.E.; Martínez, G.A.; Pedroza, S.A. 2006. Strategies for Management Sclerotium cepivorum Berk. in Garlic. Journal of Plant Pathology 88(3): 253-261.
  • Ponce, H.V.; García, E.R.; Rodriguez, G.M.P.; Zavaleta, M.E. 2008. Análisis Temporal de la Pudrición Blanca (Sclerotium cepivorum Berk.) de la Cebolla (Allium cepa L.) Bajo Tres Niveles de Inóculo del Patógeno. Agrociencia 42: 71-83.
  • SIAP. 2016. Atlas Agroalimentario 2016. Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera. México. 236 p.
  • Velázquez, V.R.; Reveles, H.M.; Medina, A.M.M. 2011. Ecología del Hongo Causante de la Pudrición Blanca del Ajo y la Cebolla y Saneamiento de las Parcelas Infestadas. Folleto Técnico Núm. 32. INIFAP. 24 p.

 

2do Congreso Internacional en Fitosanidad en Hortalizas

Redes Sociales:

Se prohíbe la reproducción total o parcial de este documento sin previa autorización de Intagri, S.C.

Artículos Relacionados


Virus del Enanismo Amarillo de la Cebolla

Virus del Enanismo Amarillo de la Cebolla

Es una enfermedad distribuida por todo el mundo y que es causada por un agente viral llamado OYDV (Onion yellow dwarf virus). Causa reducciones en el rendimiento del ajo de un 27 a 35 % llegando incluso al 70 %, dependiendo de las condiciones del cultivo. En cebolla puede llegar a reducirlo hasta en un 60 %.

1869 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Fertilización Nitrogenada en el Cultivo de Cebolla

Fertilización Nitrogenada en el Cultivo de Cebolla

La fertilización nitrogenada influye directamente en el rendimiento de los cultivos y en el caso de la cebolla tiene un efecto directo en el desarrollo y calidad de los bulbos, ya que el N tiene un rol muy activo en las actividades fisiológicas de las plantas por estar vinculado directamente con el proceso de división celular.

20400 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Manejo del Trips de la Cebolla

Manejo del Trips de la Cebolla

El trips de la cebolla (Thrips tabaci Lindeman) es una plaga del Mediterráneo que actualmente se distribuye en la mayor parte de mundo. Es un insecto sumamente peligroso, de no controlarse a tiempo puede causar pérdidas que van del 70 al 100 % de la producción, ya sea por daños directos o indirectos.

14810 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Comentarios

Aún no hay comentarios sobre el artículo