Cultivo de Girasol en México


Autor: Equipo Editorial INTAGRI

El girasol cultivado (Helianthus annuus L.) es una especie originaria del norte de México y oeste de Estados Unidos, con una gran importancia mundial por su alto contenido de aceite (rico en ácidos grasos insaturados) en su semilla, el cual es de alta calidad y alto contenido proteico. La semilla también se utiliza para la elaboración de confitería, jabones, cosméticos, detergentes e incluso como combustible. Con la semilla también se pueden producir tostadas, panes, ensaladas, budines, barritas de cereal y yogures. El resto de la planta puede ser utilizado como forraje, aunque la flor también puede emplearse de manera ornamental.

Importancia económica

A nivel mundial en 2019, según datos de la FAO, Rusia fue el principal productor de semillas de girasol en el Mundo con el 27.43 % de la producción mundial, seguido de Ucrania con 27.20 %. Estos dos países concentraron el 54.63 % de la producción. El tercer país productor, Argentina, dista mucho de los dos primeros con solo el 6.82 % de la producción mundial. Los otros dos países que completan el top 5 de países productores son Rumania y China, con 6.37 % y 4.32% respectivamente.

México a nivel mundial al cierre de 2019 se ubicó como el productor 53° con una producción de 4,913 toneladas de semilla, que representa el 0.009% de la producción mundial y que se obtuvo de 2,779 hectáreas sembradas. Los principales estados productores de semilla de girasol en México para 2019 fueron Guanajuato (33.24 %), Jalisco (28.24 %), Sonora (15.60 %), Tamaulipas (8.67 %) y el Edo. de México (7.53 %); sin embargo, el cultivo se tiene reportado para 12 estados de la República Mexicana, representando un valor de producción de $34,905,890.00 pesos.

Cultivo de girasol en plena floración.

Figura 1. El cultivo de girasol es sembrado principalmente para la cosecha de semilla, pero también se puede emplear como ornamental o forrajero.

Fuente: Intagri, 2006.

En cuanto a la producción para su uso ornamental, en México para 2019 se sembraron 652.45 hectáreas y solo se reportó su cultivo para tal fin en Baja California, Edo. de México y Morelos. La producción nacional para 2019 fue de 263,721 gruesas de flor de girasol, que representó un valor de $79,505,610.00 pesos.

Condiciones edafoclimáticas

El girasol se caracteriza por presentar una alta tolerancia al frío (2 a 4 °C) en sus primeras etapas y al déficit de humedad en el suelo, que lo hace ideal para sembrar en zonas propensas a déficit de lluvias como un cultivo alternativo. Idealmente se recomienda su cultivo de entre 0 a 1000 msnm para altos rendimientos, pero puede sembrarse hasta los 2500 msnm. Al igual que la mayoría de cultivos, requiere un suelo bien drenado, con una profundidad de al menos 40 cm y con un pH mayor a 4.5 debido a que no tolera suelos muy ácidos. El rango de temperatura para el cultivo oscila entre los 6 a 40 °C, con un óptimo de 26 °C.

Características de la planta

Es una planta anual con un desarrollo vigoroso en todos sus órganos, que cuenta con numerosos tipos o subespecies cultivadas como plantas ornamentales, oleaginosas y forrajeras.

Raíz. Formada por una raíz pivotante y un sistema de raíces secundarias de las que nacen las raíces terciarias que exploran el suelo en sentido horizontal y vertical, normalmente la longitud de la raíz principal sobrepasa la altura del tallo.

Tallo. Es un tallo erecto simple o ramificado, cilíndrico y vigoroso que alcanza una altura de 1 a 3 m. Las variedades que se siembran buscan tener una altura promedio de 1.5 m para facilitar la cosecha.

Hojas. Las hojas están dispuestas de forma alternada, con peciolos de hasta 20 cm. Tienen una forma ovada a triangular ovada o anchamente lanceolada. Llegan a medir hasta 45 cm de largo y 35 cm de ancho.

Flor. Es una inflorescencia llamada capítulo que produce flores liguladas de color amarillo en el exterior y en su interior produce flores tubulosas de color café, que son las que dan origen a la semilla.

Semilla. Botánicamente se le conoce como aquenio y llega a medir de entre 0.7 a 2.5 cm de largo, con un ancho de entre 0.4 y 1.3 cm. Suele tener una forma plana o globosa y un color que puede ser blanco, gris, castaño y negro con manchas o franjas blancas.

Aceite. El aceite de girasol virgen, aunque no posee las cualidades del aceite de oliva, sí posee una cantidad cuatro veces mayor de vitamina E natural que éste. Posee un conjunto de grasas insaturadas, cardiosaludables (cantidades moderadas de ácido oleico comparado con el aceite de oliva), y se considera un potente antioxidante.

Inflorescencia y semilla de girasol.

Figura 2. La flor y semilla de girasol son los órganos de mayor importancia económica de la planta de girasol.

Fuente: Intagri, 2006.

Establecimiento y manejo del cultivo

Selección de variedad. Existen excelentes híbridos productores de semilla de alto contenido de aceite, variedades ornamentales y forrajeras que se seleccionaron según las condiciones edafoclimáticas del lugar, la duración del ciclo y principalmente el mercado de destino. Cuando el objetivo sea la producción de semilla para la extracción de aceite también debe considerarse el contenido del mismo en la semilla.

Siembra. La siembra se realiza con maquinaria o de forma manual, dependiendo de la superficie a establecer, a una profundidad de entre 6 a 8 cm en suelos ligeros y a 3 a 5 cm en suelos pesados con tendencia a compactarse. La fecha para su siembra dependerá de cada región, procurando proporcionar las condiciones de humedad y temperatura al momento de su floración que ocurre aproximadamente a los 60 días después de la siembra. Por la característica que tienen los capítulos de girasol, de girar al movimiento del sol, se recomienda trazar los surcos de oriente a poniente, siempre y cuando el terreno lo permita. Esto se hace con el fin de que los capítulos al secarse queden inclinados en la misma dirección de los surcos para facilitar la cosecha.

Densidad de plantación. Se utilizan normalmente densidades de plantación de entre 40 a 60 mil semillas por hectárea, con una distancia entre surcos de 70 a 90 cm y de 15 a 25 cm entre plantas.

Fertilización. Suele ser un cultivo que aprovecha muchas veces los nutrimentos residuales del terreno al ser precedido por cultivos como maíz u hortalizas. Sin embargo, conviene hacer un programa de fertilización con base en un análisis de suelo, considerando los requerimientos del cultivo para lograr un rendimiento determinado.

Polinización. Para asegurar una buena polinización se recomienda colocar colmenas en el cultivo, ya que las abejas son los principales agentes polinizadores. Se recomienda dos colmenas por hectárea.

Control de malezas. Para evitar el problema de malezas en el cultivo, es necesario mantenerlo libre de éstas durante los primeros 35 a 45 días después de la siembra. Para lograr lo anterior se deberá dar un paso de cultivadora cuando la planta alcance de 15 a 20 cm de altura y hacer el aporque unos 15 días después de la labor anterior. Esta última práctica además, proporciona que la planta tenga un mejor anclaje al suelo y reduce el problema de acame.

Riego. Un riego de pre siembra es suficiente para el buen desarrollo y rendimiento del cultivo cuando se tiene regadío, pero en condiciones de temporal suele aprovechar la humedad residual del suelo gracias a su sistema de raíces. Aproximadamente el 60% de la superficie cosechada de semilla y el 80 % de la superficie para uso ornamental de girasol están bajo riego.

Cosecha. Puede hacerse manual o mecánica, en ambos casos debe iniciarse cuando los capítulos tengan una coloración castaño seco, en ese estado las semillas deberán desprenderse fácilmente del capítulo.

Cita correcta de este artículo 

INTAGRI. 2021. Cultivo de Girasol en México. Serie Cereales, Núm. 49. Artículos Técnicos de INTAGRI. México. 4 p.

Literatura consultada

  • Espinoza, Z. C. 1990. Guía para Cultivar Girasol de Temporal en la Zona Media de San Luis Potosí. INIFAP. S.L.P., México. 9 p.
  • FAOSTAT. 2021. Cultivos. Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.
  • Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas. 2017. Girasol (Helianthus spp.). SIAP. México.
  • SAGARPA. s.f. Planeación Agrícola Nacional 2017-2030. SAGARPA. México. 24 p.
  • SADER. 2016. Cártamo y Girasol de Ornamento a Alimento. Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural. México.
  • SIAP. 2020. Producción anual agrícola. Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera.

Redes Sociales:

Se prohíbe la reproducción total o parcial de este documento sin previa autorización de Intagri, S.C.

Artículos Relacionados


Utilización de Forraje en Dietas para Bovinos de Engorda

Utilización de Forraje en Dietas para Bovinos de Engorda

En el ganado de engorda, se proporciona gran cantidad de granos o concentrados con el fin de incrementar la energía en la dieta y se disminuye o se elimina la cantidad de forraje durante su fase de finalización. El forraje en canti¬dades moderadas ayuda a la homogeneización de partículas del alimento, promueve el consumo de materia seca, aumenta la ganancia de peso, ayudando a mantener un buen rendimiento, la salud animal, y el costo de producción. ¿Pero cuál es la cantidad de forraje que debe proporcionarse a los bovinos de engorda?

14353 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Soluciones para la Estacionalidad en la Producción Forrajera

Soluciones para la Estacionalidad en la Producción Forrajera

Uno de los factores más notables en la problemática de la alimentación animal, tiene estrecha relación con la disponibilidad de forraje. La producción de forraje se relaciona con la precipitación, sin embargo, el régimen de lluvias en la mayoría de los casos se concentra en el verano y otoño, donde la baja temperatura es limitante del crecimiento vegetal, lo que trae como resultado menor producción de forraje.

5179 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Métodos de Conservación de Forraje. Ensilaje

Métodos de Conservación de Forraje. Ensilaje

Uno de los factores más notables en la problemática de la alimentación animal, tiene estrecha relación con la disponibilidad de forraje, ya que el efecto del ambiente sobre las plantas se traduce en un comportamiento estacional de la producción del forraje. La decisión de utilizar un método de conservación u otro está en función del clima, tradiciones culturales, cultivos forrajeros en explotación, conocimiento técnico práctico, infraestructura disponible, maquinaria y tipo de ganado, etc. Los métodos actualmente reconocidos para la conservación de forrajes, se basan fundamentalmente en el principio de acidificación y de deshidratación.

19687 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Para realizar un comentario tienes que iniciar sesión

Comentarios

Aún no hay comentarios sobre el artículo