Complementos alimenticios como estrategias de alimentación para rumiantes en pastoreo


Octubre de 2018

Autor: Equipo Editorial INTAGRI

La dieta de los rumiantes se basa fundamentalmente en el uso del recurso pastizal, es una fuente alimenticia abundante y de bajo costo, el cual se encuentra sujeto a las variaciones climáticas y de manejo que inciden directamente sobre la cantidad y la calidad de los mismos.

La necesidad de evaluar la dieta base, los recursos alimenticios disponibles, el comportamiento de los animales en pastoreo, así como de los recursos complementarios en las unidades de producción, constituyen las herramientas básicas para un  aprovechamiento más eficiente de los sistemas de producción con rumiantes a pastoreo.

La complementación alimenticia, no se trata sólo de cubrir los requerimientos de los animales en la búsqueda de aumentar las respuestas productivas, sino de interacciones cada vez más complejas, donde el suministro de recursos alimenticios considera el valor nutricional y el momento y el tiempo de suplementación, juegan papel fundamental en la generación de la respuesta productiva, haciendo cada vez más importante económicamente el entendimiento de estas relaciones, para obtener respuestas satisfactorias en el manejo de los sistemas productivos con rumiantes.

Uno de los principales problemas de la ganadería es durante la época seca y de transición, cuando los pastos cubren insuficientemente los requerimientos de los animales, esta problemática junto a otros factores como los incrementos de precio en las materias primas para la fabricación de alimentos, mano de obra, el manejo inadecuado en cuanto a tamaño del potrero, rotación, fertilización, control de malezas, carga animal etc., afectan también la calidad del alimento, la frecuencia y el consumo, haciendo necesario establecer alternativas para la alimentación animal obtenidas localmente.

Los pastos en las regiones centroamericanas crecen rápidamente durante los periodos de lluvia y altas temperaturas; cuando el follaje es joven y verde contiene un elevado contenido de nitrógeno, carbohidratos solubles y mayor digestibilidad. El valor nutritivo de los pastos disminuye con la madurez y durante las épocas secas, el limitado alimento disponible es bajo en digestibilidad y nitrógeno.

El consumo es la variable más importante que determina el comportamiento animal; los rumiantes en pastoreo requieren de una constante suplementación de nutrientes con la finalidad de cubrir los requerimientos aunados a variabilidades ambientales, y las acordes a cada estado fisiológico. Una declinación en la disponibilidad del forraje resulta no solo en una disminución en la cantidad y calidad del material cosechado por el animal, si no también, potencialmente una depresión en la producción animal.

Para compensar una reducción en cantidad y calidad del alimento, el animal, aumenta la velocidad de cosecha y/o incrementa el tiempo de pastoreo, o bien empieza a consumir especies menos palatables. También se incrementa la capacidad del volumen ruminal, se incrementa el tiempo de retención para aumentar el tiempo de la digestión, aumenta la reducción del tamaño de partículas a través del incremento de la rumia por lo tanto la tasa de pasaje a través del rumen.

Uno de los efectos más importantes de la complementación es la reducción en la cantidad de tiempo que los animales dedican al pastoreo, sin reducción de la cantidad total de materia seca consumida, lo que tiene un importante efecto sobre el balance energético y es usado como una estrategia para incrementar la producción.

 
Efecto de la relación forraje-concentrado (F:C) sobre distintos parámetros de ganado lechero

TABLA1: Efecto de la relación forraje-concentrado (F:C) sobre distintos parámetros de ganado lechero. Fuente: UNMdP 2014.

 

Cuando se habla de suplementación se plantea el corregir factores referentes al forraje, estos factores pueden ser calidad y cantidad y en cada uno de ellos la estrategia de suplementación cambia.

Las variaciones en cuanto a proteína cruda de las pasturas se deben a cambios en las proporciones de hoja/tallo; la disminución en proteína con valores constantes de energía, determina la necesidad de suplementar proteína. De la misma manera, una disminución en la calidad de la pastura referente a la materia orgánica digestible (MOD), el valor de fibra neutro detergente (FND), o una baja disponibilidad de biomasa forrajera, generan un aumento en el tiempo de pastoreo y en la duración de la rumia, restringiendo el consumo de energía y aumentando los requerimientos por alimentación, trayendo en consecuencia un déficit en el balance energético del animal.  En estos casos, la suplementación con recursos fibrosos de buena calidad, aumentan la disponibilidad y el consumo de energía.

A medida que avanza la época seca y baja la disponibilidad, se deben aumentar los niveles de energía en el suplemento ajustados a la proteína requerida para disminuir la dependencia del animal a la pastura y cubrir sus requerimientos; funciona como una disminución de la carga, permitiendo una recuperación en el forraje mejorando su oferta en calidad y cantidad.

Estrategia de suplementación en ganado bovino

El manejo de los pastos y el rendimiento forrajero afectan la composición mineral de la planta y con ello la nutrición animal bajo condiciones de pastoreo. Cuando todo lo que se tiene para alimentar al ganado es pasto con baja calidad o residuos agrícolas, se necesita suplementación estratégica.

El factor nutricional, obliga la adecuación de los sistemas de producción y el uso de técnicas de manejo evaluando el aprovechamiento de otros recursos locales complementarios al pastoreo. Diversos tipos de complementos son empleados en la alimentación de los rumiantes como heno, ensilaje, excretas de animales, sales minerales, alimentos balanceados comerciales y alimentos balanceados elaborados en las explotaciones agropecuarias.

La suplementación estratégica, permite la eficiente utilización de recursos disponibles, tanto de la dieta base como del suplemento, contribuyendo al mejoramiento de los parámetros productivos y reproductivos de los rebaños en que es utilizada.

Es necesario conocer los requerimientos del animal y el valor nutritivo del forraje, para entonces estimar la deficiencia e intentar suplirla al menor costo, con ingredientes disponibles en la región.

Se consideran cuatro posibles tipos de suplemento: Energéticos, proteicos, minerales y suplementos voluminosos.

Energéticos- Generalmente se aporta por granos de cereales: sorgo, maíz, arroz, trigo, etc., melaza de caña, sebo, etc.

Proteicos.- Son los subproductos vegetales: pastas, tales como harina de semilla de algodón, soya, cártamo, linaza, girasol, etc.; subproductos animales como: harina de sangre, carne, pescado, etc.; fuentes de nitrógeno no proteico: urea, pollinaza, etc.

Vitamina A.- Aceite de hígado de pescado, forrajes verdes, maíz amarillo (con altos contenidos de caroteno) y productos comerciales.

Minerales.- Fórmulas minerales comerciales.

Es necesario tener en cuenta que existen diferencias importantes en la dinámica de la digestión cuando se comparan distintos alimentos como el ensilaje de grano húmedo, ensilaje de maíz o sorgo de planta entera, ensilajes de otras gramíneas y leguminosas o henos. Estas últimas suelen tener mayores variaciones en su composición química, alto contenido de fibra y fracciones indigestibles más elevadas.

Estos componentes, que tienen que ver con la dinámica de digestión, producen diferentes niveles de sustitución del forraje respecto del concentrado. Cuanto mayor sea la calidad de la pastura mayor deberá ser la degradabilidad efectiva del almidón del suplemento a utilizar, con el objetivo de lograr un balance de nutrientes adecuado en el sistema ruminal.

Para conocer más sobre el tema, no olvide inscribirse al Curso Internacional sobre el Uso de Recursos Forrajeros y Diseño de Alimentos para Rumiantes.

Cita correcta de este artículo

INTAGRI. 2018. Complementos alimenticios como estrategias de alimentación para rumiantes en pastoreo. Serie Ganadería, Núm. 07. Artículos Técnicos de INTAGRI. México. 5 p.

Fuentes Consultadas

  • Cardoza H. C. G.; Hernández C. L. B; Medrano G. N. A.; 2009. Evaluación de Bloques Multinutricionales en la alimentación de ganado de doble propósito en ordeño. Universidad de El Salvador. El salvador.
  • Herrera P.;  Birbe B.;  Colmenares O. 2014. La suplementación estratégica de rumiantes en condiciones de Sabanas. Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez. Venezuela.
  • INTA. UNMdP. 2014. Nutrición animal aplicada, EEA Balcarce del INTA y Facultad de Ciencias Agrarias, UNMdP. Argentina.

Redes Sociales:

Se prohíbe la reproducción total o parcial de este documento sin previa autorización de Intagri, S.C.

Artículos Relacionados


Nutrición proteica y energética en la alimentación del ganado

Nutrición proteica y energética en la alimentación del ganado

Los alimentos son los encargados de aportar al organismo toda la energía que necesita para llevar a cabo sus funciones productivas, reproductivas y poder mantenerse en perfecto estado. Los animales obtienen energía a partir de los lípidos, carbohidratos y proteínas; estas últimas son nutrientes esenciales que forman la estructura de los organismos y permiten su crecimiento y desarrollo. Generalmente en los sistemas de pastoreo, las dietas suelen presentar desbalances en las cantidades de energía, proteína y bajos contenidos de materia seca.

414 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Subproductos Agropecuarios en la Alimentación de Rumiantes

Subproductos Agropecuarios en la Alimentación de Rumiantes

La mejor estrategia para alcanzar una mayor productividad, consiste en establecer un programa de complementación alimenticia, utilizando los recursos materiales, humanos y financieros disponibles. Dado que la decisión de complementar representa un costo adicional al productor, se debe considerar la utilización de aquellos complementos que brinden la máxima respuesta productiva y económica.

938 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Preparados de Plantas y Minerales para el Manejo de Plagas y Enfermedades en la Agricultura Ecológica

Preparados de Plantas y Minerales para el Manejo de Plagas y Enfermedades en la Agricultura Ecológica

En este artículo encontraras recomendaciones en el uso de plaguistáticos vegetales y minerales con el objetivo de hacer un uso racional de estas ecotecnias buscando MANEJAR las plagas y no COMBATIRLAS, respetar las dosis, y emplear lo que se tenga al alcance, es decir, priorizar el uso de recursos locales.

13165 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Comentarios

Aún no hay comentarios sobre el artículo