Hongos Micorrízicos Arbusculares (HMA) Su Actividad sobre la Estructura del Suelo parte II


Los organismos del suelo favorecen la estructura

Los organismos del suelo juegan un papel importante en la formación y estabilización de su estructura. Durante la transformación microbiana de los residuos orgánicos, dentro de los micro agregados estables, las partículas de materia orgánica fragmentada gradualmente comienzan a incrustarse con la arcilla y el mucílago microbiano, resultando en la formación de micro agregados estables, los que presentan una descomposición más lenta que los macro agregados y están mejor protegidos contra la descomposición microbiana. Esta deposición y posible protección del material orgánico del suelo, dentro de los agregados estables, puede ser un mecanismo importante biológicamente regulado para la acumulación y el mantenimiento de la materia orgánica. Las propiedades biológicas del suelo son esenciales para su sustentabilidad y son indicadores importantes de la calidad. Así, la continua aplicación de residuos al suelo y presencia de una población microbiana activa, que produce estos agentes cementantes, son vitales para la creación y retención de una estructura adecuada.

 La incorporación de materia

Figura 2. La incorporación de materia orgánica al suelo es primordial para lograr una mejor estabilidad estructural del suelo.

El papel de los HMA en la agregación del suelo

Dentro de la diversidad de microorganismos del suelo, los HMA tienen especial importancia en la  formación y estabilización de los agregados del suelo. Los hongos son frecuentemente el mayor componente de la biomasa microbiana en los suelos cultivables. El tamaño y la distribución de la población fúngica del suelo están relacionadas con la cantidad y calidad de la materia orgánica aportada y los métodos de manejo del suelo empleados. Existen muchas consideraciones teóricas que dan particular importancia a los HMA sobre la agregación del suelo: 1) Son muy abundantes y son organismos inocuos. 2) A diferencia de los hongos saprofíticos del suelo, los HMA presentan acceso intrarradical directo al carbono de la planta, por lo que no tienen que competir por el carbono de la materia orgánica. 3) La forma de crecimiento de las hifas favorece la formación o unión de los agregados del suelo, y la relativa persistencia de las hifas y sus productos (glomalina, etc.) hacen a los HMA importantes estabilizadores de los agregados a largo plazo.

Para continuar Leyendo la tercera parte debes dar click en el link de abajo a la izquierda "Sig. Artículo"

Redes Sociales:

Se prohíbe la reproducción total o parcial de este documento sin previa autorización de Intagri, S.C.

Artículos Relacionados


Plantas C3, C4 y CAM

Plantas C3, C4 y CAM

Existen tres tipos de plantas de acuerdo con los mecanismos de asimilación del CO2 en la fotosíntesis, donde el grupo más antiguo es el de plantas de metabolismo fotosintético C3, seguida de las plantas C4 y, finalmente las plantas CAM. Ejemplos de cultivos con mecanismo C3 son: arroz, trigo, cebada, soya, pimiento y tomate. Mientras que cultivos con mecanismo C4 son: maíz, caña de azúcar, sorgo y amaranto. Finalmente, entre los cultivos con mecanismo CAM encontramos: piña, nopal, pitahaya y orquídeas.

2087 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Microorganismos Ruminales, la Síntesis de Proteínas y el uso de proteínas de sobrepaso

Microorganismos Ruminales, la Síntesis de Proteínas y el uso de proteínas de sobrepaso

La nutrición de rumiantes comprende la nutrición de dos ecosistemas, el ecosistema ruminal, compuesto de bacterias, hogos y protozoarios y el segundo ecosistema, el rumiante. Se ha mostrado que la proteína consumida por los rumiantes es degradada por las bacterias y protozoarios en el retículo-rumen, una fracción de la proteína se escapa al rumen, para liberar amoniaco, este mismo es utilizado por los microorganismos ruminales para la síntesis de proteína celular.

409 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


La Salud del Suelo

La Salud del Suelo

La salud del suelo es la capacidad continua del suelo para funcionar como ecosistema vital que sustente las plantas, los animales y los humanos (USDA-NTCS, 2012). Para lograr que el suelo funcione de forma correcta, es importante el uso de prácticas de manejo encaminados a mejorar la salud del suelo y con ello lograr beneficios agronómicos (aumentar productividad y la rentabilidad de los cultivos) y ambientales, inmediatos y en el futuro.

5303 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Comentarios

Anónimo comentó:
Publicado: 2016-10-24 09:30:31
Excelentes temas, asi como sus cursos de capacitacion
alvaro_bonilla comentó:
Publicado: 2016-10-24 16:48:26
Gracias por tu comentario, nos congratula saber que te han servido nuestros cursos y artículos para tus actividades. Esperamos seguir viéndote en nuestros eventos para reducir la brecha entre la ciencia y el agricultor. Saludos.