Cultivo de Granada (Punica granatum L)


https://mexicoinfoagroexhibition.com/

Autor: Equipo Editorial INTAGRI

El granado (Punica granatum L) es la planta que da los frutos conocidos como granadas, y es originario del Medio Oriente. En la actualidad está distribuida en regiones tropicales y subtropicales de todo el mundo. Este cultivo muestra ventajas competitivas al poder desarrollarse en zonas áridas, además de que requiere pocos cuidados y tiene buena adaptabilidad a diversas condiciones de suelos. En México la importancia recae en las propiedades que se han reportado en estudios recientes, los cuales destacan el alto contenido de antioxidantes presentes en hojas, cáscaras y semillas. La producción anual de granada en México es de poco más de ocho mil toneladas y se cosecha principalmente en el estado de Guanajuato, Hidalgo y Jalisco. 

Requerimientos edafoclimáticos

El clima que más favorece al granado es el subtropical, donde el periodo de temperaturas altas coincide con la época de maduración de los frutos. El árbol no suele resistir temperaturas bajas, es especialmente sensible a heladas tardías en la etapa vegetativa y cuando está en floración. Solo algunas variedades Chinas y del Turquestán más rústicas soportan temperaturas  muy bajas.

En cuanto al suelo la granada se adapta a una amplia gama de suelos, sin embargo le gustan los suelos profundos, no es tan sensible a los excesos de humedad, pues incluso a nivel moderado, suelen favorecer su desarrollo. El suelo ideal debe ser ligero, permeable, profundo y fresco. Es tolerante a la alcalinidad y a la acidez del suelo, se adapta a diversos niveles de pH, además de ser tolerante a la sequía y a la salinidad. En cultivos sin riego, la sequía en el momento de la floración puede provocar la caída de la flor y reducir la cosecha al mínimo. En cultivos con riego excesivo o en zonas muy lluviosas, se puede generar agrietamiento de las frutas.

Densidades y Plantación

La mejor época de plantación es entre los meses de febrero y marzo. La copa del árbol adulto puede llegar a cubrir hasta los 3 metros de diámetro, para una huerta mecanizada se recomienda distancia entre hileras de 4.5 a 5 m, la distancia entre plantas puede variar entre 2.5 y 3 m. dependiendo de la distancia de plantación se necesitarán entre 880 y 740 plantas.

Tamaño de raleo en granado

Figura 1. El raleo se puede realizar cuando los frutos tengan aprox. 3 cm de diámetro.

Foto Intagri

Algunos autores han reportado que las plantaciones de altas densidades han demostrado tener mayores problemas de emboscamiento, que requieren podas severas y por consiguiente remover tallos productivos y pérdidas en el rendimiento.

Manejo de las Podas

  • Poda de formación; existen dos variantes en la poda, ya que puede ser conducción a tallo único y conducción a tallo múltiple, donde se dejan de 3 a 5 tallos por árbol, eliminando el exceso de tallos o chupones desde la base el árbol. En ambos casos el retirar los chupones es una práctica común que se realiza durante todo el año. El manejo a tronco único exige más cuidado y despuntes de ramas cada año. En el sistema de tallo múltiple se seleccionan de 3 a 5 chupones en el segundo año, estos formarán la estructura productiva del árbol y se eliminarán periódicamente los chupones restantes. Este sistema favorece la formación de troncos fuertes que soportan  sin dificultad el peso de la fruta, además de que la fruta tendrá mejor exposición a la luz, mejorando la coloración y reduciendo la pudrición de los frutos.
  • Poda de rejuvenecimiento: se realiza con el fin de renovar la planta, se poda cuando se observa que ha bajado la produccion. Se escalona en tres años aproximadamente y se consigue una renovación total de las ramas. El mejor momento de la poda es a finales del invierno antes de que los cogollos se rompan, pero después de que haya pasado el riesgo de las heladas. Se pueden podar retoños y otras ramas pequeñas poco productivas a medida que aparezcan durante la temporada de crecimiento, si el árbol se mantiene adecuadamente solo debe requerir podas anuales ligeras.
  • Poda de fructificación; consiste en un simple aclareo de ramas que se entrecruzan a causa de la gran cantidad que aparecen cada año. Se deben cortar los brotes crecidos en el año, además si se tiene la necesidad de eliminar alguna rama rota o atacada por enfermedad. En este caso habría que elegir uno de los brotes que por su posición puedan sustituir la rama rota o enferma.
  • Raleo: Como poda de verano se recomienda despejar periódicamente (3 a 4 veces por temporada) el entorno directo del fruto durante su periodo de crecimiento, eliminando brotes vecinos que puedan producir daño. El raleo de los frutos nos permitirá eliminar la competencia entre frutos ya que es ideal dejar un solo fruto por nudo; se deben eliminar los frutos tardíos que no alcanzarán buen calibre y que en muchos casos no llegan a la madurez. El raleo se debe realizar con tijeras cuando los frutos tienen una diámetro de 3 cm aproximadamente y debe repetirse esta actividad cada 2 o 3 semanas hasta conseguir uniformizar los frutos en el árbol. Cabe señalar que la carga excesiva genera un aumento en la incidencia de partiduras de frutos.

Fertilización

El cultivo no es tan exigente en cuanto al aporte de nutrientes, a la caída de la hoja  es el momento óptimo para aportar abonos fosfatados y potásicos, mientras que al entrar en la etapa vegetativa los fertilizantes nitrogenados darán buen resultado. En arboles recién plantados se pueden aplicar estiércoles y distribuirse en una banda a la largo de la hilera de plantación, la cual se cubrirá con la tierra. Si se aplica después de plantar, entonces el abono se debe esparcir en dos bandas separadas de 20 a 30 cm aprox. a pie del árbol, cubriéndose con tierra.

En árboles de 2 a 3 años de edad se sugiere aplicar urea en los meses de mayo y julio, incorporándose al suelo antes de regar o bien se puede usar sulfato de amonio e incorporarlo en las mismas fechas. Se suelen realizar aportaciones de quelatos de hierro en el caso de tener suelos con elevado contenido de carbonatos de calcio.

Se debe tomar en cuenta que el exceso de nitrógeno en árboles jóvenes suele ser perjudicial, ya que provoca formaciones muy largas y débiles, que por su propio peso pueden quedar arqueadas en exceso y en algunas ocasiones puede producir la rotura del nuevo racimo.

Manejo de la clorosis férrica del granado

La deficiencia de fierro es la causa más común del amarillamiento de las hojas o clorosis. En algunos frutales cuando la deficiencia es extrema, los árboles pueden llegar a morir, en el caso de la granada solamente mueren los tallos principales, la planta forma chupones, con los cuales puede regenerarse. Las causas más comunes de clorosis férrica son los suelos de drenaje pobre, compactados, alcalinos o calcáreos y árboles con raíces dañadas y escasas, insuficientes para una absorción adecuada.

Medición del daño por golpe de sol

Figura 2. Esquema de medición del daño por golpe de sol a nivel epidermis

Foto: Díaz, 2012

Se pueden realizar algunas prácticas culturales con el fin de mejorar la estructura y aireación del suelo, como el barbecho profundo, así como el cincelado, la aplicación de residuos orgánicos y el control del riego evitando estos sean pesados, estas prácticas deben ir complementadas con aplicaciones de fierro ya sea al suelo o a las hojas directamente. Cuando las condiciones del suelo no son propicias para una buena absorción de hierro, se puede usar como estrategia la fertilización foliar.

Golpe de sol, principal fisiopatías en granado

El golpe de sol sin duda se puede decir que es uno de los mayores problemas en la producción de este fruto. Se produce por la exposición del fruto a la radiación solar directa, lo que genera un aumento de la temperatura del tejido expuesto, donde se desarrollan manchas pardonegruzcas, este daño afecta también a los arilos ubicados bajo la zona dañada y presentan una menor pigmentación roja. Este daño es la principal causa de descarte de fruta para la exportación pudiendo afectar al 30 – 40% de la fruta cosechada.

Existen diferentes estrategias para reducir la incidencia del golpe de sol en granada: ralear los frutos ubicados en la parte alta de las plantas, utilizar variedades cuyos frutos desarrollen color rojo tempranamente y/o aplicar métodos que reduzcan la incidencia de radiación solar directamente sobre los frutos, para lo cual se pueden usar las mallas de sombreo. Algunos estudios realizados en España en diversas variedades de granada han demostrado que el uso de mallas de sombreo han sido uno de los mejores métodos para evitar el golpe de sol en los frutos, recomendando desplegar las mallas de 2 a 3 semanas luego del cuajado del fruto y retirarlas 3 semanas antes de la cosecha.

Cita correcta de este artículo

INTAGRI. 2022. Producción de Granada. Serie Fitosanidad, Núm. 85. Artículos técnicos de INTAGRI. México. 5 p.

Literatura consultada

  • Franck, N. 2019. Manual Básico para el Cultivo de Granado. Centro de Estudios de Zonas Áridas, Departamento de Producción Agrícola. Universidad de Chile. 12 p.
  • Mondragón, J.C.; Juárez, C. S. 2016. Guía para Producción de Granada Roja en Guanajuato. Instituto Nacional de Investigaciones Forestales Agrícolas y Pecuarias. 26 p.
  • Torres, T. R.; Mejía, C.A.; García, H.N. 2000. Índices Agroclimáticos Guanajuato. Instituto Nacional de Investigaciones Forestales Agrícolas y Pecuarias. 111 p.
  • Gutierrez, N. 2014. Granado. SADER-Agricultura y Desarrollo del Estado Rural. 5 p
  • López, G. M. Y.; Moreno, V. A. 2015. El Granado: Variedades, Técnicas de Cultivo y Usos. Ediciones Paraninfo. Madrid, España. 16 p.
  • Tupa, B. D. H. 2014. Enraizamiento de Estacas de 4 Variedades de Granado (Punica granatum L.) con 2 Fuentes  de Auxinas en Diferentes Concentraciones. Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa, Perú. 52p
  • Díaz, S. I. A. 2012. Evaluación de tres Métodos para el Control del Golpe de sol en Frutos de Granado (Punica granatum L.). Facultad de ciencias Agronómicas. Universidad de Chile. 53 p

Redes Sociales:

Se prohíbe la reproducción total o parcial de este documento sin previa autorización de Intagri, S.C.

Artículos Relacionados


Fertilización del Cultivo de Zanahoria

Fertilización del Cultivo de Zanahoria

La adecuada fertilización es uno de los principales pilares para lograr acceder al potencial productivo de los cultivos. En el cultivo de zanahoria cuando se utilizan híbridos en combinación con una fecha de siembra óptima y un programa de nutrición balanceado es factible obtener hasta 70 toneladas por hectárea de zanahoria comercial.

3389 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Plagas y Enfermedades  del Cultivo de Guayaba

Plagas y Enfermedades del Cultivo de Guayaba

Existen algunas plagas y enfermedades en el cultivo de guayaba (Psidium guajava) que representan serios problemas en diferentes regiones productoras, mermando rendimientos y disminuyendo la calidad de la fruta.

5517 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Fertilización del  Cultivo de Pitahaya

Fertilización del Cultivo de Pitahaya

La buena nutrición del cultivo de Pitahaya dependerá de la realización del análisis físico-químico del suelo, el cual ayudará a determinar con mayor precisión los nutrientes necesarios para la plantación. En las primeras etapas del crecimiento se recomienda la aplicación de fertilizantes con mayor contenido de nitrógeno, de tal manera que estimule el desarrollo de las raíces y el crecimiento vegetativo de la planta. En el segundo año generalmente las plantas de pitahaya inician la producción por lo que se sugiere aplicar fertilizantes con niveles similares de N-K-P por planta e ir aumentando el aporte de K. Se ha determinado que las plantas tienen mejor respuesta al N y al K que al P, y que el K es el elemento más requerido en mayor cantidad durante la producción.

8468 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Para realizar un comentario tienes que iniciar sesión

Comentarios

Aún no hay comentarios sobre el artículo