Nutrición Orgánica en el Cultivo de Arándano


La producción agrícola bajo esquemas orgánicos en la última década ha tenido un gran crecimiento y la producción orgánica de arándano no ha estado exenta de tal fenómeno. Los principales desafíos para la rápida expansión de la producción de arándanos orgánicos certificados incluyen elevados costos de producción o insumos (particularmente para fertilización y manejo de malezas), opciones limitadas para control de enfermedades o insectos y rendimiento reducido de plantaciones orgánicas. En este sentido, se vuelve necesario echar mano de la investigación, herramientas y equipos que permitan mejorar la rentabilidad y elevar los rendimientos por unidad de superficie. La nutrición es un pilar de la producción, en la que se invierte gran porcentaje de los costos de producción; por lo cual, es esencial suministrarla en el momento, lugar, cantidad y forma adecuados. El arándano es una especie poco demandante de nutrimentos comparada con otras especies frutales como el manzano, incluso se ha reportado un adecuado crecimiento y fructificación en suelos con una baja fertilidad. Sin embargo, en cultivos comerciales la aplicación regular de nutrimentos es necesaria.

Muestreo y análisis de suelo

Para lograr buenas producciones en el cultivo de arándano se necesita que converja una diversidad de factores, lo cual inicia con un buen diagnóstico de la fertilidad del suelo. El adecuado diagnóstico de los niveles de nutrimentos que contiene el suelo también dependerá de un adecuado muestreo. El muestreo de

Frutos de arándano maduros antes de ser cosechados.

Figura 1. El arándano es un cultivo poco demandante de nutrimentos.

Fuente: Intagri, 2016.

suelo debe realizarse hasta una profundidad de 45 a 60 cm. Es importante que previo a tomar la muestra del terreno se retire el mantillo para evitar un error mayor al momento de evaluar la fertilidad del suelo. Es necesario tomar una muestra compuesta de suelo por cada unidad de muestreo (área homogénea en características e historial de aplicaciones y cultivos), cada muestra estará compuesta por varias submuestras. Al momento de mandar a analizar la muestra es importante comprobar la calidad de los procedimientos analíticos del laboratorio que se encargará de ello, con la finalidad de que nos muestre un panorama real del estado de fertilidad que tiene el suelo (ver más). Es indispensable que el muestreo y análisis del suelo sea previo a la fertilización. A partir de un buen análisis de suelo y con base en la extracción nutrimental del cultivo se podrá determinar la cantidad de nutrimentos necesarios para lograr un alto rendimiento del arándano, así como la necesidad o no de enmiendas al suelo. Se recomienda hacer un análisis del suelo previo a la plantación, y a menos que se esté corrigiendo un problema, el análisis de suelo será cada 2 o 3 años.  La toma de la muestra debe ser en la misma época del año para que los resultados sean comparables.

Análisis foliar

Es una técnica de diagnóstico del contenido mineral de las plantas como indicador de su situación nutricional y/o fisiológica asociada al logro de altos rendimientos y mejores características de calidad de la fruta, en relación con el grado de abastecimiento y disponibilidad nutricional del suelo o sustrato. Este análisis no sustituye al análisis de suelo sino que lo complementa y generalmente se realiza también para afinar el programa de nutrición del cultivo, sobre todo cuando se tiene un cultivo de arándano ya establecido. La hoja a muestrear es aquella más reciente madura, que en arándano suele ser la cuarta a sexta hoja contando desde el ápice en las ramas laterales del año. La muestra de hojas debe estar compuesta de 50 hojas y se realiza durante la fructificación, específicamente en las primeras dos semanas de la cosecha.

El pH del medio de cultivo

El arándano es una especie que está adaptada a pH ácidos, reportándose en la mayoría de las veces 4.5 a 5.5. Sin embargo, en los últimos años se han reportado buenas producciones a pH de 6.0 a 6.5 (ver más). El pH del suelo debe corregirse antes de establecer la plantación en explotaciones orgánicas, ya que es difícil manipular drásticamente el pH del suelo con cal o azufre una vez se ha establecido el cultivo. La cantidad de azufre elemental (para bajar pH) o cal (para subir pH) dependerá del pH inicial, el tipo de suelo y el pH que se quiera alcanzar.  El pH elevado en los suelos suele causar problemas de deficiencia de hierro, lo cual puede solventarse parcialmente utilizando quelatos de hierro. La fertilización con fuentes orgánicas baja el pH más lentamente que fuentes fertilizantes de síntesis química.

Extracción nutrimental del cultivo

Al momento de elaborar un programa de fertilización del cultivo deben contemplarse la cantidad de nutrimentos que salen en la fruta cosechada, en la madera de las podas y la que usa la planta para su crecimiento. En investigaciones realizadas se ha observado una variación significativa en la extracción nutrimental entre cultivares, pero que es más dependiente del rendimiento. En el Cuadro 2 se presenta la extracción de nutrimentos por la fruta y por la madera desechada durante la poda.

Cuadro 1. Niveles de nutrimentos en análisis foliar del cultivo de arándano.

Fuente: Castellanos, 2016.

Nutrimento

Unidades

Muy Bajo

Suficiente

Muy Alto

Nitrógeno

%

< 1.10

1.40-2.20

> 2.60

Fósforo

< 0.08

0.11-0.17

> 0.35

Potasio

< 0.60

0.70-1.00

> 1.40

Calcio

< 0.30

0.40-0.60

> 1.00

Magnesio

< 0.10

0.16-0.21

> 0.29

Azufre

< 0.05

0.10-0.15

> 0.25

Hierro

mg/kg

< 40

120-250

> 420

Cobre

< 2

5-20

> 250

Manganeso

< 15

70-200

> 450

Zinc

< 5

17-30

> 65

Boro

< 12

27-40

> 75

 

Cuadro 2. Extracción nutrimental del arándano considerando fruta cosechada y residuos de poda.

Fuente: Strik y Bryla, 2015.

Parte removida

Macronutrimentos (Kg)

N

P

K

Ca

Mg

S

Fruta (por tonelada cosechada)

0.59-1.04

0.045-0.13

0.36–0.77

0.045-0.09

0.022-0.045

0.027-0.09

Podas (por hectárea)

15.69

1.68

7.28

3.36

1.01

1.23

Parte removida

Micronutrimentos (g)

B

Cu

Mn

Zn

Fe

Fruta (por tonelada cosechada)

0.57-0.85

0.28-0.57

1.13-2.83

0.28-1.13

1.41-2.83

Podas (por hectárea)

14

35

847.28

35

77.02

 

Fuentes fertilizantes

El uso de estiércoles frescos no se recomienda como fertilizante en el cultivo de arándano. La emulsión de pescado o la harina de plumas son buenas fuentes de nitrógeno, las cuales también contiene otros nutrientes como fósforo o potasio. Las fuentes orgánicas de nutrientes son diversas, por lo cual es necesario que antes de aplicar cualquier material se analice su composición mineral, además de conocer su pH. Muchas de las fuentes fertilizantes suelen tener bajas concentraciones de elementos minerales y deben emplearse en combinación con otras, de manera tal que satisfaga las necesidades de nutrimentos del cultivo. También es importante que los productos empleados estén certificados para su uso en la agricultura orgánica.

Momento de aplicación de los fertilizantes

De acuerdo con distintos autores la fertilización en arándano bajo un sistema de producción orgánica se realiza a inicios de la floración y se concluye hasta finales de junio si se emplean fertilizantes líquidos bajo un régimen de aplicación. En el caso de aplicar fertilizantes sólidos la cantidad recomendada deberá distribuirse en 1 o 2 aplicaciones antes de florecer o entre antes de florecer y principios de junio.

Manejo de la nutrición

Una vez se establece el cultivo de arándano el suministro de nitrógeno es la más grande preocupación en la producción orgánica seguido del potasio. Las recomendaciones de fertilización están basadas sobre análisis foliares. Los fertilizantes orgánicos son generalmente menos solubles que los inorgánicos, por lo cual se sugiere su aplicación de 1 a 4 semanas antes de la fecha programada para fertilizantes solubles.

Nitrógeno. Generalmente todo el nitrógeno en forma de amonio y del 25 al 50 % de nitrógeno orgánico estará disponible para la planta de arándano en el año de su aplicación. Asimismo, la dosis de nitrógeno deberá incrementarse entre un 50 a 100 % para los materiales orgánicos, dado que los microorganismos tienden a inmovilizar el nitrógeno.

Sin embargo, distintos autores afirman que a pesar de la lenta liberación de nitrógeno orgánico, el nitrógeno remanente de ciclos anteriores y que es liberado, puede resultar aproximadamente en la misma cantidad que el que se está aplicando. Para arándano highbush cultivado con mantillo o mulch (corteza de pino o aserrín generalmente), la cantidad de nitrógeno aplicado varía de 158 a 170 kg/ha en el año de establecimiento y de 238 a 257 kg/ha para los años subsecuentes. Esta cantidad se aplica en dos o tres aplicaciones.  En un estudio con plantas de vivero se comparó el manejo nutricional convencional y orgánico, empleando arándanos highbush y rabbiteye, donde se llegó a la conclusión de que es más difícil suministrar los nutrimentos en cantidades suficientes para el adecuado crecimiento usando formulaciones orgánicas, y es más recomendable el aporte constante y estable de bajas concentraciones de una mezcla balanceada de nutrimentos.

Potasio. El potasio es a menudo suministrado adecuadamente mediante la descomposición del mantillo o mulch. La aplicación de potasio puede realizarse mediante distintas formas minerales como sulfato de potasio-magnesio (langbeinita) o arenisca verde (greensand). La necesidad de un mayor suministro de este nutrimento y otros como fósforo, calcio o magnesio deberá determinarse por un análisis foliar o análisis del suelo.

Fertirrigación. La fertirrigación es una técnica muy empleada en la producción convencional de arándano, pero que actualmente se está adecuando para la producción orgánica empleando productos líquidos derivados de emulsiones de pescado, semillas o algas marinas. Es importante presurizar el sistema de riego antes de inyectar los fertilizantes orgánicos, además de dar el riego posteriormente para asegurarnos de lavar bien el sistema. También los productos líquidos a base de algas marinas o emulsiones de pescado son utilizados para su aplicación foliar ante condiciones de estrés.

Raíz de arándano.

Figura 2. Las micorrizas pueden ayudar en la en asimilación de nutrimentos como el fósforo.

Fuente: Intagri, 2016.

La incorporación de cultivos de cobertera (especies leguminosas generalmente), turba, composta, harina de pescado, humus y estiércoles ricos en nitrógeno promueven el crecimiento y desarrollo de los microorganismos benéficos del suelo y no suponen un daño en la asociación simbiótica de los hongos endomicorrízicos con el sistema radical del arándano. Dichos organismos se encargan de descomponer la biomasa de estos materiales e indirectamente liberan nitrógeno, fósforo, potasio y otros nutrimentos disponibles para las plantas a través de la rizósfera del cultivo.

Micorrizas ericoides

Estos hongos simbióticos tienen la capacidad de mejorar la absorción de nitrógeno y fósforo inorgánico y utilizar las sustancias orgánicas o insolubles de estos mismos elementos en el suelo. Estos hongos también son capaces de asimilar y transferir tanto amonio (NH4+) como nitrato (NO3-) a la planta. Además de que pueden utilizar compuestos como péptidos, proteínas, aminoácidos y polímeros (quitina y lignina) para transferir nitrógeno a la planta. Las micorrizas también transfieren nitrógeno y carbono a la planta cuando se utilizan fuentes orgánicas de nitrógeno. La colonización de estos hongos en arándanos highbush es mayor en las raíces más finas (raíces absorbentes) que en las de diámetro superior a los 50 micrómetros. Asimismo, se ha encontrado grandes variaciones en los niveles de infección del hongo dependiendo del cultivar, con una mayor colonización en los primeros 15 cm del perfil del suelo.  La inoculación en vivero de este hongo permite que se incremente el nivel de colonización cuando se establece. La colonización se reduce al incrementar la cantidad de fertilizante o enmiendas con materiales orgánicos (aserrín en descomposición o turba).

Cita correcta de este artículo

INTAGRI. 2018. Manejo Orgánico de la Nutrición en el Cultivo de Arándano. Serie Frutillas. Núm. 22. Artículos Técnicos de INTAGRI. México. 5 p.

Fuentes consultadas

  • Fernandez, S. J. 2017. Nutrient Management for Organic Berry Production. En 2017 Organic Crops Section. North Willamette Horticulture Society. EE. UU.
  • Castellanos, J. Z. 2016. Fertirrigación en Berries. En Curso Producción de Berries en Sistemas Intensivos”. Intagri. México.
  • Strik, B.; Bryla, D. 2015. Nutrient Management of Blueberry–Assessing Plant Nutrient Needs and Designing Good Fertilizer Programs. Osu Blueberry School. Oregon State University. EE. UU. 79-93 p.
  • Retamales, J. B. y Hancock, J. F. 2012. Blueberries. Crop Production Science in Horticulture Nº 21. CAB International. Reino Unido. 323 p.

Redes Sociales:

https://www.intagri.com/cursos/diplomados/diplomado-internacional-en-cultivos-de-berries/programa#sthash.JPwIju2C.dpbs
Se prohíbe la reproducción total o parcial de este documento sin previa autorización de Intagri, S.C.

Artículos Relacionados


Funciones del Calcio (Ca) en la Nutrición de los Cultivos

Funciones del Calcio (Ca) en la Nutrición de los Cultivos

En la producción de cultivos un aporte nutricional completo contempla la adición de calcio, ya que las deficiencias de este nutriente en los vegetales provoca: mal desarrollo radical, desarrollo anormal de hojas y enrollamientos, deformación y falta de tamaño de frutos, pudrición apical o blossom end rot, depresión amarga o bitter pit, rajado de frutos, mala vida de anaquel y frutos aguados.

8624 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


¿Cuánto Contribuye la Agricultura al Calentamiento Global?

¿Cuánto Contribuye la Agricultura al Calentamiento Global?

¿Cuánto contribuye la actividad agrícola a las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI)? Es una pregunta importante, pero cuya respuesta varía según la fuente. Las estimaciones de la contribución total de GEI de todas las actividades agrícolas en el planeta pueden alcanzar hasta el 51 por ciento.

1552 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Bioestimulación del Sistema Radical para Mantener la Relación Aérea-Radicular

Bioestimulación del Sistema Radical para Mantener la Relación Aérea-Radicular

El uso de herramientas del tipo bioestimulantes para regular y mantener un sistema radicular adecuado al cultivo y sus necesidades, es una práctica efectiva para ello e incluye a hormonas, aminoácidos, húmicos, microorganismos y otros.

4730 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Comentarios

Aún no hay comentarios sobre el artículo