Crecimiento Vegetativo y Crecimiento Generativo en Tomate


https://mexicoinfoagroexhibition.com/

Autor: Equipo Editorial INTAGRI

El objetivo principal para cualquier productor de tomate bajo invernadero es el de maximizar la productividad y longevidad de sus plantas para producir altos rendimientos por el mayor tiempo posible. Una planta de tomate bien manejada puede producir frutos hasta por más de nueve meses, pero para maximizar la productividad y longevidad se debe tener un cuidadoso balance entre el crecimiento vegetativo y generativo durante todo el ciclo de cultivo. Para lograr el balance del cultivo se requiere el monitoreo constante del crecimiento de la planta, observando el desarrollo de tallos, hojas, flores y frutos.

Plantas con crecimiento vegetativo

Las plantas que gastan la mayor parte de su energía en el crecimiento de sus hojas y tallos son llamadas vegetativas. Las plantas con crecimiento vegetativo no logran producir suficientes frutos para lograr una alta producción. Estas plantas tienen hojas grandes, gruesas y de color verde oscuro, tallos gruesos, entrenudos largos, cabezas fuertes, poca producción de frutos, desarrollo lento de los frutos, racimos largos, delgados y doblados hacia arriba, flores de color amarillo claro, abren pobremente y se forman lejos de la cabeza, con sépalos que no se separan. Al establecer el cultivo de tomate se pone énfasis en el crecimiento vegetativo de la planta para que se establezca con hojas y tallos relativamente grandes y gruesos. Este crecimiento es importante al inicio del cultivo para establecer la suficiente superficie fotosintética para que la planta produzca azucares, que posteriormente serán utilizados en la producción de frutos. Una vez que la planta cuenta con suficiente superficie foliar es momento de cambiar a la planta hacia un estado de crecimiento más generativo.

Plantas con crecimiento generativo

Las plantas que gastan más energía en el crecimiento de los frutos son llamadas generativas.  Plantas con demasiado crecimiento generativo tendrán una pobre producción de frutos por no contar con la suficiente superficie foliar que produzca los azucares que requieren los frutos para su crecimiento. 

Características de plantas vegetativas y plantas generativas

Figura 1. Identificación de plantas con crecimiento vegetativo vs plantas con crecimiento generativo.

Foto: Blok et al., 2019.

Este tipo de plantas tienen hojas pequeñas, abiertas y de color verde claro, tallos delgados, entrenudos cortos, cabezas débiles, intensa floración, flores pequeñas de color amarillo oscuro que se forman cerca de la cabeza y abren rápida y uniformemente dentro de los racimos, racimos cortos y gruesos, desarrollo rápido de los frutos y posiblemente una gran carga de frutos. En este tipo de crecimiento, los azucares formados por la planta son transferidos a la flor para la posterior formación del fruto. De esta forma la planta es capaz de producir más frutos y de mayor tamaño.  

Balance del crecimiento vegetativo y el crecimiento generativo

El balance entre el crecimiento vegetativo y generativo es importante para que ninguno domine totalmente sobre el otro. Este balance permite una cosecha continua de frutos, manteniendo un buen crecimiento de los frutos y un crecimiento vegetativo constante. Cuando las plantas de tomate comienzan a formar frutos, se busca que la planta sea capaz de hacer un crecimiento más generativo o más vegetativo, dependiendo de la velocidad de crecimiento. El direccionamiento entre un tipo de crecimiento y otro puede llevarse a cabo cambiando ciertos factores ambientales, nutricionales e hídricos. No obstante, al momento de realizar algún cambio se deberá hacer solamente con uno o dos factores a la vez y esperar a evaluar los resultados deseados. Si los cambios no dan la respuesta esperada, se deberá seguir ajustando el manejo. Dirigir al cultivo hacia un crecimiento generativo promueve que la planta asigne su energía en la producción de frutos, mientras que para dirigirla hacia un crecimiento vegetativo deberá la planta dedicar su energía en la producción de biomasa no fructífera, como tallos y hojas. La cantidad de energía para dirigir a la planta hacia un crecimiento generativo es mayor que la requerida para un desarrollo vegetativo. Cuando las condiciones empujan a las plantas en una dirección, el productor debe dirigirlas en la dirección opuesta para mantenerlas en balance. La mejor indicación del balance de la planta es el grosor de la cabeza de la planta y no la carga de frutos.

Direccionamiento del crecimiento

Dirigir el cultivo de tomate hacia un crecimiento generativo podría parecer más ventajoso para producir altos rendimientos, aunque en realidad el cultivo se quedaría sin energía rápidamente sin un balance adecuado de crecimiento vegetativo que le proporcione al cultivo la oportunidad de recargar energía para sostener el crecimiento y productividad durante todo el ciclo. Dirigir demasiado al cultivo de tomate hacia un crecimiento generativo hará que las plantas sean más pequeñas y susceptibles a roturas, enfermedades y estrés. Por el contrario, dirigir al cultivo hacia un crecimiento vegetativo generará que las plantas crezcan en exceso y que gran parte de su energía se dirija a las ramas laterales improductivas y a las hojas en lugar de la fruta. Para evitar desbalances entre un crecimiento generativo y vegetativo es crucial observar cuidadosamente el crecimiento del cultivo y ajustarlo cuando sea necesario. El productor o técnico deberá familiarizarse con las características vegetativas o generativas de las plantas y modificar el ambiente, nutrición, riego y manejo para obtener los resultados deseados.

Existen muchas guías y recursos que brindan recomendaciones detalladas sobre cuando y como dirigir un cultivo exactamente. Sin embargo, en términos simples se debe dar estrés al cultivo para dirigirlo a un crecimiento generativo y eliminar dicho estrés lo conducirá hacia un crecimiento vegetativo. Por ejemplo, para pasar de un crecimiento vegetativo a uno generativo, el productor podría aumentar la temperatura promedio de 24 horas, aumentar el tiempo entre cada riego, aumentar la C.E. del riego, incrementar la diferencia entre las temperaturas del día y la noche o incrementar la tasa de enfriamiento entre el día y la noche. Cada uno de estos cambios provocarán un estrés en la planta y por lo tanto la planta destinará más energía para la producción de frutos.

La poda de flores, frutos, hojas y brotes axilares también podría considerarse una forma de dirigir el cultivo hacia un crecimiento generativo, ya que reduce la energía total que se destina a la biomasa no relacionada con el rendimiento. Otra práctica común para direccionar el cultivo es el ajuste en el programa de nutrición. Al principio se utiliza menos nitrógeno para conducir al cultivo de tomate hacia un crecimiento generativo, pero a medida que las plantas comienzan a fructificar la concentración de nitrógeno aumenta, al igual que el calcio y el potasio, para satisfacer las mayores demandas de nutrimentos de las plantas.

 

 Cuadro 2. Parámetros para cambiar la tendencia de crecimiento en plantas de tomate.

 Fuente: Resh, 2013 y Blok et al., 2019.

Parámetro

Tendencia vegetativa

Tendencia generativa

Riego: Duración y frecuencia

Más cortos y más frecuentes

Más largos y menos frecuentes

Inicio de riego

Más pronto

Más tarde

Fin de riego

Más tarde

Más pronto

Lixiviación

Más lixiviación, C.E. disminuye

Menos lixiviación, C.E. sube

C.E. en el sustrato

Baja

Alta

C.E. del riego (2.5 a 4 dS/m)

Más baja

Más alta

Contenido de agua en sustrato

Más alto

Más bajo

Déficit de humedad

Más bajo

Más alto

Temperatura (T°)

Temperaturas templadas

Temperaturas cálidas o bajas

Diferencia de T° día/noche

Menor

Mayor

Velocidad: Cambio de T° día/noche

Lento

Rápido

T° de raíz con respecto a la cabeza

Mayor

Menor

Humedad relativa

Alta

Baja

CO2 (350 a 1000 ppm)

Menos

Más

Nutrición

Altos contenidos Ca, NO3 y NH4

Altos contenidos K y SO4

Poda de hojas jóvenes

No realizar

Realizar

Poda de racimos

Más (4 frutos)

Menos (5 a 6 frutos)

Descarga (cosecha de frutos)

Realizar

No realizar

 

Los productores y técnicos normalmente se centran por completo en el crecimiento vegetativo hasta los primeros frutos o hasta que la cosecha tenga un cierto tamaño, después de este punto buscan maximizar el crecimiento generativo y, por lo tanto, los rendimientos; sin embargo, será necesario reconducir el cultivo hacia la etapa vegetativa si el cultivo comienza a mostrar deficiencias de nutrientes, crecimiento lento de la planta, producción reducida de frutos, frutos más pequeños o si el productor o técnico decide aumentar la densidad del cultivo, lo cual es un gran estrés para el planta. En general, una vez que se determina que el cultivo está listo para ser direccionado, es importante hacer cambios graduales para ver cómo reacciona el cultivo, luego continuar o dirigirlo en la otra dirección si es necesario. Cuanto más se incline el cultivo en una dirección, más difícil será volver al equilibrio.

El direccionamiento del cultivo de tomate es un proceso delicado que requiere que el productor o técnico  vigile muy de cerca el crecimiento de las plantas en todo momento. Cuanto mejor comprenda su cultivo de tomate, mejor podrá controlar su crecimiento. Si bien este nivel de atención requiere tiempo y esfuerzo, los resultados pueden tener un gran impacto en los rendimientos y la longevidad de la cosecha de tomate.

Si deseas aprender más sobre este tema, así como aspectos relacionados al manejo del cultivo,  nutrición, el riego, plagas y enfermedades del cultivo no puedes perderte la oportunidad de participar en el Curso Intagri sobre Producción de Tomate, el cual se llevará a cabo del 12 al 14 de mayo en Tulancingo, Hidalgo. Mayores informes e inscripciones escriba aquí.

Cita correcta de este artículo 

INTAGRI. 2022. Crecimiento Vegetativo y Crecimiento Generativo en Tomate. Serie Horticultura Protegida, Núm. 46. Artículos Técnicos de INTAGRI. México. 4 p.

Literatura consultada

  • Resh, H. M. 2013. Hydroponic Food Production: A Definitive Guidebook for the Advanced Home Gardener and the Commercial Hydroponic Grower. Florida: CRC Press. 511 p.
  • Chaudhary, G. N.; Mirza, M. 2012. Greenhouse Pepper Production Economics. En Russo, V. M (ed.). Peppers: Botany, Production and Uses. CABI. Londres, Reino Unido. 255-269 p.
  • Gagne, C.; Kovach, D.; Mattson, N. S. 2021. Learn the Basics of Greenhouse Tomato Crop Steering. GREENHOUSE GROWER.
  • Nederhoff, E., & Houter, B. 2009. Plant Management: For Generative or Vegetative Steering. Practical Hydroponics & Greenhouses. 51-54 p.
  • Blok, C.; Brunsting, M.; Van Os, E.; Alamayreh, D.; Hasan, A. 2019. Plant Data: Generative & Vegetative Growth. Jordan Hydroponic Agriculture and Employment Development Project: Experiences 2018 – 2019. N° 6.  2 p.
  • Muñoz, R. J. J. 2009. Manejo del Cultivo de Tomate en Invernadero. En Castellanos, J. Z. (Ed), Manual de Producción de Tomate en Invernadero. INTAGRI. Celaya, México. 45-92 p.

Redes Sociales:

Se prohíbe la reproducción total o parcial de este documento sin previa autorización de Intagri, S.C.

Artículos Relacionados


Factores para el éxito en la producción de semilla de maíz

Factores para el éxito en la producción de semilla de maíz

La semilla de maíz proporcionada a los agricultores posee características genéticas mejoradas, como el alto potencial de rendimiento y combinaciones de caracteres únicas para combatir las enfermedades y condiciones adversas en el cultivo. Sin embargo, la calidad de la semilla híbrida depende fundamentalmente de los métodos de producción que se utilicen en campo, los cuales deben cumplir con normas que garanticen la calidad y la implementación de un manejo agronómico apropiado.

1216 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Monitoreo del Crecimiento en Tomate

Monitoreo del Crecimiento en Tomate

Para lograr un alta productividad y longevidad del cultivo de tomate es necesario que se encuentre en balance entre su crecimiento vegetativo y generativo. Para lograr el balance del cultivo, se requiere el monitoreo constante del crecimiento de la planta. Al saber “leer” a la planta con datos objetivos y cuantificables se puede determinar en una etapa del cultivo si las plantas están en balance, demasiado vegetativas o demasiado generativas.

1654 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Exigencias Climatológicas en la Vid

Exigencias Climatológicas en la Vid

La planta de vid es originaria de una zona de clima templado, es decir, con las cuatro estaciones del año bien marcadas. A través de los tiempos la Vid adaptó sus mecanismos y así, lograr pasar una estación muy adversa para sus tejidos más blandos (toda la parte verde del vegetal que se llama canopia). Así la planta durante el otoño tiene que “endurecerse”, tirar las hojas, acumular energía y nutrientes en troncos y raíces y “abrigarse” para pasar el invierno, hasta que vuelvan mejores condiciones de temperaturas para que se reinicie su ciclo.

342 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Para realizar un comentario tienes que iniciar sesión

Comentarios

Aún no hay comentarios sobre el artículo