Manejo de Enfermedades en Arándanos


Autor: Andrés France I.

Ing. Agrónomo, Ph. D.

Introducción

El arándano es una especie vigorosa, de rápido crecimiento y altos rendimientos, pero susceptible a varias enfermedades que pueden alterar su desarrollo, acortar su vida productiva y afectar la calidad y cantidad de fruta. La alta densidad de plantas que poseen los huertos y los altos niveles de nutrientes que se utilizan para mantener máximos niveles productivos, facilita el establecimiento y diseminación de enfermedades. Por consiguiente, es importante conocer las patologías de esta especie, de manera de prevenir que las enfermedades se establezcan y vuelvan improductivo el huerto. De hecho cualquier estrategia de control que se desea seguir pasa primero por el diagnóstico de la enfermedad; si no se conoce el problema no se puede aplicar una solución adecuada. A continuación se describen las enfermedades más comunes que afectan a este frutal.

Pudrición radicular (Phytophthora cinnamomi)

Síntomas: La enfermedad puede comenzar desde el vivero, donde se produce muerte de brotes, necrosis de la base de la estaca y falta de desarrollo radicular. En los huertos, los síntomas son clorosis y necrosis del borde de las hojas, follaje rojizo, defoliación, menor crecimiento y falta de vigor. Las plantas enfermas tienen mayor aborto floral y producen fruta más pequeña y ácida. El sistema radicular muestra necrosis parciales o extensivas de raíces secundarias, y que pueden progresar hasta dejarlas completamente negras, la corteza de la raíz se desprende con facilidad, exhibiendo un centro de tonalidades café oscura.

Ciclo de la enfermedad: La enfermedad se puede transmitir desde plantas enfermas de vivero o el inóculo puede estar en el suelo de la plantación o, incluso, llegar nadando con el agua de riego o inundaciones. El patógeno tiene la habilidad de producir esporas flageladas que se conocen como zoosporas, las que pueden nadar y dirigirse a las raíces y cuello de las plantas, si existen heridas se facilita la ubicación del huésped por parte de la zoospora. Los tejidos enfermos producen inóculo cada vez que se inunda el tejido, liberando nuevas zoosporas que nadarán en busca de un nuevo tejido susceptible. Los suelos pesados y las inundaciones favorecen la enfermedad.

Manejo: La principal medida es evitar que el agua inunde el cuello de las plantas, lo que significa plantar en camellones, controlar el exceso de agua de riego, no tener goteros que mojen el cuello de las plantas y buen drenaje. No utilizar plantas enfermas de vivero. El uso de fungicidas como metalaxil, mefenoxam o fosetil aluminio son alternativas de control, pero innecesarias si se evita el exceso de humedad. Además, hay que evitar las heridas causadas por insectos del suelo ya que favorecen la entrada del patógeno a la planta.

Síntomas de pudrición radicular

Figura 1. Síntomas de la pudrición radicular en huertos de arándano.

Fuente: France, 2019.

Armilariosis (Armillaria mellea)

Síntomas: Las plantas sufren un lento decaimiento, junto con clorosis del follaje. El cuello de las plantas se torna corchoso, la corteza se desprende con facilidad y bajo ésta se observan masas de micelios gruesos, de color blanco y dispuestos en abanicos, las que también pueden ser visibles hacia el interior de la corona. En las raíces primarias se producen rizomorfos de color negro, los que corresponden a micelios que se trenzan entre si hasta formar estructuras tipo cordones, y la cual es utilizada por el hongo para colonizar plantas nuevas.

Ciclo de la enfermedad: La enfermedad se presenta en diversa especies forestales y frutales. La principal forma de diseminación es a través de los rizomorfos, los que se pasan desde una raíz enferma a las sanas y desde árboles circundantes a la plantación o entre plantas dentro del huerto, estos rizomorfos son muy difíciles de controlar. Las plantas afectadas no tienen control y terminan muriendo, por lo cual se debe dar énfasis a la prevención. Al morir las plantas, en invierno, se producen grupos de carpóforos (callampas o zetas), de 5 a 10 cm de diámetro, de color miel, las que producen numerosas esporas que se pueden diseminar a grandes distancias.

Manejo: No plantar después que se ha levantado un bosque, hay que eliminar raíces gruesas o esperar hasta que se hayan descompuesto. También eliminar árboles débiles o muertos que rodeen el huerto. Las plantas enfermas no tienen control y es preferible eliminarlas, además se puede tratar de controlar la diseminación a partir de una planta enferma; pero solo es posible mediante control biológico de los rizomorfos, como opción está el Trichoderma pero que tiene el inconveniente que debe ser profundizado hasta la altura de las raíces principales.

Verticilosis (Verticillium dahliae)

Síntomas: Marchitez y clorosis moderada del follaje, seguido de un rápido desecamiento del borde de las hojas durante el verano; similar a la falta de agua. Esta marchitez o necrosis de hojas puede ser parcial dentro de las ramas o dentro del arbusto. La mayor intensidad de síntomas se produce en verano y se caracteriza por obstruir el sistema vascular (xilema) impidiendo el paso de agua y nutrientes hacia el follaje, lo que induce la marchitez. Al cortar los tallos afectados se observan anillos necróticos que pueden ser parciales o completos. También, ocurre pudrición de raíces y desarrollo de un micelio plomizo alrededor del cuello y raíces primarias de las plantas enfermas.

Síntomas de Armilariosis

Figura 2. Síntomas de la armilariosis en plantas de arándano.

Fuente: France, 2019.

 
Síntomas de Verticilosis

Figura 3. Los síntomas de la verticilosis en plantas de arándano son similares a la falta de agua, debido a la obstrucción del xilema.

Fuente: France, 2019.

 

Ciclo de la enfermedad: El organismo causal puede afectar numerosos huéspedes, por lo cual el inóculo puede estar presente en el suelo de la plantación. Las primeras plantas afectadas pueden aparecer en áreas reducidas y con síntomas leves, pero si no se controlan estás áreas pueden expandirse y causar mayores daños sobre los arbustos. Las heridas a las raíces y cuello de la planta, por insectos o labores culturales, contribuyen a que se infecten con Verticillium.

Manejo: Esta enfermedad no se controla, solo se previene. Es importante evitar las heridas en las raíces, tanto mecánicas como aquellas causadas por insectos del suelo o nemátodos fitoparásitos. A las plantas sintomáticas se les debe eliminar la fruta y reducir el área foliar para que disminuya la transpiración, de lo contrario colapsan por falta de flujo de agua desde las raíces. Las plantas se pueden recuperar al año siguiente.

Agallas del cuello (Agrobacterium tumefaciens)

Síntomas: En la zona del cuello y raíces principales se producen tumores o agallas que pueden llegar al tamaño de una pelota de pin-pon. Los síntomas aéreos pueden pasar desde inadvertidos hasta clorosis y enrojecimiento del follaje, disminución del crecimiento y eventualmente la muerte de estas plantas.

Mientras más joven es la planta al momento de la aparición de agallas, más llamativos serán los síntomas. Lo normal es detectar las agallas en la zona del cuello, donde se instalan después de recibir alguna herida mecánica o por insectos masticadores. Las agallas tienen una consistencia relativamente más blanda que un callo de cicatrización, su interior presenta un tejido esponjoso y de textura irregular y crecen rápido hasta alcanzar el tamaño de una pelota de 5 cm. Las plantas que se infectan a temprana edad son más débiles y pueden morir.

Ciclo de la enfermedad: La enfermedad la produce una bacteria que se moviliza, con la ayuda de flagelos, hasta una herida en raíces o cuello. Esta bacteria puede ingresar con el agua de riego o estar presente en el suelo o sustratos, una vez que ubica la herida se adhiere al tejido dañado y traspasa un trozo de información genética (plásmido) a la célula huésped. El plásmido contiene información que induce a que la célula crezca y se divida sin control, generando una agalla. Además, el plásmido induce la producción de proteínas (opines) que le sirven de alimento a Agrobacterium, y permiten la multiplicación de la bacteria. Las agallas eventualmente pueden desaparecer cuando éstas se pudren, pero nuevas agallas se forman en otros sectores, siempre y cuando se sigan produciendo heridas.

Agallas en raíz y cuello en plantas de arándano

Figura 4. Agallas o tumores causados por Agrobacterium tumefaciens en cuello y raíces de plantas de arándano.

Fuente: France, 2019.

Manejo: La enfermedad hay que prevenirla, ya que una vez enfermas las plantas quedan modificadas de por vida. Se deben inspeccionar las plantas de viveros, en busca de agallas en la base del cuello y, en caso de estar presentes deben ser eliminadas. La propagación por estacas leñosas en camas calientes es un ambiente favorable para la multiplicación y diseminación de la bacteria. Las camas se infectan cuando se usa agua contaminada con bacterias, por lo cual se debe utilizar solo agua de pozo profundo o tratada con cloro o sulfato de cobre. Como control biológico existe Agrobacterium radiobacter raza K84, la cual es efectiva solo en forma preventiva, evitando el contacto de A. tumefasciens a la raíz.  Las raíces a tratar deben ser sumergidas en una solución de A. radibacter previo a la plantación. Una vez que se presenta la enfermedad no existe control curativo y se debe convivir con ella, evitando en lo posible las heridas a las raíces, única forma que tiene la bacteria para causar nuevas infecciones.

Muerte regresiva (Phomopsis vaccinii; fase sexuada: Diaporthe vaccinii)

Síntomas: Muerte regresiva de ramillas terminales hasta llegar a la base de la ramilla de la temporada anterior y una coloración negro brillante. También, desarrollo de cancros superficiales y lisos, sobre los cuales se pueden formar picnidios que están inmersos en la corteza; los picnidios son estructuras huecas con forma de pera y que en su interior se producen las conidias, pero que se observan como pequeños puntos negros en la superficie de la rama enferma. La muerte de ramas afecta la parte productiva de la próxima temporada.

Ciclo de la enfermedad: La enfermedad puede estar presente en los viveros, cuando se enraízan estacas provenientes de plantas enfermas. Las ramas enfermas producen numerosos picnidios, que durante la primavera liberan conidias cada vez que existen lluvias, el golpe de las gotas de agua y el viento contribuyen a la diseminación. Durante el invierno se puede producir el ciclo sexuado del hongo (Diaporthe vaccinii), en los restos de ramas enfermas que quedan en el suelo, esta parte del ciclo se reconoce por los peritecios negros, agrupados, de cuellos largos e irregulares, y que se encuentran bajo la corteza. Los tallos que han sufrido de heridas por heladas, ramaleos y mordeduras de insectos, son los más susceptibles, al igual que climas con mayores precipitaciones.

 
Tallos afectados por Phomopsis vaccinii.

Figura 5. Tallos de arándano afectados por Phomopsis vaccinii.

Fuente: France, 2019.

 

Manejo: La poda sanitaria de ramas enfermas es una buena medida de control, pero siempre que estas ramas sean eliminadas del huerto. Las aplicaciones a yema hinchada de fungicidas cúpricos o que tienen efecto sobre Botrytis ayudan a disminuir el inóculo. La presión de la enfermedad es variable y depende de las lluvias primaverales y nivel de inóculo que permanece en los restos de poda, en la zona sur se hace necesario más de una aplicación primaveral para evitar la muerte de ramillas.

Cancrosis del cuello (Fusicoccum parvum; fase sexuada: Botryosphaeria corticis).

Síntomas: Se inician con la clorosis de las hojas y leve enrojecimiento del borde de la lámina foliar, seguido de una rápida marchitez del follaje, similar a la falta de agua, posteriormente las hojas se tornan café claro y permanecen adheridas por un tiempo. La muerte de ramas es repentina y se produce normalmente desde mediados del verano. En la base de las ramas enfermas se pueden presentar partiduras de la corteza y desarrollo de cancros irregulares. Bajo o sobre la corteza se observan picnidios de color negro que normalmente están agrupados. Al cortar las ramas enfermas se observa una necrosis parcial con forma de abanico o semicírculo, la que crece hasta necrosar toda la  rama, momento en el cual se produce la muerte. Sin control la planta se debilita en forma progresiva por disminución de ramas y follaje.

Ciclo de la enfermedad: Se disemina por la propagación de estacas enfermas en viveros y posteriormente, en el huerto, por las lluvias que liberan las conidias desde el interior de los picnidios. Cuando las plantas mueren o en climas con inviernos muy fríos, se produce el ciclo sexuado, que se conoce como Botryosphaeria y que se caracteriza por producir peritecios a partir de las maderas afectadas, estos cuerpos posteriormente liberan ascosporas temprano en la primavera, constituyéndose en el inóculo primario. En climas más benignos, la fase sexuada no se produce y el patógeno inverna como picnidios en la base de los tallos enfermos. Las conidias se liberan en primavera y colonizan heridas de brotación o podas tardías.

Manejo: La poda sanitaria a medida que se van produciendo las ramas muertas es la mejor forma de cortar el ciclo de la enfermedad; sin embargo, no es fácil eliminar la rama completa y es común observar tocones de poda que permiten la reproducción del hongo. La poda debe ser a ras de suelo y la porción a eliminar es los primeros 10 cm a partir del cuello de la planta. Como complemento están las aplicaciones de fungicidas en otoño y temprano en primavera.

 
Síntomas de cancrosis del cuello en arándano

Figura 6. Algunos de los síntomas de Fusicoccum parvum son la necrosis en el tallo y muerte de ramas.

Fuente: France, 2019.

 

Atizonamiento de la madera (Botryotinia fuckeliana; fase asexuada: Botrytis cinerea)

Síntomas: Los síntomas de tizón de la madera se inician desde un racimo floral que fue afectado por el patógeno, para posteriormente avanzar hacia la madera y producir una lesión más o menos circular, de color café, y que puede terminar en una anillado necrótico, secando la rama por sobre la lesión. Estos síntomas son más frecuentes en brotes nuevos, sobre todo si hay excesos de nitrógeno o crecimientos tardíos. Las maderas enfermas pueden formar esclerocios, los que se observan insertos en la corteza como pequeñas estructuras negras de formas irregulares.

 
Daños ocasionados por Botrytis en ramas y yemas de arándano.

Figura 7. Daños característicos del atizonamiento de la madera en ramas y yemas de arándano.

Fuente: France, 2019.

 

Ciclo de la enfermedad: En primavera, los esclerocios germinan produciendo estructuras reproductivas (conidioforos y conidias) de color plomizo, constituyéndose en la principal fuente de inóculo para el resto de la temporada. Las conidias son diseminadas por el viento y pueden colonizar cualquier tejido de la planta, excepto las raíces, si las condiciones ambientales lo permiten. El hongo puede vivir a expensas de tejidos sanos y en descomposición, con lo cual aumenta aún más las posibilidades de reproducirse.

Durante el invierno el micelio del hongo se agrega en sí mismo y forma los esclerocios, las cuales son estructuras de resistencias duras, compactas y de color negro. La incidencia y severidad son mayores cuando hay lluvias de primavera y verano, excesos de nitrógeno en la planta, daño de heladas y heridas. En climas muy benignos donde las plantas se mantienen siempre verdes, este daño por Botrytis es más frecuente.

Manejo: Es similar al que se indica más adelante para el control de la pudrición gris de las flores y frutos. En este caso se puede agregar la poda sanitaria para eliminar las ramillas enfermas, pero teniendo la precaución de eliminarlas del huerto.

Tizón bacteriano (Pseudomonas syringae)

Síntomas: A inicio de la temporada de crecimiento, las yemas y ramillas terminales parten por necrosarse en los ápices y luego continuar avanzando hacia la base, anillando la madera alrededor de los brotes y dejar grandes sectores del tallo necrosado. Cuando se afectan los brotes nuevos, se produce una muerte

regresiva, similar al que causa Phomopsis vaccinii, pero en este caso la necrosis se limita a la corteza. Los síntomas en hojas más desarrolladas producen lesiones necróticas en forma de V, cuando parten desde el borde apical de la hoja, o deformación lateral si la infección comienza en un costado. Las infecciones tardías en variedades rabbiteye, producen desprendimiento de epidermis por el envés de las hojas, junto con una necrosis del mesófilo al quedar expuesto por esta pérdida de epidermis.

Ciclo de la enfermedad: La bacteria habita sobre hojas del arándano u otras plantas dicotiledóneas, las que no necesariamente pueden estar enfermas. Al producirse una herida en la planta, ya sea en forma artificial o natural, la bacteria ingresa al interior y comienza el desarrollo de la enfermedad, lo cual es muy rápido producto de la facilidad con la cual se  reproduce este organismo. La diseminación es por lluvia y la mayor incidencia de la enfermedad está condicionada a la presencia de heladas, ya que facilita la producción de heridas en los tejidos verdes. La enfermedad también se puede iniciar desde los cortes de poda, para continuar con la muerte regresiva del tallo.

Manejo: Esta enfermedad está condicionada a la presencia de heridas y agua libre, por lo cual se debe hacer control cuando la yema está recién hinchando, momento en el cual se produce una herida natural  y masiva en los brotes. Posteriormente las heladas son la principal causa de heridas y establecimiento de la enfermedad, lo que obliga a realizar aplicaciones de antibióticos o productos cúpricos. Los tallos enfermos se deben podar y retirar del huerto.

Lesiones necróticas causadas por el tizón bacteriano

Figura 8. El tizón bacteriano causa lesiones necróticas en hojas y puede necrosar completamente los brotes.

Fuente: France, 2019.

Tizón de tallos (Pestalotia vaccinii)

Síntomas: Solo se produce en tallos nuevos, los que muestran clorosis del follaje y muerte completa de ramas, y en la base se produce un anillado de color café oscuro, con o sin partiduras en la corteza. En la zona del cuello se producen numerosos acérvulos (estructuras reproductivas con forma de cojín), que levantan la corteza para liberar gran cantidad de conidias de color negro. En las hojas se produce una necrosis extensiva, de bordes definidos y similar a la que produce Botrytis cinerea, esta necrosis va acompañada de la formación de acérvulos similares a los que se producen en el tallo.

Ciclo de la enfermedad: Es importante en viveros, donde las condiciones de alta humedad y temperatura, más la presencia de abundantes tejidos tiernos, facilita el desarrollo de la enfermedad. Luego se puede observar en plantaciones nuevas. El inóculo puede provenir de tejidos enfermos de arándanos u otros huéspedes, destacándose la acícula de pino como tejido susceptible. Otra fuente de inóculo son los tallos y hojas enfermas que quedan en el suelo. Las conidias son diseminadas por la lluvia y el viento, en el caso de los viveros se disemina con los riegos por aspersión.

Manejo: Esta enfermedad debe manejarse en vivero, eliminando los residuos de plantas y en particular de hojas y restos de tallos de las macetas y el suelo, de lo contrario el reservorio de inóculo es constante. La ventilación es importante para no crear ambientes tropicales en los invernaderos, necesarios para la germinación dela conidia. En los huertos se debe evitar la recepción de plantas con tallos anillados en la base, la poda sanitaria permite eliminar este tipo de ramillas, pero siempre que no queden en el mismo huerto. Fungicidas aplicados al cuello ayudan al control de las conidias. No se debe utilizar acículas de pino en substratos de vivero o en la preparación de camellones.

 
Daños causados por Pestalotia.

Figura 9. A la izquierda, tizón de los tallos en arándano, hoja con necrosis. Al centro, tallos con anillado. A la derecha, tallo con estructuras reproductivas de Pestalotia vaccinii.

Fuente: France, 2019.

 

Plateado (Chondrostereum purpureum)

Síntomas: Las hojas muestran una coloración plomiza, que se intensifica en las hojas superiores, la epidermis de estas hojas se puede desprender con facilidad exponiendo un mesófilo sano, que luego se quemará con el sol dejando lesiones necróticas en las hojas. En los tallos se observa necrosis en el centro de la madera, la que se intensifica hacia la base. Los tallos son más frágiles y se pueden despatillar con facilidad. Las frutas de ramas plateadas son más pequeñas y no completan la madurez. El arbusto muere en 3 a 4 temporadas si no se realiza manejo de la enfermedad.

Ciclo de la enfermedad: Cuando la necrosis interna de la madera logra alcanzar el borde de la corteza, se forman los cuerpos frutales del hongo (basidiocarpos), los que aparecen en otoño e invierno entremedio de las estrías de la corteza o en cortes de poda de ramas gruesas. Los basidiocarpos son de color rosado a púrpura, adheridos a la corteza y con los bordes ligeramente levantados. Estos producen una gran cantidad de esporas que son diseminadas por el viento, si encuentran una herida profunda en la madera, como un corte de poda, se produce la infección.

Manejo: Las variedades susceptibles, como Brigitta, Duke, Bluecrop, Drapper, Liberty, Misty, Elliot, Blueheaven, deben ser podadas lo antes posible en la temporada, los cortes gruesos deben ser cubiertos con pinturas protectoras y se deben evitar los días con lluvia para la poda. Las plantas enfermas es mejor retirarlas del huerto o, en su defecto, se deben podar las ramas sintomáticas desde la base tan pronto aparecen los síntomas, sin embargo este manejo no elimina la enfermedad pero si estimula el rebrote y formación de nuevas ramas productivas. El uso de té de compost es una alternativa para estimular mecanismos de defensa y revertir síntomas, los cuales se logran después de varias temporadas de uso intensivo. No existe control químico.

 
: Síntomas típicos del Plateado en arándano.

Figura 10. A la izquierda, síntomas clásicos de Chondrostereum purpureum en plantas de arándano, color plateado de las hojas. En el centro, tallo con necrosis central. A la derecha, hoja con desprendimiento de epidermis.

Fuente: France, 2019.

 

Pudrición gris de flores y frutos (Botryotinia fuckeliana; fase asexuada: Botrytis cinerea)

Síntomas: Los síntomas se observan de preferencia en flores y frutos, aunque también puede afectar hojas, en esta última causa lesiones de color café que comienzan generalmente por el centro de la lámina y se extiende hacia los bordes, produciendo una necrosis extensiva de las hojas. En el caso de las flores, se producen lesiones necróticas, las que crecen hasta atizonar por completo la flor y, posteriormente, el racimo floral. En los frutos inmaduros también se puede observar necrosis, pero está condicionada a la presencia de restos florales. Mientras que en los frutos maduros es donde se alcanza la mayor expresión de síntomas, caracterizada por ablandamiento de la fruta, tonalidad opaca, liberación de jugo, deshidratación y desarrollo de nidos de micelio. Si la humedad ambiente es alta, sobre las lesiones se desarrollan las estructuras reproductivas del patógeno (conidioforos y conidias), lo que da un aspecto plomizo a los tejidos.

Ciclo de la enfermedad: Este hongo es polífago e inespecífico en los substratos que coloniza, pudiendo dañar tejidos verdes de diferentes plantas e incluso tejidos en descomposición. El inóculo de Botrytis es muy abundante en el ambiente y proviene de los numerosos huéspedes que tiene. Las primeras infecciones ocurren en las flores y posteriormente los restos florales infectados pueden transmitir la enfermedad a los frutos. Las infecciones de fruta pueden ser tan temprano como la cuaja y manifestarse cuando alcanza la madurez o en destino, sobre todo si existen condiciones propicias para su desarrollo en la postcosecha, como son los quiebres de la cadena de frío. Los frutos infectados pueden desarrollar esclerocios de color negro, a medida que se deshidratan o durante el invierno, los que sirven como estructura de resistencia al hongo para los periodos de invierno.

Manejo: El control debe ser mediante un manejo integrado, que disminuya las condiciones predisponentes para el ataque del patógeno, tales como el exceso de nitrógeno, altas densidades de plantas, uso de variedades de floración prolongada, daño por viento y heladas. Algunos de estos factores se deben prevenir al momento de la plantación y selección de las variedades, y otros con cortinas cortavientos, control de heladas y regulación de la fertilización. Los controles con productos químicos o biológicos deben iniciarse junto con la floración, continuar con la cuaja y caída de flores, además es necesario continuar con las aplicaciones en apriete de racimos para aquellas variedades con racimos compactos. A la cosecha es necesario evitar los restos florales adheridos al fruto, ya que son un buen reservorio de inóculo que se desarrollará en almacenaje. Para guardas y viajes prolongados (por ejemplo a Oriente), se debe hacer controles de precosecha.

Daños causados por Botrytis en flores y frutos de arándano.

Figura 11. Daños ocasionados por Botrytis cinerea en hojas, flor y fruto de arándano.

Fuente: France, 2019.

Antracnosis del fruto (Colletotrichum acutatum)

Síntomas: Los síntomas se observan principalmente en la postcosecha, cuando comienzan a aparecer pequeños acérvulos de color anaranjado en la epidermis de la fruta. Bajo condiciones de alta humedad relativa, el hongo aumenta la producción de conidias, las que son exudadas por las heridas que producen estos acérvulos y contaminan a otros frutos. A medida que se desarrolla el hongo, se va produciendo la deshidratación del fruto, el que termina momificado y cubierto por las conidias del patógeno. Este organismo también puede afectar las flores, pero su daño pasa inadvertido. Si bien la infección parte desde la floración, la mayor expresión de síntomas se observa en la postcosecha.

Ciclo de la enfermedad: El patógeno se disemina con las lluvias y viento a través de conidias, que se desarrollan en los frutos que quedan botados o adheridos a las plantas desde finales de la cosecha. Las primeras infecciones se producen durante la floración, quedando latente el desarrollo de la enfermedad a la espera de una mayor acumulación de azúcares, lo cual se produce al momento de la cosecha y en el almacenaje. La presencia de un fruto enfermo significa la contaminación del resto durante el almacenaje, pudiendo causar importantes pérdidas.

 
Antracnosis en frutos de arándano

Figura 12. Antracnosis en arándano. A la izquierda, frutos deshidratados y con acérvulos anaranjados. A la derecha, epidermis del fruto con estados reproductivos de Colletotrichum acutatum.

Fuente: France, 2019.

 

Manejo: No hay un manejo especial para esta enfermedad, las prácticas de control que se utilizan para la Botrytis¸ ayudan a controlar esta patología.

Cita correcta de este artículo

INTAGRI. 2019. Manejo de Enfermedades en Arándanos. Serie Fitosanidad, Núm. 119. Artículos Técnicos de INTAGRI. México. 12 p.

Redes Sociales:

http://rivulis.com/productos/drip-tapes/t-tape/?lang=es
mailto:latam@acadian.ca?subject= Deseo recibir mayor información sobre Stimplex.
http://www.agroexportaciones.com/
Se prohíbe la reproducción total o parcial de este documento sin previa autorización de Intagri, S.C.

Artículos Relacionados


Phytophthora infestans, un Hongo Devastador para las Hortalizas

Phytophthora infestans, un Hongo Devastador para las Hortalizas

Phytophthora infestans pertenece a la clase oomiceto y puede reproducirse de forma sexual o asexual. Es conocido por ser el agente que causa el tizón tardío o mildiu, las principales plantas hospederas son la papa, tomate, pepino dulce y ocasionalmente la berenjena, en las que genera efectos devastadores.

12695 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Antracnosis en el  Cultivo de Aguacate

Antracnosis en el Cultivo de Aguacate

La antracnosis es una de las principales enfermedades que atacan al fruto de aguacate con una amplia distribución e importancia económica en todas las zonas donde se produce, llegando a causar pérdidas del 20 al 30 %. Es una enfermedad que además de dañar el amarre de flor y fruto en un 10 %, también daña ramas tiernas, hojas, con lo cual se disminuye la capacidad fotosintética del árbol.

54440 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Manejo de Botrytis cinerea en el Cultivo de Fresa

Manejo de Botrytis cinerea en el Cultivo de Fresa

Una de las enfermedades más importantes de la fresa es el moho gris o podredumbre de la fruta, causado por el hongo Botrytis cinerea, el cual puede provocar pérdidas superiores al 50 % de la producción. Botrytis cinerea es un hongo versátil capaz de crecer y reproducirse en tejidos dañados, senescentes y muertos del cultivo de la fresa. Para el control efectivo del moho gris, los productores deben implementar, cuanto antes, prácticas de manejo integrado que incluyan aplicaciones a tiempo de fungicidas en combinación con una variedad de prácticas culturales

33047 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Comentarios

usuario_170969837 comentó:
Publicado: 2019-08-23 03:07:39

The principle measure is to keep water from flooding the neck of the plants, which means planting in edges, controlling overabundance water system water, not having droppers that wet the neck of the plants and great waste. Try not to utilize sick nursery plants. The utilization of fungicides, for example, metallurgy, tamoxifen or fosetyl aluminum are control options, however superfluous if abundance dampness is stayed away from. Write My Assignment online What's more, injuries brought about by soil creepy crawlies ought to be stayed away from as they support the section of the pathogen into the plant.

Anónimo comentó:
Publicado: 2019-09-24 11:11:11
Anónimo comentó:
Publicado: 2019-09-28 01:09:19

The symptoms of a urinary tract infection mimic those of other conditions, you should see your health-care provider. https://www.bestassignmenthelp.co.uk/ 

Anónimo comentó:
Publicado: 2019-09-28 03:59:02

Excellent Blog! I would like to thank for the efforts you have made in writing this post. I am hoping the same best work from you in the future as well.


I wanted to thank you for this websites! Thanks for sharing. Great websites!



pubg apk

pubg mobile apk

pubg for pc

Anónimo comentó:
Publicado: 2019-10-23 05:12:07

<a href="">https://happychick.xyz/</a>
<a href="https://happychick.xyz/">https://happychick.xyz/download-happy-chick-on-iosiphone-ipad-no-jailbreak/</a>
<a href="https://happychick.xyz/download-happy-chick-on-iosiphone-ipad-no-jailbreak/">https://towelroot.xyz</a>
<a href="https://towelroot.xyz/">https://towelroot.xyz/towelroot-on-windows-pc/</a>
<a href="https://towelroot.xyz/towelroot-on-windows-pc/">https://tinyumbrella.info</a>
<a href="https://tinyumbrella.info">https://tinyumbrella.info/tinyumbrella-download-windows-mac/</a>
<a href="https://1921681254.club">https://1921681254.club</a>