Hierro en Lechones


Autor: Equipo Editorial INTAGRI

La especie porcina se caracteriza por presentar un porcentaje de mortalidad neonatal muy elevado comparado con otras especies, a pesar de que la producción porcina cuenta con una de las más modernas tecnologías en producción animal. Las pérdidas asociadas a la mortalidad neonatal pueden representar un 10% aproximadamente de los costos totales de la explotación.

Los cerdos confinados en producción industrial permanecen en jaulas y se encuentran limitados para obtener cantidades de Hierro adicionales a las suministradas por la leche de la madre, a diferencia de lechones producidos en explotaciones en el exterior (intemperie) donde tienen acceso a otras fuentes de Hierro como son el suelo, plantas, heces de la madre, alimento de la madre de donde obtienen el hierro necesario.

El lechón moderno tiene características genéticas de alto desempeño productivo como: Alta tasa de crecimiento, mayor ganancia de peso, mejor conversión alimenticia, que se traducen en menor tiempo al mercado y mayor rentabilidad, por lo que es muy importante cubrir los requerimientos nutricionales para satisfacer esta demanda en los lechones recién nacidos.

El Hierro (Fe) desempeña un papel vital en el organismo de los animales ya que es un componente esencial de la molécula de la hemoglobina y de varias enzimas, colabora en la asimilación y transportación de substancias nutritivas, además contribuye a la formación de los sistemas de defensa del organismo.

El lechón nace con unas escasas reservas corporales de Hierro, con lo que apenas cubre las necesidades para los 2 o 3 primeros días de vida. El lechón recibe a través de la leche materna 1 mg/día y sus necesidades son de 7 mg de Hierro, en promedio. Por lo tanto, esto implica que en pocos días las reservas se consumirán.

Instalaciones de maternidad en explotaciones porcinas actuales.

Figura 1. Instalaciones de maternidad en explotaciones porcinas actuales.

 
Cuadro 1.  Distribución de Hierro en los lechones los primero días de vida (40-50 mg) (Quiles, 2009).

Órgano

% de Hierro

Sangre

47 %

Bazo

1.6 %

Hígado

15 %

Otros tejidos corporales

36.4 %

 

Funciones del Hierro:

  • Fijación, utilización y transporte de oxígeno por medio de hemoglobina y mioglobina.
  • Sistema inmunológico: activa enzimas de los procesos inflamatorios y de la formación de anticuerpos.
  • Producción de ácido clorhídrico y desarrollo de micro vellosidades intestinales favoreciendo la maduración del tracto digestivo durante la lactancia.
Cuadro 2.  Signos de Anemia en cerdos (Svoboda et al., 2007).

Pelo hirsuto

Mucosas pálidas

Piel arrugada

Apatía general, cabeza y orejas caídas con pérdida de apetito

Reducción en la ganancia diaria de peso

En casos severos dificultad respiratoria “Ronquido”

Deficiencia de Hierro

El Hierro es necesario para prevenir la anemia de los lechones, lo que origina fallecimientos, cerdos atróficos, y disminución a la resistencia de las enfermedades. La anemia se desarrolla porque el lechón nace con reservas limitadas de hierro y la cantidad que aporta la leche de la cerda (1 mg/día) es insuficiente, en esta etapa el lechón tiene una alta tasa de crecimiento y una alta demanda de hierro (12 mg/ día promedio).

La anemia interfiere con el crecimiento y el lechón es más susceptible a enfermedades infecciosas que un cerdo sin deficiencias.

La intensidad de la anemia puede variar de unas camadas a otras dentro de una misma granja por lo que tiene que ver con factores o componentes genéticos.

Otros efectos de la deficiencia de Hierro pueden incluir disminución en la tasa de crecimiento, elevación de triglicéridos séricos y disminución de los niveles normales de ácido fólico.

Suministro de Hierro en lechones

El suministro del Hierro debe realizarse durante los primeros 3 a 5 días de vida del lechón para evitar que las reservas se agoten y haya una dilución de los eritrocitos ya que, tan sólo en las primeras 24 horas se duplica el volumen plasmático.

El Hierro se suministra por vía parental. Se administra en los músculos del cuello del lechón. La inyección se aplica en el cuello para evitar posibles daños y cicatrices en el muslo, también para evitar que queden manchas de hierro en las canales.

 
Sitio de inyección para hierro por vía parenteral.

Figura 2. Sitio de inyección para hierro por vía parenteral.

 

De igual manera, se puede proporcionar de manera oral en las primeras 12 a 24 horas de vida. Se utiliza la misma dosis para la aplicación parenteral y la absorción de este consiste en que la mucosa del intestino delgado retiene el producto y el Hierro se libera paulatinamente durante las semanas siguientes.

La carencia de Hierro provoca un desarrollo deficiente de los lechones debido a un mal aprovechamiento del alimento. Además presentan mayor predisposición a contraer infecciones secundarias, y si manifestaron anemia en algún período de su vida, la ganancia de peso posterior siempre será menor que la de otros lechones de la misma granja. Esto indica que se debe realizar la prevención mediante la incorporación de Hierro en los primeros días de vida, especialmente en las explotaciones en las cuales la crianza se realiza en confinamiento, donde los lechones no tienen acceso a este mineral y, especialmente, porque sus madres también se criaron bajo confinamiento, por lo que el aporte de la madre en la lactancia no será adecuado.

Cita correcta de este artículo

INTAGRI. 2020. Hierro en Lechones. Ganadería. Serie Ganadería, Núm. 43. Artículos técnicos de INTAGRI. México. 5 p.

Fuentes Consultadas

  • American Association of swine veterinarians. Neonatal management practices. Swine Fact Sheet. 2002. Vol.1, Nº6.
  • Miller, E.R. y Ullrey, D.E. 1999. Baby pig anemia. Ed. Pork Industry Hanbook, Cooperative Extension Service, Universidad de Purdue, Indiana.
  • Ocampo. M. A. 2002. Aplicación de hierro inyectado y oral en lechones de traspatio. Tesis de licenciatura UAAAN. Buenavista, Saltillo, Coahuila. México.
  • Quiles, M.L. 2009. Hevia Anemia ferropénica del lechón. Departamento de Producción Animal, Universidad de Murcia, España, Camous de Espinardo, 30071-Murcia.
  • UC Davis Veterinary Medicine Extension. Swine Care Practices. 2007.

Redes Sociales:

Se prohíbe la reproducción total o parcial de este documento sin previa autorización de Intagri, S.C.

Artículos Relacionados


El Hierro (Fe) en la Nutrición Vegetal

El Hierro (Fe) en la Nutrición Vegetal

El hierro (Fe) es un micronutriente esencial para las plantas, ya que desempeña funciones claves en la síntesis de clorofila, mantiene la estructura de los cloroplastos y la actividad enzimática. La deficiencia de hierro, comúnmente conocida como clorosis férrica es uno de los desórdenes nutricionales más importantes que afecta a cereales, hortalizas y frutales, limitando su rendimiento.

18460 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


La deficiencia de hierro en los cultivos

La deficiencia de hierro en los cultivos

La principal causa de clorosis férrica en los cultivos es la alcalinidad de los suelos, pues existe un antagonismo entre los carbonatos y el Fe en los suelos. El pH de un suelo determina la disponibilidad de Fe y de otros micronutrientes al afectar su solubilidad. El Hierro es el micronutriente más afectado por esta razón ya que por cada unidad de aumento del pH (entre 4 – 9) su disponibilidad se reduce en 1000 veces, mientras que la disponibilidad de Mn, Zn y Cu disminuye en 100 veces por cada unidad de incremento en el pH.

20111 Visitas
Comentarios

Compartir en Redes Sociales:


Comentarios

Aún no hay comentarios sobre el artículo