El Encalado de los Invernaderos


Autor: Equipo Editorial INTAGRI

En muchas regiones con producción agrícola bajo invernadero, las temperaturas que se alcanzan en el interior de estas estructuras durante el verano son excesivas; lo cual provoca estrés y daños en los cultivos. Existen diferentes técnicas para disminuir la radiación que entra al invernadero y con ello la temperatura; se pueden destacar el uso de pigmentos especiales en el proceso de fabricación, los encalados, las pinturas especiales y el uso de sombras fijas o móviles.

¿Qué es el encalado y para qué sirve?

El encalado de la cubierta es una técnica muy utilizada y de bajo costo para disminuir temporalmente la transmisión de luz. El objetivo principal de utilizarlo es el de bajar la temperatura dentro de los invernaderos. Consiste en realizar una suspensión de carbonato de calcio (llamado también blanco de España) o hidróxido de calcio (conocido como cala apagada o de construcción) en agua y asperjarlo sobre la cubierta de polietileno de los techos de los invernaderos, para reflejar parte de la radicación solar que incide sobre las cubiertas. Hay sustancias especiales que se manejan comercialmente para aplicar a la cubierta de manera similar al encalado, con mayor tiempo de permanencia por su resistencia al lavado, pero de un costo más elevado. Nunca debe encalarse con sulfato de calcio (yeso), ya que puede dañar el plástico. Tampoco se deben usar pinturas convencionales para dar sombra debido a que pueden contener solventes u otras sustancias que afecten negativamente la durabilidad del plástico.

Aplicación de encalado sobre la cubierta del invernadero

Figura 1. Aplicación del encalado en la cubierta de un invernadero.

Foto: Villareal, 2015.

Cuadro 1. Dosis de encalado en función del porcentaje de radiación a disminuir.

Fuente: Muñoz, 2009.

Reducción de radiación

Dosis (kg/1000 m2)

30 %

30

20 %

20

Dosis de encalado

 La dosis de encalado depende del porcentaje de radiación que se desea disminuir al interior del invernadero (Cuadro 1). Sin embargo, la dosis media que es común utilizar es de un kilo de carbonato de calcio o hidróxido de calcio, por cada diez litros de agua. También existen diferentes productos a nivel comercial que son fabricados especialmente para sombrear, entre ellos podemos mencionar ReduSol®, Q4 Blanco®, Eclipse LD®, entre otros. Estos productos diseñados para este propósito cuentan con tablas de dosificación, según el porcentaje de sombra que se desea. Los fabricantes de estos materiales recomiendan aplicar por hectárea una disolución de 1,200 a 1,500 litros cuando la aplicación es mecánica y de 1,700 a 2,000 litros cuando es de forma manual.

Aplicación del encalado

El encalado se puede aplicar mediante una mochila de motor o aspersora que cuente con una boquilla de gota fina, procurando la mayor homogeneidad en la aplicación. También se puede realizar de forma manual con ayuda de botes. En todo caso, se deberá evitar el escurrimiento para no tener zonas con poca luminosidad, situación que se vería reflejada en los rendimientos de los cultivos.

El grado de sombreo depende de la dosis de aspersión, pero debe procurarse que no llegue a afectar mucho a la fotosíntesis del cultivo, sobre todo en las mañanas y en las tardes cuando aún no se alcanzan radiaciones altas en el exterior. Es necesario graduar el nivel de transmisión de luz midiendo la intensidad en el interior del invernadero conforme se hace el encalado, utilizando un medidor de luz. Existen diferentes modelos de estos equipos, algunos solo miden la luz y otros miden la energía recibida e incluyen algoritmos integrados para realizar conversiones de unidades (watts, micromoles, luxes, etc.). Cualquier modelo puede ser muy útil para fines prácticos, permitiendo también determinar el momento adecuado para reemplazar el plástico, con base en la luminosidad que filtra aun cuando se ha lavado y eliminado el exceso de polvo. Las mediciones, ya con el encalado, deben ser al menos de 900 mmol/m2/s o 4,000 pies-bujía en un día despejado entre las 11:00 y 16:00 horas.

En lugares donde está despejado todo el día, para aumentar el nivel de radiación solar incidente y con ello mejorar la tasa diaria de fotosíntesis, pero contribuyendo a abajar la temperatura, una estrategia es encalar solo los techos que dan hacia el poniente y quizá una franja superior (1 a 2 metros de ancho) del techo oriente, para invernaderos que están orientados de norte a sur. Esto se debe a que en las primeras horas de la tarde las temperaturas son más altas.

Durabilidad del encalado

El encalado normalmente se lava con las primeras lluvias, sobre todo cuando se utiliza carbonato de calcio, por lo que puede ser necesario reencalar. El encalado con hidróxido de calcio resiste un poco más el lavado por la lluvia. Los productos comerciales tienen un alto 

Cultivo de pimiento bajo invernadero

Figura 2. El sombreado debe procurarse que no sea mayor al 50 o 60 %, ya que se puede afectar el desarrollo del cultivo.

Foto: Sánchez, 2020.

grado de resistencia al lavado cuando se aplican correctamente y solo se pueden retirar aplicando productos diseñados para la limpieza del plástico, como son: Topclear®, Removit®, ReduClean®, entre otros.

Conclusiones

Aunque el encalado no logra por sí solo un clima óptimo para el cultivo, es una importante herramienta para el enfriamiento de los invernaderos, sobre todo en las zonas cálidas. En cuanto al efecto del blanqueo sobre las temperaturas del aire, los datos son escasos y difíciles de comparar entre sí, ya que la aplicación del encalado tendrá distinta acción según el tipo de invernadero sobre el que se utilice. Por ejemplo un invernadero bien ventilado notará menos el efecto del encalado que otro más hermético. Sin embargo, se debe resaltar que el encalado es más eficiente cuando las plantas al interior del invernadero son pequeñas, pues el enfriamiento evaporativo que generan es casi nulo por su baja densidad de follaje. Además, todavía no se da competencia por luz entre ellas, haciéndolas más tolerantes a un mayor grado de sombra sin que les afecte de manera importante.

Cita correcta de este artículo 

INTAGRI. 2021. El Encalado de los Invernaderos. Serie Horticultura Protegida, Núm. 43. Artículos Técnicos de INTAGRI. México. 3 p.

Literatura consultada

  • Sanchez del C., F.; Moreno P., E. del C. 2017. Diseño Agronómico y Manejo de Invernaderos. Universidad Autónoma Chapingo. Texcoco, México. 405 p. 
  • Muñoz-Ramos, J. J. 2009. Manejo del Cultivo de Tomate en Invernadero. En Castellanos, J. Z. (Ed.). Manual de Producción de Tomate en Invernadero. Editorial INTAGRI. México. 45-92 p.
  • Matallana-Gonzalez, A.; Montero-Camacho, J. I. 2001. Invernaderos: Diseño, Construcción y Climatización. Ediciones Mundi-Prensa. España. 209 p.

Redes Sociales:

Se prohíbe la reproducción total o parcial de este documento sin previa autorización de Intagri, S.C.

Artículos Relacionados


Importancia de la Radiación Solar en la Producción Bajo Invernadero

Importancia de la Radiación Solar en la Producción Bajo Invernadero

La radiación solar se puede considerar el factor ambiental más importante en los cultivos bajo invernadero, pues influye en procesos relacionados con la fotosíntesis, los balances de agua y energía, y el crecimiento y desarrollo del cultivo. Por tal motivo, el manejo de la radiación solar en la producción bajo invernadero es sin duda una de las actividades más importantes en la Horticultura Protegida.

74923 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Para realizar un comentario tienes que iniciar sesión

Comentarios

Aún no hay comentarios sobre el artículo