Aloe Vera


Autor: Equipo Editorial INTAGRI

La planta de Aloe vera, también conocido como sábila, se ha convertido en los últimos años en un cultivo de relevancia para la industria agroalimentaria, cosmética y farmacéutica debido a sus múltiples propiedades medicinales y nutrimentales. México sobresale como principal país exportador a nivel mundial de materia prima de este cultivo. La sábila es una especie introducida y cultivada en varios estados de zonas áridas en México. El cultivo se puede encontrar en estados como Tamaulipas, San Luis Potosí, Guanajuato, Puebla, Veracruz, Nuevo León, Sinaloa, entre otros.

Características de la planta   

La planta de sábila pertenece a la familia Xanthorrhoeaceae y al género Aloe, género en el que se han descrito alrededor de 320 especies, donde destaca la sábila (Aloe vera L.). En México las especies cultivadas con mayor frecuencia son Aloe vera y Aloe ferox. Las plantas de sábila son herbáceas de tallo corto, perennes, con aspecto rosetado, de color verde grisáceo y en su etapa adulta llegan a medir entre 65 y 80 cm de altura.

Raíz. Es medianamente superficial, con estructura escamosa.

Hojas. Estas son largas y angostas, que terminan en punta; mientras que los márgenes son espinosos dentados y de textura coriácea. También son suculentas (carnosas), usualmente están apiñadas en una roseta densa y tienen un color verde intenso, que dependiendo de la especie varía de tonalidad. La particularidad de las hojas es el engrosamiento de su parénquima, también conocido como “acíbar”; el cual es el exudado o gel por el cual se caracteriza la planta. El acíbar es de apariencia mucilaginosa, glutinosa y de color amarillo verdoso, tiene un fuerte olor herbal y sabor amargo.

Flores. Son de color amarillo-verdoso, están acompañadas de una bráctea membranosa que puede ser de color blanco o rosa y con líneas oscuras de 6 mm. La floración ocurre en diferentes épocas, dependiendo de la especie, puede ocurrir desde el final del invierno hasta el verano.

Fruto: Es una cápsula loculicidal con paredes inconsistentes y se conforma de tres válvulas oblongas y triangulares.

Condiciones climáticas

Esta planta presenta características tales como la suculencia y su metabolismo ácido crasuláceo, que indican una importante adaptación a zonas caracterizadas por la escasez de agua. Posee un amplio rango de adaptabilidad a diferentes condiciones ambientales, ya que los climas en los que se desarrolla van de tropicales y subtropicales a desérticos. Se recomienda el establecimiento del cultivo preferentemente en zonas con temperaturas medias anuales de 18 a 25° C, aunque puede establecerse en climas templados. La planta se adapta bien a zonas con pronunciadas sequía, así como a la intensidad de los rayos solares; además soporta temperaturas extremas de -5°C durante el invierno y hasta 42°C en verano.

Por las condiciones climáticas que se tienen en México y la amplia adaptación de la planta a diferentes condiciones, su cultivo puede ser establecido en condiciones bajo temporal y preferentemente en áreas con precipitación pluvial anual entre los 200 y 800 mm. En las áreas de baja precipitación, la sábila puede representar una alternativa para el aprovechamiento de las tierras, que por sus características presentan limitaciones para otros cultivos.

Flores del cultivo de sábila

Figura 1. Flores del cultivo de sábila

Foto: Conabio.gob.mx

Condiciones edáficas

La sábila puede desarrollarse en suelos someros, pedregosos y poco profundos, escasos en materia orgánica, con pH que va de alcalino a neutro o ligeramente ácidos.  Aunque se puede establecer en suelos pobres, es ideal establecer el cultivo en suelos profundos, con textura franca-arenosa, buen drenaje y un pH ligeramente alcalino. En suelos con buena fertilidad y disponibilidad de agua se puede establecer como cultivo bajo riego y reflejar una mayor rentabilidad y diversificación de la producción.

Cita correcta de este artículo

INTAGRI. 2021. Aloe Vera. Serie Poscosecha y Comercialización. Núm. 18. Artículos técnicos de INTAGRI. México. 2 p.

Literatura consultada

  • Rubio, T. S.; Sáenz, P. C. A.; Osorio, H. E. 2020. Sábila (Aloe Vera): Propiedades, Usos y Problemas. Universidad Autónoma de Tamaulipas. 5 p.
  • Alvarez, M. G.; Rodriguez, G. R.; Flores, M. A. 2012. Efectos de la certificación sobre la competitividad de la Industria de la Sábila en México. Revista Mexicana de Agronegocios. 30: 921-929.
  • INECC. 1994. Sábila Aloe vera (L.) Burm. Cultivo Alternativo para las Zonas Áridas y Semiáridas de México. Instituto Nacional de Ecología. 17 p.
  • STPS. 2020. Cultivo y Procesamiento de Sábila. Secretaria de Trabajo y Previsión Social. 68 p. 

Redes Sociales:

Se prohíbe la reproducción total o parcial de este documento sin previa autorización de Intagri, S.C.

Artículos Relacionados


Lo que hoy requiere con urgencia el campo mexicano: diagnóstico ejecutivo y un llamado a las políticas públicas

Lo que hoy requiere con urgencia el campo mexicano: diagnóstico ejecutivo y un llamado a las políticas públicas

El sector agrícola está atravesando por muy complicadas condiciones de rezago y vulnerabilidad. Según datos del CONEVAL, en 2022 en México existían 46.8 millones de personas en condiciones de pobreza, de las cuales 15.5 millones (33.11%) se encontraban en zonas rurales. En los cinco estados de mayor producción agrícola también se encontraron altos niveles de pobreza: Jalisco (21%), Veracruz (51%), Oaxaca (58%), Chihuahua (17%) y Sinaloa (21%).

1238 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


El Cambio climático y sus efectos en los viñedos

El Cambio climático y sus efectos en los viñedos

La Fisiología, productividad y ciclo fenológico de la vid dependen considerablemente de las condiciones climáticas y meteorológicas de la región en la que se encuentre la explotación agrícola. Con el aumento de la temperatura, la vitivinicultura debe adaptarse a los nuevos fenómenos extremos, con el fin de no presentar efectos negativos en la productividad.

4357 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Plantas C3, C4 y CAM

Plantas C3, C4 y CAM

Existen tres tipos de plantas de acuerdo con los mecanismos de asimilación del CO2 en la fotosíntesis, donde el grupo más antiguo es el de plantas de metabolismo fotosintético C3, seguida de las plantas C4 y, finalmente las plantas CAM. Ejemplos de cultivos con mecanismo C3 son: arroz, trigo, cebada, soya, pimiento y tomate. Mientras que cultivos con mecanismo C4 son: maíz, caña de azúcar, sorgo y amaranto. Finalmente, entre los cultivos con mecanismo CAM encontramos: piña, nopal, pitahaya y orquídeas.

188290 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Para realizar un comentario tienes que iniciar sesión

Comentarios

Aún no hay comentarios sobre el artículo