Producción de Plántulas en Invernadero


Autores: Equipo Editorial INTAGRI

La demanda de hortalizas en los diversos mercados exige la producción sostenida de productos frescos de alta calidad. Para poder cumplir con la demanda y exigencia del mercado los productores orientan la producción de plántula a una forma escalonada, adoptando técnicas en el manejo de la nutrición, el control de plagas y enfermedades, manejo de los sustratos y el riego que puedan ayudar al fortalecimiento.

 
Producción de plántulas de esparrago

Figura 1. Producción de plántulas de espárragos.  El control de luz, temperatura y humedad relativa ayudan a un óptimo desarrollo del cultivo.

Fuente: Intagri, 2019

 

Factores a tomar en cuenta para la producción de plántula

Sustrato: Generalmente se usan sustratos hechos con diversos componentes de origen orgánico o inorgánico. Para obtener una buena germinación, enraizamiento y crecimiento de plántulas, el sustrato debe cumplir con características como una alta retención de humedad, tener suficientes espacio para la circulación del aire a lo que se le conoce como buena porosidad, además de una adecuada disponibilidad de nutrientes, baja velocidad de descomposición, fácil manejo y sobre todo un bajo costo y de fácil obtención.

Algunos tipos de sustratos utilizados en la producción de semilleros: 

  • Fibra de coco: Este sustrato de origen natural, se obtiene de la pulverización de fibras de coco, tiene una retención de agua de 4 veces su peso y un pH entre 6.3 y 6.5. Su porosidad es buena y debe ser avada antes de su uso debido al alto contenido de sales que posee.
  • Vermiculita: Este sustrato puede retener 350 l/m3 y posee buena capacidad de aireación, aunque con el tiempo puede llegar a compactarse. Posee una elevada CIC de 80 a 120 meq/l. Puede contener hasta un 8% de potasio asimilable y hasta un 12 de magnesio asimilable.
  • Perlita: Se presenta en partículas blancas cuyas dimensiones varían de 1.5 a 6 mm. Posee una capacidad de retención de agua de hasta cinco veces su peso y posee una elevada porosidad. Su CIC es prácticamente nula de entre 1.5 a 2.5 meq/100 g, al igual que el pH está cerca a la neutralidad 7-7.5, excelente para mezclar con otros sustratos como turba o vermiculita.

Nutrición: La nutrición juega un papel fundamental y la mayoría de los sustratos o medios de cultivo comerciales contienen una carga de nutrientes que ayudan al desarrollo de la plántula después de la germinación. A medida que las plántulas crecen y se desarrollan, estas tendrán necesidades diferentes según la especie y variedad.

Elementos aportados a través de la nutrición mineral

  • Nitrógeno: esencial en la síntesis de clorofila y proteínas. Efecto esencial sobre el crecimiento de las plantas.
  • Fósforo: interviene en el transporte de ATP, influye en el crecimiento y desarrollo del sistema radicular.
  • Influye en la calidad de los frutos interviniendo en el contenido de azucares.
  • Calcio: Forma parte de las paredes celulares vegetales, trasmite a la planta menos susceptibilidad a ser atacado por algunas enfermedades.
  • Magnesio: Parte esencial de la clorofila, ayudando en el proceso respiratorio de la planta.
  • Azufre: interviene en la síntesis de algunos aminoácidos esenciales, así como en el desarrollo de ciertas enzimas y vitaminas.
  • Zinc: interviene en el crecimiento y promueve la síntesis de ciertas auxinas.
  • Cobre: Incluye en el metabolito de los carbohidratos y nitrógenos, activando la enzima que sintetiza la lignina y melanina.
  • Molibdeno: interviene en cambios químicos asociados a la absorción del nitrógeno por la planta.

Si bien la fertilización se puede realizar al mezclar el material fertilizante con el sustrato en el momento de la siembra, se sugiere iniciar la fertilización cuando se tiene un 90% de emergencia y las primeras hojas verdaderas, inicialmente se realiza la aplicación de nitrógeno, fósforo, potasio y calcio, una semana después se aplican micronutrientes y magnesio, adicional se hace la aplicación de enraizadores que ayuden a inducir la formación de raíces como el ácido indolacético. El nitrógeno es absorbido en forma de nitrato, el fosforo se absorbe en forma de fosfato, aplicando normalmente en semilleros fosfato mono potásico y ácido fosfórico, el potasio es aplicado mediante nitrato de potasio y sulfato de potasio. Los ácidos tanto fosfóricos como nítricos se deben utilizar con precaución en los semilleros ya que cualquier caída en el pH puede dar lugar a quemadura acida sobre la planta. No olvidar que el riego en los semilleros se hace sobre el material vegetal, no sobre suelo.

La solución de fertilización debe aplicarse  a través del riego por micro aspersión cuidando que la aplicación sea lo más homogénea posible y llegue a cada una de las plántulas; una vez aplicada la solución nutritiva debe aplicarse un riego ligero, dirigido al follaje para eliminar residuos de fertilizantes sobre las hojas y evitar daños de toxicidad.

 

Nutrición orgánica: Se pude realizar la siembra utilizando mezcla de sustrato comercial y lombricomposta, al fin de producir plántula de calidad con enfoque orgánico, incluyendo un buen desarrollo de raíces sin tener que aplicar fertilizantes químicos o enraizadores o alguna hormona de crecimiento. La aplicación de la lombricomposta debe ser baja en sales.

Manejo del riego: El manejo del agua constituye uno de los factores esenciales para lograr una producción exitosa y de calidad, ya que las enfermedades suelen aparecer principalmente por el mal manejo del riego. En mayor medida se recomienda la aplicación de riegos por aspersión o microaspersión evitando los riegos pesados, cuidando que la gota sea ligera para evitar lastimar las plántulas. El agua debe estar en un pH de 5.5 a 6.5 durante los primeros 15 días y terminarlo cuando aparecen las hojas verdaderas y comenzar la nutrición de la plántula.

Es ideal realizar riegos ligeros y frecuentes por lo que se pueden realizar uno o dos riegos por día   para evitar que las variaciones de humedad en el sustrato no sean tan marcadas y disminuya el estrés en las plantas por escases o exceso de agua, y prevenir enfermedades.

El riego excesivo da lugar a plántulas con raíces poco desarrolladas y proliferación de hongos, mientras que la escasez de agua afectará al crecimiento.

Riego en plantines

Figura 2. Es ideal la aplicación de riegos ligeros y frecuentes, evitando las variaciones de humedad en el sustrato.

Fuente: Intagri, 2019

Manejo del ambiente:

Es importante el monitoreo de los parámetros de luz, temperatura y humedad relativa en el invernadero. Los niveles de temperatura durante el periodo de cultivo afectan significativamente al desarrollo, por lo que se debe mantener condiciones óptimas y temperaturas constantes en el invernadero, la temperatura puede ir entre los 18 y 24 °C dependiendo de la especie cultivada, si es posible puede instalarse un sistema de calefacción en casos donde se producen heladas y tener en cuenta la óptima ventilación del invernadero para el control de altas temperaturas.

Cuando la humedad relativa se encuentra por debajo del 50 % la plántula puede sufrir una deshidratación y se puede corregir tirando agua al piso, pulverización de agua en el ambiente y sombreando; por el contrario si la humedad relativa se encuentra por arriba de 75 %, la traspiración se reduce, disminuye el crecimiento y se pueden llegar a producir enfermedades, se recomienda encender los ventiladores, aumentar la temperatura y evitar el exceso de humedad en el suelo.

Recomendaciones para el manejo de las enfermedades

El manejo de los factores antes mencionados puede contribuir a la prevención de enfermedades, además pueden tomarse en cuenta las siguientes recomendaciones: uso de semilla sana así como la desinfección previa a la siembra, desinfección de charolas usadas, sustrato desinfectado de preferencia no reciclar sustrato, si es así recomienda una alta desinfección.

Cuando la enfermedad está presente en el invernadero se recomienda:

  1. Eliminar el exceso de humedad; separa charolas de plantas enfermas y exponerlas al sol en un lugar ventilado.
  2. Eliminar plantas muertas, evitando hacer siembras en las mismas cavidades donde estas fueron eliminadas, ya que probablemente esta celda este seguirá infectada.
  3. Aplicación de fungicidas, sobre todo en charolas donde la restricción de humedad y la ventilación no consigan detener el avance de la enfermedad.  

Cita correcta de este articulo  

INTAGRI. 2020. Producción de Plántulas en Invernadero. Serie Hortalizas, Núm. 17. Artículos técnicos de INTAGRI. México. 5 p

Fuentes consultadas

  • INIFAP. 2010. Producción de plántula de chile en invernadero. Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias. México. 45 p.
  • FAO. 2006. Manual hot pepper seed and crop prodution in the Bahamas. Food and Agriculture Organization of the United Nations (FAO). Roma, Italia. 39 p.
  • Chávez, S. 2001. Producción de plántula de hortalizas en invernadero. Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias. Región Norte, Campo experimental Delicias, México. Folleto técnico. Num. 7.
  • Muñoz, R. 2003 La producción de plántula en invernadero. Manual de producción hortícola en invernadero. INCAPA. México. 230 p.

 

 

Redes Sociales:

Se prohíbe la reproducción total o parcial de este documento sin previa autorización de Intagri, S.C.

Artículos Relacionados


Manejo Integrado de Pulgones en Hortalizas

Manejo Integrado de Pulgones en Hortalizas

Los pulgones son organismos cosmopolitas, que se alimentan de la savia de las plantas y suelen ser transmisores de virus en las mismas. Dependiendo de la especie pueden ser monófagos o polífagos y tienden a ser gregarios alrededor de las hembras vivíparas. Cuando no hay cultivos, los pulgones pueden sobrevivir en las malezas y puede invernar en estado de ninfa o adulto en gramíneas de invierno.

14423 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Phytophthora infestans, un Hongo Devastador para las Hortalizas

Phytophthora infestans, un Hongo Devastador para las Hortalizas

Phytophthora infestans pertenece a la clase oomiceto y puede reproducirse de forma sexual o asexual. Es conocido por ser el agente que causa el tizón tardío o mildiu, las principales plantas hospederas son la papa, tomate, pepino dulce y ocasionalmente la berenjena, en las que genera efectos devastadores.

24148 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Polinización de las Hortalizas

Polinización de las Hortalizas

: La polinización es indispensable en la mayoría de los cultivos, no obstante, en los ecosistemas agrícolas los polinizadores silvestres son escasos a causa de malas prácticas de cultivo, uso de insecticidas o herbicidas, que han ido disminuyendo o eliminando sus poblaciones.

11339 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Comentarios

Aún no hay comentarios sobre el artículo