Manejo Nutricional del Apio


https://www.greenhow.com.mx/

Autor: Equipo Editorial INTAGRI

De la familia de las Umbelíferas, el apio (Apium graveolens) es una importante especie aromática que se cultiva principalmente para su consumo en fresco en diferentes partes del mundo. La producción de apio está condicionada a la obtención de altos rendimientos y máxima calidad de cosecha, objetivo que se pretende conseguir con una adecuada nutrición del cultivo. Para lograr proporcionar de forma equilibrada los nutrimentos que requiere el cultivo, es necesario contar con la información necesaria de sus requerimientos; además de conocer de manera confiable la fertilidad del suelo y la calidad del agua de riego para determinar de forma precisa las necesidades de fertilización.  

Extracción de nutrimentos y curva de absorción

El apio es un cultivo muy exigente en nutrimentos. Disponer de la información sobre la absorción y extracción de nutrimentos por el apio es esencial para la planificación del esquema de fertilización y la toma de decisiones en el cultivo. Es importante aclarar los términos utilizados en los distintos estudios de extracción o absorción de nutrimentos, mientras que los estudios de extracción se refieren a la cantidad de nutrimentos extraídos a través de los órganos cosechados, los estudios de absorción contabilizan la totalidad de nutrimentos que absorbe el cultivo a lo largo del ciclo de desarrollo. Por otra parte, tenemos las curvas de absorción, que no son más que la representación gráfica de absorción de nutrimentos por etapa de desarrollo.

El apio se produce principalmente para su consumo en fresco

Figura 1. El apio se produce principalmente para su consumo en fresco.

Foto: Jesús Arévalo.

Los distintos estudios de absorción de nutrimentos en apio tienen diferencias entre autores, lo que se debe principalmente a la variabilidad de las condiciones del medio, pues diversos factores pueden afectar las cantidades de nutrimentos exportados y su ritmo de absorción como es el material vegetal, condiciones vegetales, características del suelo, calidad del agua y sistema de producción. En el Cuadro 1 se compilan diferentes estudios de absorción y extracción de nutrimentos en apio que pueden ayudar como punto de partida; no obstante, lo mejor siempre será contar con datos propios que ayuden a realizar un cálculo más preciso de las necesidades del cultivo para las condiciones y variedad específicas.

 

 Cuadro 1. Absorción y extracción de nutrimentos por el cultivo de apio.

 Fuente: Elaboración propia.

 

Autor

Absorción total (kg/ton)

Extracción (kg/ton)

N

P

K

Ca

Mg

N

P

K

Ca

Mg

Bertsch, 2003 e IPNI, 2007

1.7

0.4

3.7

-

-

0.3

0.1

0.4

0.1

0.1

Bertsch, 2009

2.0

0.5

4.0

 

 

0.4

0.2

0.9

 

 

Rincón et al., 2002

1.9

0.2

3.6

0.9

0.2

 

 

 

 

 

Ramírez et al., 2003

2.0

0.36

3.5

3.5

0.5

 

 

 

 

 

Promedio

1.9

0.36

3.7

2.2

0.35

0.35

0.15

0.65

0.1

0.1

 

Programa de fertilización

Fertilidad del suelo. Para elaborar un programa de nutrición es indispensable tener conocimiento sobre la fertilidad del suelo y sus características fisco-químicas, lo que se logra mediante un análisis de suelo. Del análisis de suelo se deduce la necesidad o no de aplicar enmiendas. También indica el nivel de nutrimentos que el suelo puede proporcionar al cultivo a lo largo de su ciclo de desarrollo; además algunos parámetros reportados en dicho análisis ayudan a seleccionar las fuentes fertilizantes más apropiadas según el tipo de suelo del que se trate. El análisis de suelo se recomienda realizar cada 2 a 3 años y, al menos, un mes antes del establecimiento del cultivo para realizar las enmiendas necesarias.

Agua de riego. Todas las aguas de riego tienen en disolución distintas cantidades de nutrimentos, en forma iónica; principalmente nitratos (NO3-), calcio (Ca2+) y magnesio (Mg2+). Estas cantidades de nutrimentos que aporta el agua de riego deben ser restadas del programa de nutrición inicial que se calcula a partir del análisis de suelo y las extracciones de nutrimentos del cultivo. El análisis del agua se realiza anualmente o cuando la fuente de agua o pozo es cambiada y nos ayuda a determinar la conveniencia o no de utilizar el agua analizada.

Uso del fertirriego. La forma más extendida en el cultivo de apio de aplicar los fertilizantes es mediante el fertirriego, técnica que permite aplicar conjuntamente el agua y los fertilizantes. El empleo del fertirriego en apio permite una alta precisión y uniformidad en la distribución del agua y nutrimentos durante todo el ciclo del cultivo de acuerdo a la demanda de la planta (Figura 2). Además, el fertirriego ayuda a incrementar la eficiencia en el uso de los fertilizantes hasta un 80 %, en promedio.

Fuentes fertilizantes. Los fertilizantes utilizados para fertirriego deben reunir dos características esenciales, la primera es ser altamente solubles en agua y la segunda, tener altas concentraciones de los nutrimentos. Los fertilizantes comúnmente utilizados en apio son nitrato de amonio, nitrato de calcio, fosfato monopotásico, nitrato de potasio, sulfato de magnesio, ácido fosfórico y ácido nítrico.

Curva de absorción de macronutrimentos en apio.

Figura 2. Curva de absorción de macronutrimentos en apio.

Foto: INTAGRI con datos de Rincón et al., 2002.

Monitoreo nutrimental

Para llevar a cabo el monitoreo nutrimental en apio se pueden emplear una o varias herramientas como las que se describen a continuación.

Análisis foliar. El análisis foliar ayuda a detectar con precisión el nivel de los nutrimentos que está absorbiendo la planta de apio. Es un análisis que se puede llevar a cabo una o dos veces durante el ciclo del cultivo y complementa el análisis de suelo para lograr una alta productividad del cultivo. El tamaño de la muestra que se recomienda enviar al laboratorio de análisis es de 30 a 50 hojas. En el Cuadro 2, se muestran los niveles de suficiencia de nutrimentos que debe tener el apio en dos etapas fenológicas, los cuales ayudan a determinar si es necesario o no realizar un ajuste en el programa de nutrición.

 

 Cuadro 2. Niveles de suficiencia de nutrimentos a nivel foliar en apio.

 Fuente: Hochmuth et al., 2015.

Nutrimento

Peciolo exterior.

6 semanas después del trasplante

Peciolo exterior.

En la madurez

Deficiente

Adecuado

Alto

Deficiente

Adecuado

Alto

N

%

<1.5

1.5-1.7

>1.7

<1.5

1.5-1.7

>1.7

P

<0.3

0.3-0.6

>0.6

<0.3

0.3-0.6

>0.6

K

<6.0

6.0-8.0

>8.0

<5.0

5.0-7.0

>7.0

Ca

<1.3

1.3-2.0

>2.0

<1.3

1.3-2.0

>2.0

Mg

<0.3

0.3-0.6

>0.6

<0.3

0.3-0.6

>0.6

Fe

ppm

<20

20-30

>100

<20

20-30

>100

Mn

<5.0

5.0-10

>20

<5

5-10

>20

Zn

<20

20-40

>60

<20

20-40

>60

B

<15

15-25

>25

<20

20-40

>40

Cu

<4.0

4.0-6.0

-

<1.0

1.0-3.0

>3.0

 

Análisis de la solución del suelo. La solución del suelo es el componente acuoso del suelo donde se encuentran disueltos nutrimentos y compuestos orgánicos hidrosolubles. Para obtener la solución del suelo se puede realizar el extracto de pasta saturada o su extracción directa en campo, y en ambos casos se utilizan sondas de succión o chupatubos para extraerla. La solución del suelo extraída se puede analizar en laboratorio o mediante equipos portátiles. Es recomendable realizar varios puntos de muestreo en el cultivo para obtener un resultado representativo. Este análisis nos permite detectar si las interacciones que sufren los nutrimentos en el suelo no afectan significativamente su equilibrio para ser absorbidos por las plantas de apio.

Análisis del extracto celular del peciolo (ECP). El ECP hace referencia al jugo que se extrae al comprimir mecánicamente los peciolos de las hojas muestreadas de apio. Los peciolos que se utilizan para este análisis son de las hojas más recientemente maduras (HMRM). El análisis del ECP se realiza principalmente mediante equipos portátiles; los cuales diagnostican con mucha precisión nutrimentos, en su forma iónica, como nitrógeno (N-NO3-), fósforo (PO4-), potasio (K+), calcio (Ca2+) y elementos como el sodio (Na+). La ventaja de esta herramienta es la rapidez y sencillez con la que se obtienen resultados en campo, que permite evaluar diaria o semanalmente el cultivo en campo de forma rápida y la metodología para determinar la suficiencia, deficiencia y excesos es muy sencilla; permitiendo tomar decisiones inmediatas para corregir o ajustar el programa de nutrición en el cultivo de apio. Es indispensable para la interpretación de los resultados contar con valores de referencia como los del Cuadro 3.

 

 Cuadro 3. Niveles de suficiencia de N-NO3- en extracto celular de peciolo de apio.

 Fuente: Elaboración propia.

Fuente

Etapa

ppm de N-NO3-

Universidad Estatal de Michigan

4 SDT

780 a 990

5 a 7 SDT

600 a 780

8 a 9 SDT

390 a 600

1 SAC

250 a 390

Universidad de California-Davis

Medio crecimiento

600 a 800

Pre-cosecha

400 a 600

SDT: semanas después del trasplante; SAC: semanas antes de cosecha

 
Para el análisis del ECP en apio se recomienda tomar los peciolos de aproximadamente 20 hojas. Si la planta de apio es joven se deberá muestrear todo el pecíolo. Cuando las hojas sean lo suficientemente grandes se tendrá que tomar solo la parte del pecíolo por encima del primer nudo. Si después las hojas están muy grandes se deberá tomar la sección entre el primer y el segundo nudo. Para una extracción más rápida del jugo peciolar se tienen que cortar los pecíolos en pedazos de entre 0.5 a 1 cm de longitud y tomar una submuestra para colocar en una prensa que ayude a extraer el jugo de los peciolos y posteriormente determinar el nivel de nutrimentos a través de los equipos portátiles.

Conclusiones El uso adecuado de las herramientas y metodologías para elaborar y monitorear un programa de nutrición en apio permitirá incrementar sustancialmente el rendimiento del cultivo, ya que se suministra en la cantidad, lugar y momento adecuados cada uno de los nutrimentos para que la planta pueda desempeñar adecuadamente sus funciones fisiológicas. Además, con el uso eficiente de los insumos que se logra a través de un buen manejo de la nutrición, se reduce el impacto ambiental del cultivo y se mejora su productividad.

Cita correcta de este artículo  INTAGRI. 2022. Manejo Nutricional del Apio. Serie Nutrición Vegetal, Núm. 155. Artículos Técnicos de INTAGRI. México. 5 p.

Literatura consultada

  • L. Rincón, S. L.; Pellicer, B. C.; Sáez, S. J.; Pérez, C. A.; Abadía, S. A. 2002. Crecimiento Vegetativo y Absorción de Nutrientes del Apio en Fertirrigación. Invest. Agr.: Prod. Prot. Veg. Vol. 17 (2): 291-302 p.
  • Schulbach, K.; Smith, R.; Hartz, T.; Jackson, L. 1995. Guide to Nitrogen Quick-Tests for Vegetables with the 'Cardy' Nitrate Meter. Universidad de California. 11 p.
  • Rincón, S. L. 2004. Planificación de la Fertirrigación del Apio. Vida Rural: 66-70 p.
  • Hochmuth, G.; Maynard, D.; Vavrina, C.; Hanlon, E.; Simonne, E. 2015. Plant Tissue Analysis and Interpretation for Vegetable Crops in Florida (HS964). University of Florida/IFAS Extension. 48 p.
  • Ciampitti, I. A.; García, F. O. 2007. Requerimientos Nutricionales. Absorción y Extracción de
  • Macronutrientes y Nutrientes Secundarios. II. Hortalizas, Frutales y Forrajeras. Archivo Agronómico Nº 12. 4 p.
  • Ramírez, M. P.; Castellanos, J. Z.; Sánchez, G. P.; Galvis, S. A.; Martínez, G. A.; Tijerina, Ch. L. 2003. Fertilización Nitrogenada y Patrón de Absorción Nutrimental del Apio en Fertirriego. Terra Latinoamericana, 21(1): 101-108 p.
  • Michigan State University. 2011. Petiole Sap Nitrate Guidelines. MSU Extension.
  • Bertsch, F. 2009. Absorción de Nutrimentos por los Cultivos. Asociación Costarricense de la Ciencia del Suelo. San José, Costa Rica. 307 p.
  • Fertilab. s.f. Manual de Muestreo (4ta edición). FERTILAB. México. 29 p.
  • Hochmuth, G. 2015. Plant Petiole Sap-Testing for Vegetable Crops (Circular 1144). Florida: Florida Cooperative Extension Service. 5 p.

Redes Sociales:

https://cursos.intagri.com/anunciate-en-nuestra-web
Se prohíbe la reproducción total o parcial de este documento sin previa autorización de Intagri, S.C.

Artículos Relacionados


Cómo aprovechar al máximo los nutrientes en condiciones de alcalinidad del agua y suelo

Cómo aprovechar al máximo los nutrientes en condiciones de alcalinidad del agua y suelo

Los fertilizantes fosfatados comunes son muy sensibles de manejar en aguas con alcalinidad y pH alto, ya que presentan un alto riesgo de precipitados con el Calcio presente en el agua o al mezclarse con fertilizantes que contengan calcio y/o magnesio. El PeKacid 0-60-20 presenta una solución innovadora para enfrentar los problemas de bloqueo y precipitación de nutrientes, ya que no solo provee de fósforo y potasio puro a las plantas si no proporciona múltiples ventajas que ayudan al productor a mejorar la eficiencia del uso de los fertilizantes y cuidar el sistema de riego.

5670 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Fertirriego de Berenjena (Solanum melongena)

Fertirriego de Berenjena (Solanum melongena)

El fertirriego es una práctica efectiva que ofrece mejorar el proceso de aplicación de los fertilizantes y el riego en cultivos hortofrutícolas. En berenjena (Solanum melongena), como en muchos otros cultivos, el fin del fertirriego es la aplicación de fertilizantes disueltos en el agua de riego en la proporción requerida por el cultivo, de acuerdo con su estado fenológico y en función de la calidad del suelo y agua de riego.

2344 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Fertilización del Cultivo de Zanahoria

Fertilización del Cultivo de Zanahoria

La adecuada fertilización es uno de los principales pilares para lograr acceder al potencial productivo de los cultivos. En el cultivo de zanahoria cuando se utilizan híbridos en combinación con una fecha de siembra óptima y un programa de nutrición balanceado es factible obtener hasta 70 toneladas por hectárea de zanahoria comercial.

9690 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Para realizar un comentario tienes que iniciar sesión

Comentarios

Aún no hay comentarios sobre el artículo