17 Consejos para Mejorar el Rendimiento de Maíz. Parte II


Autor: Equipo Editorial INTAGRI

El rendimiento de maíz depende de factores controlables (nutrición, densidad de siembra, selección de híbridos, etc.) y otros no controlables, como es el clima. A continuación podrá encontrar la segunda mitad de los consejos que le permitirán alcanzar altos rendimientos de maíz:

10. Considere la fecha de siembra vs rendimiento de maíz

Se recomienda sembrar de manera temprana cuando la temperatura y humedad lo permitan, para que la emergencia de estigmas y liberación del polen coincidan con las condiciones adecuadas de luz, temperatura y humedad posteriores. Las siembras tardías ocasionan que el maíz tenga menos días para madurar y se enfoque más en producir semillas viables que en lograr una mayor cantidad de semillas.

De acuerdo con estudios de la Universidad de Illinois y la Universidad de Purdue sobre rendimientos promedio de maíz versus fecha de siembra existe una correlación entre estos dos aspectos de solo el 12%, en el mejor de los casos. Esto significa que la siembra temprana a inicios de abril en esa región puede favorecer altos rendimientos, pero ciertamente no los garantiza, ya que existen otros factores que afectan el rendimiento. En este sentido, si es posible sembrar a principios de abril, debe considerarse la posibilidad de dispersar los riesgos (problemas de polinización, lluvia y variaciones de temperatura) sembrando algo de maíz a finales de abril y principios de mayo. De igual forma, se deberá tener en cuenta si existen bajas temperaturas y humedad del suelo o presencia de lluvias cuando se siembre a principios de abril; pues estos factores pueden afectar la emergencia del cultivo.

No se debe entrar en pánico buscando híbridos precoces para sembrar cuando las condiciones no sean favorables en abril. Si son principios de mayo y las condiciones son adecuadas, la siembra se retrasará pero la reducción en el rendimiento no verá afectada fuertemente. Estudios de la Universidad Estatal de Iowa muestran que los híbridos no perdieron rendimiento cuando se sembraron entre el 20 de abril y el 5 de mayo, y el 99% para las fechas de siembra hasta el 20 de mayo.

Plántula de maíz

Figura 1. La correlación que existe entre la fecha de siembra y el rendimiento del maíz es del 12 %.

Fuente: Intagri, 2019.

El potencial de rendimiento disminuirá lentamente a lo largo del mes de mayo, independientemente de si el híbrido es precoz o de temporada completa. Por lo tanto, si cambia a un híbrido precoz demasiado pronto, está renunciando a un mayor potencial de rendimiento, pues se ha demostrado que los híbridos de temporada completa suelen aprovechar al máximo una temporada de crecimiento cuando el retraso de la siembra no es tan extremo. Los híbridos precoces deben plantarse solo cuando tenga situaciones extremas de plantación tardía o replantación.

11. Revise la profundidad de siembra del maíz

La planta de maíz presenta dos tipos de raíces: raíces seminales (emergen de la semilla) y raíces nodales (emergen en la unión del mesocotilo y el coleoptilo). Las raíces nodales se forman a una profundidad de 2 cm aproximadamente, independientemente de la profundidad de siembra. La siembra demasiado superficial da como resultado: distancia corta entre raíces seminales y nodales; formación de raíces nodales poco profundas, que se manifiesta en plantas sin raíces e incluso es más probable que las plantas se acamen por un pobre desarrollo de raíces; mayor riesgo de daño por herbicidas y fertilizantes en las plántulas de maíz y un mayor riesgo de no germinar, o peor aún, absorber humedad y luego morir si no llueve debido a que la capa superficial del suelo suele calentarse y secarse más rápido. Por el contrario, una siembra profunda retrasa la emergencia.

En resumen, una profundidad de siembra de 5 cm asegura la mejor formación de raíces y la emergencia uniforme para la mayoría de las condiciones. Sin embargo, la profundidad de siembra dependerá de las condiciones edafoclimáticas; aunque se recomienda no sembrar maíz a menos de 3.5 cm de profundidad. Siempre se tiene que verificar la configuración de profundidad de la sembradora cuando se ingrese a un nuevo terreno o se siembre en diferentes condiciones.

12. Conozca el periodo crítico para el control de malezas

El "período crítico" se define como el tiempo que se puede permitir la competencia entre las malezas y el cultivo antes de que se vea afectado el rendimiento de este último. Los expertos en el control de malezas sugieren un intervalo, basado en el tamaño de la maleza o días después de la emergencia del cultivo/maleza, durante el cual se deben aplicar medidas de control (cultural, mecánico, químico, etc.) para evitar que las malezas causen una pérdida de rendimiento en el cultivo. A menudo se recomienda eliminar a las malezas antes de que alcancen más de 5 cm de alto o mantenerlas controladas, en promedio, de 30 a 45 días después de la emergencia del maíz.

La variabilidad del período crítico se ve afectada por el nivel de competencia entre las malezas y el cultivo (densidad de malezas, tiempo relativo de emergencia de malezas y maíz, especies de malezas y factores culturales y ambientales). En lugares con bajo nivel de competencia, el rendimiento de maíz no se ve afectado cuando el control se retrasa hasta que las malezas alcanzan de 19 a 20 cm de altura. No obstante, en lugares con una fuerte competencia, los rendimientos de maíz se pueden reducir hasta un 13% cuando las malezas llegan a medir de 6 a 7 cm. En forma general, entre más pequeñas sean las malezas, mejor será el control.

13. Considere las pérdidas en el rendimiento por el ataque de plagas

Las plagas no controladas tienen un gran impacto en la productividad del cultivo. Tenemos, por ejemplo, a los nematodos que se alimentan de las raíces de la planta de maíz y que pueden presentarse en cualquier tipo de suelo. 

Cultivo de maíz sin presión de malezas.

Figura 2. Para obtener el máximo rendimiento del cultivo, las malezas deben controlarse antes de que se alcance el período crítico.

Fuente: Intagri, 2014.

La rotación del maíz con soya es una sugerencia para controlar los nematodos del maíz, aunque algunos de los nematodos pueden alimentarse de la soya o malezas. Otro ejemplo es el gusano cogollero. Por lo anterior, es necesario contar con el historial de plagas del terreno para generar un plan de manejo preventivo que reduzca el riesgo de daños al cultivo. Se debe considerar que el nivel de daño que ocasiona una plaga dependerá de las condiciones climáticas que influyen en su desarrollo y reproducción, así como de las medidas de control que se apliquen.

14. Reduzca el estrés durante la polinización del maíz

La liberación del polen ocurre durante un período de 5 a 8 días y los estigmas son viables y receptivos al polen de 7 a 10 días. El estrés durante el periodo entre la liberación del polen o antesis (R0) y la emergencia de los estigmas (R1) reduce el potencial de rendimiento. El estrés hídrico es el peor factor de estrés durante la floración, pues las plantas utilizan más agua (9 a 10 mm por día) que en cualquier otra etapa, aunque también las altas temperaturas, la defoliación (granizo, insectos, etc.) y las altas densidades de plantas reducen el rendimiento, especialmente cuando se combinan con condiciones de sequía.

El intervalo entre antesis y emergencia de los estigmas (ASI, por sus siglas en inglés) es el periodo en días entre la liberación del polen y la emergencia de los estigmas y es uno de los mejores indicadores de cómo las plantas responden al estrés durante la floración. Sin embargo, los agrónomos o asesores también están preocupados por el periodo de traslape entre estas dos etapas críticas del desarrollo. En híbridos más antiguos, el estrés hídrico frecuentemente resultó en la pérdida del traslape por una elongación lenta de los estigmas y liberación acelerada del polen. El ASI para híbridos de maíz más antiguos era de 2 días hasta una semana o más. Las reducciones del ASI en los híbridos modernos han contribuido a estabilizar los rendimientos de maíz bajo entornos de estrés, ya que estos híbridos aseguran una buena polinización. Esto es cierto incluso si la emergencia de los estigmas se retrasa un par de días debido al estrés hídrico.

15. Recuerde que el rendimiento depende del número, tamaño y peso de los granos

La recolección de más granos por mazorca se debe principalmente a menos abortos de granos. Además suele ser deseable un período de llenado de grano más largo para lograr mayor peso. El clima fresco prolonga el período de llenado de granos, y eso es una ventaja. Lo que no es una ventaja es el estrés durante la polinización que ocasiona una deficiente polinización. El objetivo de la planta es producir tantos granos como sea posible y cuando el estrés externo le dice que no puede manejar tanta progenie como pensaba, recula, esperando producir tantas buenas semillas como sea posible.

Las noches excesivamente cálidas o los días nublados consecutivos durante o poco después de la polinización pueden desencadenar granos abortados. Cualquier tipo de estrés (sequía, deficiencias de nutrimentos, enfermedades, plagas y daños por granizo) en la etapa de ampolla (R2) puede provocar el aborto de granos. Si las condiciones de estrés se mantienen o empeoran, los granos pueden terminar de tamaño pequeño; pero no estarán completamente ausentes. Una vez que se llega a la etapa masosa (R4), es más difícil que los granos sean abortados. Aunque a inicios de la etapa masosa, los tipos de estrés enunciados en la etapa de ampolla, la pudrición del tallo y la presencia de heladas pueden afectar el peso de los granos.

Sin ningún tipo de estrés la planta crea materia seca todo el tiempo que puede y los granos se vuelven pesados, contribuyendo a un mayor rendimiento. El peso específico es la cantidad de grano, expresado en kilogramos, en una unidad de volumen. Por lo tanto, el tamaño y forma del grano influyen en la cantidad de granos que caben en un volumen determinado. Un bajo peso específico de los granos no siempre indica una mala calidad, ya que depende de la causa del bajo peso específico. Por ejemplo, si está seco y obtiene un peso específico bajo, es probable que la proteína se haya depositado primero en el grano y cuando llegó el momento de depositar el almidón, no había suficientes recursos.

16. Estime el rendimiento de maíz antes de cosecharlo

Estimar el rendimiento del cultivo permite planificar con anticipación el manejo de la cosecha de manera eficiente. Es posible que no esté acertada la estimación de rendimiento, pero el objetivo es acercarse lo suficiente para fines de planificación. Es necesario estimar el rendimiento en varios puntos de cada parcela. Para estimar el rendimiento de maíz se proporcionan los siguientes pasos:

Mazorcas de maíz cosechadas.

Figura 3. El tamaño, forma y peso del grano influyen significativamente en el rendimiento del cultivo.

Fuente: Intagri, 2016.

Paso 1. Marcar una milésima parte de una hectárea en cada punto de control. Para hileras o surcos de 75 cm, eso es 13.3 m. Para hileras de 50 cm, marque 20 m.

Paso 2. Contar las mazorcas cosechables en el área marcada (la milésima parte de una hectárea).

Paso 3. Retirar las hojas o chalas de cinco mazorcas. Contar el número de hileras de granos de la mazorca y el número de granos por hilera. Multiplicar el número de hileras por el número de granos por hilera para determinar el número de granos por mazorca.

Paso 4. Calcular el número promedio de granos por mazorca, sumando el número de granos por cada mazorca muestreada y dividiendo por el número de mazorcas muestreadas.

Paso 5. Estimar el rendimiento con esta fórmula: Primero multiplicar el número de mazorcas obtenido en el área marcada por 1000 para conocer el número de mazorcas por hectárea. Posteriormente se multiplica el número de mazorcas por hectárea por el número promedio de granos por mazorca para obtener el recuento total de granos. Una vez que se tiene el número total de granos, se multiplica por el peso promedio de un grano (.28 g). El resultado es el rendimiento estimado por hectárea en gramos. Para convertirlo a toneladas por hectárea solo se debe dividir entre 1 millón.

Paso 6. Repita las estimaciones del rendimiento en tantos lugares como le resulte práctico.

17. Verifique los ajustes de la sembradora

Si tiene una sembradora neumática es posible que deba aumentar la presión de la turbina cuando emplea semilla clasificada como bola grande. Si no realiza dicho cambio, la singulación (una semilla en cada lugar donde se quiere que caiga una semilla) puede disminuir drásticamente. De igual forma, la presión adecuada de los neumáticos es importante debido a que una presión desigual hace que el neumático con la presión más baja haga toda la conducción; por lo que aumenta la tasa de siembra debido a la circunferencia más pequeña del neumático. Las ruedas de control de profundidad deben estar firmemente en el suelo cuando la sembradora esté abajo, de no ser así es posible que no se esté sembrando tan profundo como se desea y se provocará una variación en la profundidad de la semilla. También se debe revisar la altura y nivelación del bastidor de la sembradora. Por otro lado, se tiene que asegurar que los bujes del paralelogramo no estén desgastados y apretados. Ya sea que use sus marcadores o no, manténgalos ajustados. Las mangueras y cables de la sembradora deben revisarse y reemplazarse si están desgastados. Como siempre, se tiene consultar el manual de la sembradora para conocer los requisitos y el mantenimiento específicos de cada parte de la misma.

Si deseas aprender más consejos prácticos y nuevas tecnologías para lograr altos rendimientos en maíz, no te pierdas el 2° Foro INTAGRI de Maíz de Alto Rendimiento el próximo 22 de abril, donde se reunirán expertos y productores de maíz de alto rendimiento de distintas partes del mundo. Mayores informes e inscripciones escriba aquí.

Cita correcta de este artículo 

INTAGRI. 2021. 17 Consejos para Mejorar el Rendimiento de Maíz. Parte II. Serie Cereales, Núm. 53. Artículos Técnicos de INTAGRI. México. 5 p.

Literatura consultada

  • Farm Progress. s.f. 17 Ways to Improve Corn Yield. Farm Progress. EE.UU. 25 p.

Redes Sociales:

Se prohíbe la reproducción total o parcial de este documento sin previa autorización de Intagri, S.C.

Artículos Relacionados


Período Crítico de Competencia en los Cultivos

Período Crítico de Competencia en los Cultivos

Definido como el período durante el cual las malezas deben ser controladas para prevenir perdidas en el rendimiento. Es un lapso de tiempo en el que el desmalezado presenta el mayor retorno económico, por lo cual es donde deben enfocar los mayores esfuerzos de control.

30916 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Efectos de la Fecha de Siembra en el Rendimiento del Cultivo de Maíz

Efectos de la Fecha de Siembra en el Rendimiento del Cultivo de Maíz

Debido a diferentes fenómenos climáticos como el Niño, así como el calentamiento global, las fechas de siembra se han modificado en las diferentes regiones productoras de maíz en México, es por ello la importancia de que las casas comerciales y las instituciones de investigación establezcan experimentos para determinar la fecha óptima de siembra para diferentes regiones de acuerdo a las actuales condiciones del clima.

56282 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Para realizar un comentario tienes que iniciar sesión

Comentarios

Aún no hay comentarios sobre el artículo