Fertilización Nitrogenada en el Cultivo de Cebolla


Introducción

La cebolla es una de las hortalizas más importantes en todo el mundo. Su producción mundial se encuentra en constante incremento, tan solo en un periodo de 10 años (1996 a 2006) se registró un crecimiento del 50 %, llegando a una producción de 65 millones de toneladas. Más del 50 % de esta producción se concentra entre los cinco principales países productores a nivel mundial, que son China, India, Estados Unidos, Pakistán y Rusia (Ottone, 2008).

México también destaca en la producción de este cultivo, situándose la mayor parte de la producción nacional en los estados de Chihuahua, Guanajuato, Baja California, Puebla, Zacatecas, Tamaulipas, Michoacán y Morelos (SIAP, 2013). En 2013, Chihuahua destacó en la producción de cebollas, logrando un rendimiento promedio de 51.95 ton/ha y una producción de 237, 402.65 ton en el estado (SIAP, 2013). En el resto de los estados los rendimientos promedios están por debajo de las 37 ton/ha.  Es cierto que el clima en el estado norteño puede ayudar, pero también influye mucho el manejo del cultivo y su fertilización.

 Cebolla

Figura 1. Cultivo de cebolla en Guanajuato, México.

El manejo tradicional de la fertilización en cebollas

La fertilización, junto con el manejo del riego, son dos de los principales factores que ejercen una mayor influencia en la productividad del cultivo de cebolla. El aporte de éstos debe  basarse en los requerimientos del cultivo de acuerdo a sus etapas de desarrollo, así como del diagnóstico de la fertilidad del suelo y análisis de agua de riego.  Otros factores también importantes son la fecha de siembra, elección de la variedad, preparación del terreno, etc. En la producción de cebolla en México, estos factores (en especial los primeros) no se consideran para una adecuada fertilización, por lo que es común aplicar cantidades excesivas de fertilizante, o bien cantidades menores de las requeridas por el cultivo, lo que trae como consecuencia grandes mermas en el rendimiento.

Factores a considerar para la fertilización en cebollas

La cebolla es una hortaliza de raíz poco profunda (20 – 25 cm) y necesita de un suelo friable (mullido) que retenga suficiente humedad. Los suelos con demasiada arcilla suelen afectar el desarrollo de raíces y resulta ser muy difícil la cosecha. Mientras que la producción de cebolla en suelos arenosos es posible siempre y cuando se consideren riegos más frecuentes. 

Las cebollas también son sensibles a la salinidad, principalmente en etapas tempranas, y conforme se desarrollan la tolerancia es mayor. Niveles de conductividad eléctrica de 4 a 5 dS/m  pueden reducir hasta un 50 % el rendimiento. La cebolla es más sensible a la salinidad, al sodio y al boro que otras hortalizas como la lechuga, brócoli y col. 

Manejo de la fertilización

Para la cebolla y demás cultivos es indispensable contar con un análisis de suelo y agua confiable, pues son las herramientas que ayudan a definir la dosis de fertilización que se debe aplicar al cultivo. Además es necesario conocer cuáles son los requerimientos de  nutrientes del cultivo. De esta manera se puede evaluar el aporte de nutrientes del suelo y agua y la eficiencia del cultivo para aprovechar los fertilizantes aplicados. Por otro lado, el análisis de agua también nos brinda información acerca del contenido de carbonatos y elementos tóxicos que pueden afectar la nutrición del cultivo.

Fertilización nitrogenada

La fertilización nitrogenada influye directamente en el rendimiento de los cultivos y en el caso de la cebolla tiene un efecto directo en el desarrollo y calidad de los bulbos, ya que el N tiene un rol muy activo en las actividades fisiológicas de las plantas por estar vinculado directamente con el proceso de división celular.

 Logros

Figura 2. El logro de un buen rendimiento en el cultivo de cebolla es el resultado del manejo eficiente de la fertilización y de otros factores.

  • Crecimiento Vegetativo.- Desde la siembra, hasta el inicio del bulbeo. Aquí se sintetiza gran cantidad de proteínas. Por ello, los requerimientos de N son muy altos, debiendo aplicarlo en forma nítrica y una pequeña parte en forma amoniacal.
  • Formación de Reservas.-Comprende el desarrollo del bulbo. Aquí la planta reduce y detiene su crecimiento vegetativo, se produce la hidrólisis de las proteínas y aminoácidos cuyos productos migran hacia los bulbos donde ocurre la formación de los compuestos de reserva, mientras que en las hojas hay una síntesis rápida de glúcidos en la que intervienen el P y el K. Posteriormente estos azúcares se acumularán en los bulbos.

El nitrógeno es el elemento más demandado por la cebolla, y su deficiencia produce plantas amarillentas, reducidas, torcidas o enrolladas y a la madurez el cuello no se dobla ni se seca. La mayoría de los autores coinciden en señalar que la cebolla responde a la fertilización nitrogenada (una producción de 35 t/ha de cebolla extrae aproximadamente 128 kg N/ha). Aún en suelos bien dotados de este elemento, su adición en forma de fertilizantes nitrogenados  se refleja con una favorable respuesta del cultivo.

En la mayoría de los casos se observa una buena respuesta con 150 a 200 kg N/ha. Por lo general, no más de 1/3 de la dosis de N debe estar disponible a la siembra, 1/3 más al principio de la temporada (3 – 4 hojas) y el tercio restante debe aplicarse a la mitad de la temporada. Una dosis fuerte a fines de temporada puede retrasar la maduración, disminuir la capacidad de almacenamiento, favorecer el ataque de hongos y contribuir a la división del bulbo.

Las dosis en general puede variar de 100 hasta 400 kg N/ha, dependiendo del suelo, historial de cultivos y eficiencia del rego. Por esta razón uno de los retos más difíciles para los productores y asesores de cultivos es gestionar eficazmente tanto el agua de riego como los fertilizantes nitrogenados disponibles en la zona radicular.

Una de las razones para buscar mayor eficiencia en los fertilizantes nitrogenados es porque el N es muy móvil en el suelo y puede ser fácilmente lixiviado del volumen radical por riegos pesados o excesivos, especialmente con fertilizantes convencionales. Para estos casos los fertilizantes de liberación controlada son una opción para contrarrestar estas pérdidas. Por otro lado las pérdidas por volatilización son también muy importantes, incluso llegando a ser la principal causa de pérdida de N. Para contrarrestar la volatilización, se han desarrollado fertilizantes comerciales con inhibidores de la enzima ureasa, que cataliza la hidrólisis de la urea, para reducir las pérdidas por volatilización y mejorar la eficiencia de uso del nitrógeno. La eficacia de estos inhibidores debe ser evaluada localmente.

Conclusiones

La fertilización nitrogenada influye directamente en el rendimiento del cultivo de cebolla, tiene un efecto en el desarrollo y calidad de los bulbos debido a que el N tiene un rol muy activo en las actividades de crecimiento de la planta.

La forma, fuente, ubicación y momento de la aplicación de N, son críticos en la producción de cebollas. Es vital comenzar a partir de un análisis de suelo y agua de un laboratorio confiable y contar con la capacitación adecuada para lograr buenos rendimientos en el cultivo.

Fuentes

Mata, V. H.; Patishtán, P. J.; Vázquez, G. E.; Ramírez, M. M. 2011. Fertirrigación del Cultivo de Cebolla con Riego por Goteo en el Sur de Tamaulipas. Libro Técnico No. 5. INIFAP. México.  185 p.

Álvarez, H. J. C.; Venegas, F. S.; Soto, A. C.; Chávez, V. A.; Zavala, S. L. 2011. Uso de Fertilizantes Químicos en Cebolla (Allium cepa L.) en Apatzingán, Michoacán, México. Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. 15 p.

Tindall. 2004. Controlled Release Nitrogen Shows Promise on Onions. Fluid Journal. 2 p.

E. Voss, R.; S. Mayberry, K. Green Onion Production in California. Division of Agriculture and Natural Resources. Publication 7243. University of California. 3 p. 

Redes Sociales:

mailto:marketing@intagri.com.mx?subject=Me%20interesa%20contratar%20anuncios%20web%20in%20intagri.com
http://rivulis.com/productos/drip-tapes/t-tape/?lang=es
Se prohíbe la reproducción total o parcial de este documento sin previa autorización de Intagri, S.C.

Artículos Relacionados


Valor Nutritivo de los Forrajes y su Relación con la Nutrición Proteica de Rumiantes

Valor Nutritivo de los Forrajes y su Relación con la Nutrición Proteica de Rumiantes

La condición corporal en rumiantes, es atribuida al consumo de energía, el consumo y el tipo de proteína, demostrando tener una influencia en las respuestas productivas y reproductivas de los animales. La proteína cruda de los forrajes se divide en proteína verdadera y nitrógeno no proteico (NNP); la proteína verdadera de los forrajes constituye del 60 % al 80 % del nitrógeno total, el resto está conformado por el NNP soluble y por pequeñas cantidades de nitrógeno lignificado.

66 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


El Pastoreo y su Relación con la Nutrición de Rumiantes

El Pastoreo y su Relación con la Nutrición de Rumiantes

En México la ganadería ocupa más del 50% del territorio nacional y mantiene cerca de 32 millones de cabezas de ganado bovino. La producción de leche y carne, es de más de 10,000 millones de litros y de 1,5 millones de toneladas, respectivamente. Los rumiantes son de particular importancia para la sustentabilidad de los sistemas de producción agrícola ya que tienen la habilidad de convertir carbohidratos y proteínas presentes en los vegetales (energía no digestible) en formas disponibles para el consumo humano como la leche, carne, etc. La digestión se inicia cuando el animal toma un bocado, una vez en el rumen, el alimento empieza a sufrir fermentación, y los microorganismos digieren el alimento, resultando en productos finales que sirven como una fuente mayor de nutrientes para el animal, entre los principales productos formados son amonio, metano, dióxido de carbono, y ácidos grasos volátiles (AGVs).

245 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Los 10 Componentes Tecnológicos Más Importantes en la Producción de Maíz de Alto Rendimiento

Los 10 Componentes Tecnológicos Más Importantes en la Producción de Maíz de Alto Rendimiento

Los 10 componentes más importantes para la producción de maíz de alto rendimiento son: rotación de cultivos o cultivos de cobertura, selección de híbridos, tratamiento a la semilla, fecha de siembra, siembra y establecimiento, densidad de población, fertilización, riego, fungicida y regulador fisiológico, y control de plagas y enfermedades.

4946 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Comentarios

Anónimo comentó:
Publicado: 2016-07-28 14:29:11
excelentes artículos. les agradeceré información sobre el cebollín. Saludos
alvaro_bonilla comentó:
Publicado: 2016-08-01 13:53:38
Gracias por el comentario. Para información sobre cebollín suscríbete a nuestro boletín, donde podrás revisar los artículos más nuevos que se publican en Intagri. Saludos.
usuario_638343599 comentó:
Publicado: 2016-12-07 20:07:50
un articulo mas sobre todo la fuente de nutrición de ajo, chile y vid
reneomarhr comentó:
Publicado: 2016-12-22 10:56:33
Muchas gracias por su interés. Lo invitamos a seguir visitando nuestros artículos.